This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Benjamín González asegura que los talleristas de Pilares conocían las condiciones laborales

CIUDAD DE MÉXICO. “Desde el gobierno de la CDMX siempre hemos sido respetuosos con el derecho que tiene cualquier ciudadano a protestar”, dice a Excélsior Benjamín González Pérez, director de Vinculación Cultural Comunitaria, luego de la marcha realizada, hace una semana por una centena de talleristas de los Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (Pilares).

En dicha protesta, que repetirán el próximo jueves 9 de diciembre, exigieron que se reconozcan sus derechos laborales y se les brinde seguridad social, que se destituya a Benjamín González y no se les obligue a participar en las jornadas de vacunación.

Al respecto, el funcionario ataja de inmediato y afirma que en el apartado 8.4 de los lineamientos para los talleristas de TAOC se establece “colaborar cuando sea necesario en la implementación de las medidas preventivas para salvaguardar la integridad de las personas que participen en actividades culturales y en general con aquellas que contribuyen al bienestar social, aun cuando no sean de índole artístico-cultural, como las acciones de combate al covid-19”.

Y agrega: “Así que para quienes dicen que los llevábamos a la fuerza a actividades que no eran del programa, no es del todo cierto”.

¿Y cuándo agregaron dicho inciso?, se le cuestionó. “Esta cláusula fue añadida en mayo de 2020”.

Y agrega que, en el caso de los talleristas, el numeral 5.4.1.1 indica que participarán en todas las actividades relacionadas con cualquier contingencia, desastre o emergencia en la Ciudad.

En ambas reglas de operación hay un fundamento legal, transparente, abierto y público sobre este tema”, apuntó González.

¿Qué opina de las exigencias de los trabajadores? “Que el gobierno realiza convocatorias públicas a un tipo de programa perfectamente definido en sus reglas de operación.

Así que a nadie se le ha pedido nada que no esté enterado con antelación. A nadie se le ha dicho que existe una expectativa de cierta circunstancia que no esté establecida. Por lo tanto, no hay sorpresa”.

¿Y los derechos laborales y la seguridad social? “Se tienen que discutir. Es algo que tendrá solución en algún momento, pero está en el marco de esta circunstancia en que hoy nos encontramos y en este proceso de construcción del programa”.

Es algo que, en su momento, tendrá que resolverse, con una solución integral que no depende de un servidor ni de la secretaria de Cultura ni de la dra. Claudia Sheinbaum”.

¿A quién le corresponde? “Es un tema que tiene que ver con presupuesto, con cuánto se puede contratar y cómo crear una institución. En su momento se dará esa discusión y sucederá en favor de quienes participan en este proyecto”.

González también acepta que eso dependerá del éxito del programa. “Estoy seguro de que al finalizar esta administración habrá una perspectiva muy clara de futuro para este proyecto, pero su principal defensa es su viabilidad” y sus resultados tangibles.

¿La evaluación llegará hasta 2024? “Yo creo que se puede discutir antes y se pueden tomar acuerdos en los próximos meses y años. Ya hay algunas iniciativas en torno al tema de salud, a partir de diálogos con el Insabi, para que eso se pueda incorporar.

El diálogo esta abierto y podemos establecer estos procesos a lo largo del año que entra. No es que esperemos a los tres años, sino que son proyectos que se evalúan con ese tiempo, con esa circunstancia”.

¿Y sobre la precarización laboral? “Diría que en toda la pandemia no hubo suspensión de apoyos. Además, la inmensa mayoría de quienes participaron en la protesta tienen tres años en el programa y, sin lugar a dudas, pueden terminar los tres años sin problema”.

¿Por qué no se entrega el material de trabajo a los talleristas? “Si nosotros, como gobierno, pretendemos cubrir los materiales, (el programa) sería insostenible. Garantizamos el servicio, un lugar digno, mesas, sillas, equipamiento para dar la clase, pero es importante que el tallerista sensibilice a los usuarios, quienes no pagan, que como una manera de corresponsabilidad y compromiso, lleven su material.

Por último, acepta que se cambiaron los días de trabajo (lunes por domingo) de los colaboradores, lo cual justificó como un ajuste en favor de los beneficiarios.

cva

*En el siguiente enlace encontrarás las noticias de Última Hora