Mexico

Así elaboran la bandera que izarán este 24 de febrero en el Zócalo

CIUDAD DE MÉXICO.

Este 24 de febrero, Día de la Bandera, en la asta de 50 metros de altura instalada en la Plaza de Constitución será izado el lábaro monumental de 25 por 14 metros, cuyo Escudo Nacional fue pintado, en parte, por el sargento segundo auxiliar operario, Oscar Silva Estrada.

Desde los talleres de la Fábrica de Vestuario y Equipos (FAVE), de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el militar comenta, con orgullo, que muy pocos mexicanos pueden presumir ser autores de una de las obras más artesanales que se realizan en la dependencia: el pintado a mano del águila, parada en un nopal, devorando una serpiente.

“Es muy motivante, porque no cualquier persona puede llegar pintar nuestro lábaro patrio, en este aspecto, a nosotros nos seleccionan también y se nos da un curso para llegar a pintarla”, comentó el sargento.

Protegido con un filtro para respirar y con unas fundas especiales para cubrir su calzado, para no marchar los lienzos de tela blanca, el sargento Silva Estrada es parte del equipo de cuatro operarios que elaboran un Escudo Nacional para cada bandera monumental.

Todo el trabajo se realiza en cuclillas, de rodillas, para ir colocando primero una base de colores y luego matizar, e ir dando forma al símbolo patrio, que no debe ser diferente, uno de otro.

“Es una gran satisfacción y un gran orgullo pintar el lábaro patrio que nos representa a todos los mexicanos, al igual, como padre, me siento orgullo que mis hijos sepan qué es lo que hago en mi trabajo.

“Los he llevado a ver mi trabajo en el Zócalo capitalino y en Campo Marte. Me dicen que están muy bonitas y que algún día les gustaría pintar, también, el Escudo Nacional”, comentó el sargento auxiliar operario.

En su día

El 24 de febrero de 1821 se proclamó el Plan de Iguala, con el que se consumó la Independencia de México siete meses después, y Agustín de Iturbide enarboló la Bandera Trigarante o de las Tres Garantías, como símbolo de unión nacional.

Fue hasta 1940, cuando el presidente Lázaro Cárdenas decretó al 24 de febrero como día para conmemorar al lábaro patrio.

“Desde las escuelas y la gente adulta, ya se nos ha olvidado que es el símbolo patrio, que es lo que nos representa, entonces, sí considero que estaría bien que se nos implantara un poco más”, indicó el sargento segundo Silva Estrada.

En México existen astas monumentales desde 120 metros de altura, en Piedras Negras, Coahuila; de 100 metros, como la de la Glorieta de San Jerónimo en la capital del país o de 50 metros.

Para la primera se despliega una bandera de 60 por 35 metros, para la segunda de 50 por 28 y la de 25 por 14 metros para las del tipo del Zócalo.

“En el pintado del escudo intervienen cuatro operarios y para su confección total son nueve operarios. Estos cuatro operarios pueden pintar el escudo en 16 horas y el tiempo de confección total, por la unión de los lienzos, se hace en 20 días”, explicó el capitán primero, ingeniero industrial, Miguel Ángel González Paz, jefe de la Fábrica de Confección C, en la FAVE Sedena.

Cada bandera monumental requiere de una tela con un tejido especial en “forma diamante”, lo que da resistencia a los lienzos, además de un tratamiento para hacerlos resistentes a las diferentes condiciones de clima.

“El material es nylon 100 por ciento, lo cual la hace una tela muy resistente, tanto por el material como por el tipo de tejido.

“Adicionalmente, a éste, recibe un tratamiento a base de químicos, para obtener mayor resistencia a lo que es la luz ultravioleta, también repelencia al agua”, detalló el capitán primero, ingeniero industrial, Ricardo Ramírez Zamora, jefe de la Fábrica de Trazo y Corte, de la FAVE Sedena.

jcp

Si haces click en la siguiente imagen puedes visitar nuestras galerías