This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

¿Cómo prevenir la caída del cabello provocada por la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica predominante a nivel mundial en la población adulta, pero uno de sus aspectos menos conocidos es el vínculo entre esta afección y la alopecia, ya que, durante el transcurso de esta enfermedad, uno de los síntomas que suelen producirse con asiduidad es la caída del cabello.

Este problema puede originarse en el desequilibrio hormonal que produce la diabetes y que afecta a los principales sistemas del cuerpo humano, como el circulatorio o el nervioso, ligados al crecimiento del pelo, según explica el doctor Carlos Gómez, director médico de Hospital Capilar, HC.

La diabetes suele conllevar que el paciente posea una mala circulación sanguínea, ralentizándose el crecimiento de los folículos pilosos, que necesitan del torrente sanguíneo para estimular el crecimiento del cabello, según este médico.

Podemos decir que este desajuste hormonal lleva a que se obstruyan los capilares responsables de la revitalización del pelo, provocando una afectación debida a muchos factores, que van desde un retraso en las fases de crecimiento del folículo, hasta alteraciones en la microcirculación”, explica el doctor Gómez.

Así, mientras que el cabello de una persona sana crece unos 2 centímetros al mes, la diabetes puede ocasionar que se interrumpan los ciclos de crecimiento capilar, ya que, al no existir una buena circulación sanguínea, los folículos pilosos pasan más tiempo en fase de reposo, sin ser reemplazados a la misma velocidad que se caen”, puntualiza.

Gómez añade que estos problemas circulatorios también pueden conducir a que el cabello que crezca sea más débil y de un menor grosor que lo habitual.

DESEQUILIBRIOS EN EL AZÚCAR Y PÉRDIDA CAPILAR

Esta caída de pelo producida por la diabetes, que afecta por igual a hombres y a mujeres, también tiene un vínculo directo con el sistema inmune del paciente, que está más proclive a tener infecciones bacterianas y fúngicas en el cuero cabelludo, lo cual puede interrumpir el proceso de crecimiento capilar.

El cuero cabelludo, al igual que el resto de piel, puede sufrir alteraciones al tener un aporte excesivo de azúcares y, al mantener elevados estos niveles, el cuerpo comienza a sufrir una deshidratación, influyendo en la calidad de la piel y del pelo”, puntualiza el experto de HC, una corporación de cirugía capilar especializada en injertos capilares.

Cuando los niveles de azúcar en la sangre son altos o bajos, nuestro organismo prioriza otras funciones antes que el crecimiento del cabello, dejando de ofrecer a los folículos pilosos los nutrientes habituales”, señala Gómez.

Por ello, “es esencial controlar adecuadamente estos niveles de azúcar, ya que será la principal vía que nos ayude a que no se retrase el crecimiento del cabello”, subraya el director médico de Hospital Capilar.

DIETA SALUDABE Y EJERCICIO CARDIOVASCULAR

Para mantener bajo control esta enfermedad y de paliar los efectos que conlleva, desde HC destacan la importancia de seguir los tratamientos adecuados, así como tener una vida activa mediante la práctica de ejercicio regular, que favorecerá el riego sanguíneo y ayudará a que el cabello crezca con más fuerza.

Cualquier tipo de deporte es beneficioso para ayudar a paliar los síntomas de la diabetes, especialmente el que implica un ejercicio cardiovascular moderado”, señala Gómez.

No obstante, en los casos en los que una persona tiene una diabetes muy avanzada es recomendable que evite los deportes de impacto, “ya que en los estadios avanzados de la enfermedad, se altera la sensibilidad y el paciente puede hacerse heridas y no llegar a percibirlas”, advierte este médico.

También resulta fundamental llevar una dieta sana y equilibrada, “evitando los excesos de hidratos de carbono y fomentando la ingesta de frutas y verduras, lo que ayudará a mantener equilibrados los niveles de azúcar, minimizando la pérdida de pelo que se produce”, según HC.

Aunque no hay ningún alimento en particular que ayude a frenar la caída capilar a causa de la diabetes, lo que si ayuda a paliar sus efectos es evitar el consumo en general de alimentos que contengan azúcar en exceso”, explica Gómez a Efe, recalcando que “lo importante es mantener la diabetes controlada”.

Si bien algunos medicamentos utilizados en la diabetes, como las sulfonilureas, también pueden desencadenar una mayor caída de cabello, Gómez destaca que la alopecia asociada a esta enfermedad es un efecto adverso temporal que se podrá controlar una vez que esta afección se estabilice, haciendo que el ciclo de crecimiento del cabello comience a normalizarse.

Para finalizar este médico recomienda “acudir a un médico especialista que nos brinde una valoración adecuada y nos ayude a descartar otros factores que puedan influir en esta caída, ya que conocer las causas reales que están provocando la alopecia en el paciente será la forma más eficaz de abordar este problema”.

DESTACADOS:

+ “El desequilibrio hormonal que se produce por la diabetes puede originar una interrupción de los ciclos de crecimiento capilar”, explica el doctor Carlos Gómez, del Hospital Capilar.

+ “Mientras que el cabello de una persona sana crece unos 2 centímetros al mes, la diabetes puede interferir los ciclos de crecimiento capilar”, señala.

+ “Cualquier tipo de deporte es beneficioso para ayudar a paliar los síntomas de la diabetes, incluida la caída de cabello, especialmente el que implica un ejercicio cardiovascular moderado”, según el doctor Gómez.

Por Pablo Gutman EFE/Reportajes