logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

... Y de la imagen de españa en el exterior

Hace un año, el Gobierno de Sánchez reconocía a Juan Guaidó como legítimo presidente de Venezuela, como la gran mayoría de la comunidad internacional. Le costó, pero al final y ante el aluvión de apoyos que iba cosechando el hasta entonces presidente de la Asamblea Nacional no le quedó más remedio. Ahora, embarcado en un proyecto social-comunista, donde su vicepresidente segundo estuvo a sueldo del chavismo años atrás, se niega a recibirle en La Moncloa. Más aún, coincidiendo con la gira europea de Guaidó, en la que ha recibido el respaldo de Johnson, Merkel y Macron, lo que hace el Ejecutivo de Sánchez es reforzar sus lazos con el tirano Maduro, agasajando con una visita ministerial al avión de la vicepresidenta del régimen de Caracas, Delcy Rodríguez, que pese a que tiene prohibido pisar suelo europeo incluso fue trasladada a dependencias del aeropuerto. Ábalos se reunió con ella en el avión durante tres cuartos de hora, según fuentes de toda solvencia. El ministro lo niega y limita todo a un saludo. Esta defensa del tirano de Miraflores deja en mal lugar la imagen de España pues no solo se aparta de la postura de Europa sino que abre una nueva brecha con EE.UU., que ha tomado nota de este giro, del respaldo a la satrapía que Maduro tiene montada en Venezuela. No recibir a Guaidó, o el impresentable numerito del avión, suponen no solo contravenir las acción común de los socios europeos sino prolongar el sufrimiento de los venezolanos que no merecen semejante trato por parte del Gobierno de España. «Spain is back», dijo Arancha González Laya a su llegada al Ministerio de Exteriores para, preuntamente, abrir «una nueva era» de España en la esfera internacional. Ahora vemos que «España ha vuelto»... pero al peor lugar posible, convirtiéndose su Gobierno en valedor de un régimen dictatorial y quebrando la vía para que los venezolanos recuperen la libertad.

Themes
ICO