Guatemala
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

La historia de un vendedor de ropa que ahora es millonario y quiere comprar las operaciones de Tigo en Latinoamérica

Las firmas estadounidenses Apollo Global Management y Claure Group se encuentran en negociaciones con Millicom para adquirir las operaciones de Tigo en la región latinoamericana y esta es la trayectoria de uno de los propietarios de esas firmas:

Claure Group fue fundada y es liderada por un latinoamericano, Marcelo Claure, quien según información de perfiles profesionales sobre su trayectoria, nació en La Paz, Bolivia en 1970. Sin embargo, otros medios como El País, Blomberg en Línea y dplnews.com, refieren en varias publicaciones que nació en Guatemala.

El ahora ejecutivo es hijo de un René Claure, quien se desempeñó como diplomático de Bolivia y fue funcionario de la Organización de Naciones Unidas. Ello le permitió viajar por el mundo residiendo en Guatemala, en donde permaneció dos años, además de República Dominicana y Marruecos, según información citada en diversos medios de comunicación.

Desde niño empezó a ganar su propio dinero vendiendo ropa en el negocio de su madre. En 1989, al terminar la secundaria, se fue de Bolivia para estudiar Economía y Finanzas en la Universidad de Lowell y luego en el Bentley College de Waltham, en Estados Unidos. Se graduó en 1994, y durante un viaje de retorno a su país, empezó su aventura con el fútbol, se detalla en el sitio iproup.com.

De retorno en Estados Unidos compró USA Wireless, un distribuidor de teléfonos celulares y en un año llegó a levantar 134 establecimientos.

Y en 1997, lanzó su primer emprendimiento, la firma Brightstar, dedicada a la venta de teléfonos móviles en la parte trasera de su automóvil. Con los años, la firma creció y abarcó los “servicios y distribución inalámbrica global más grande del mundo y en la empresa hispana más grande en la historia de los Estados Unidos, con ingresos que superan US$10 mil millones” según se reporta en Linkedin.

De acuerdo con medios especializados en negocios y finanzas, la fortuna personal del ejecutivo oscila los US$2 mil millones, y es considerado el boliviano más rico en el mundo.

En el 2014 vendió Brightstar a SoftBank, y se convirtió en director ejecutivo de Sprint, empresa de telecomunicaciones considerada una de las más grandes del mundo. En esta se reconoce que lideró su recuperación y registró los mejores resultados financieros en los 120 años de operaciones, se añade.

Posteriormente fundó Claure Group, de la cual es el CEO. Esta es una firma de inversión global multimillonaria en sectores como tecnología, telecomunicaciones, medios, bienes raíces, deportes y otros, se agrega en Linkedin.

Con esa compañía lideró la fusión de US$195 mil millones entre Sprint y T-Mobile que cerró en 2020. Después, fue ascendido a director ejecutivo de SoftBank Group International y formó parte del equipo que ayudó a lanzar el Vision Fund de US$100 mil millones de SoftBank.

Para el área, lanzó el fondo SoftBank Latin America de US$8 mil millones en el 2019. Según Linkedin, se trata del fondo de capital de riesgo más grande de la región y el vehículo de inversión más importante en la historia del capital de riesgo en la región. El ejecutivo dejó SoftBank en el 2021.

Su relación con el futbol

En un viaje de regreso a Bolivia en 1994, conoció durante el vuelo al presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, Guido Loayza, quien luego lo nombró jefe de operaciones comerciales de la entidad, en la que administró un programa de marketing internacional. Ese año la selección tuvo éxito y se clasificó a su tercera Copa del Mundo, luego de 44 años.

También fue dueño del Club Bolívar, el equipo de fútbol profesional más grande de ese país, en sociedad con City Football Group. También es copropietario del Girona FC en España, y fue accionista por varios años del Inter de Miami en la MLS de Estados Unidos.

Entre múltiples reconocimientos y cargos, ha sido miembro ejecutivo de la Escuela de Negocios de Harvard, según información de dfsud.com y executives.technology.