This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

'El papá gritaba: ‘¡Mi hijo, auxilio!'': Testigo de caída de muro en Progreso

“Se oyó bien feo y el papá gritaba: ‘¡Mi hijo, auxilio!’”

Luego que anteayer se desplomó la barda del exrestaurante “Pelícanos” en el malecón de Progreso, calle 19 con 70, a una cuadra del Museo de Geología, cuando albañiles excavaban los cimientos, todo el perímetro del predio está acordonado con cinta y las autoridades exhortan a las personas que pasean en esa avenida a que no se acerquen al lote.

“Eran como la 1 de la tarde, yo pasaba por allí para ir por un encargo y me detuve junto a un muchacho cuando escuchamos un ruido muy fuerte”, relató ayer Cristina Sánchez, quien tiene un puesto de ropa, recuerdos y juguetes enfrente del lugar.

“Se oyó bien feo el ruido, sonó muy feo. Viramos a ver y solo vemos al señor y a los dos muchachos gritando. El papá gritaba: ‘¡Mi hijo, mi hijo! ¡Auxilio!’, y en segundos todos los de por acá se amontonaron para ayudar”.

Cristina dijo que tuvo el impulso de meterse al predio para apoyar en el rescate, pero se le adelantaron varios hombres. “Todos cooperaron, aquí se notó la solidaridad de los progreseños”, subraya la mujer.

Afortunadamente, el joven albañil no quedó sepultado, solo tuvo una crisis nerviosa. “No tuvo nada grave, solo el susto, pero sí se lo llevaron por la crisis nerviosa. El papá también estaba asustado”, narró la vendedora.

En julio pasado, en entrevista, el doctor Pedro Castro Borges, investigador del Cinvestav, dijo que “el agua salobre junto con los períodos de secado y mojado ejercen la acción más dañina para las estructuras de concreto y acero, especialmente en sus partes bajas, aunque las partes aéreas tampoco se salvan”.

En aquella entrevista señaló que el concreto es muy noble, pero la gente y muchos profesionales siguen considerando que un concreto expuesto a ambiente marino que no muestre grietas y resista las cargas está en buen estado de salud.

“Esto no es cierto, empero, si en su interior lleva ya una carga ambiental que lo expone a la corrosión por cloruros o por carbonatación”, indicó.— Iván Canul