Mexico
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

El presidente AMLO y Frankenstein

Sin duda, el más fuerte opositor de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), presidente de todos los mexicanos, no fue ni la oposición, ni los fachos, tampoco los neoliberales, conservadores ni fifís. El presidente López Obrador ha ido construyendo en estos años a su propio monstruo. Algo así como la historia macabra de Frankenstein, quien, recordemos, en su afán de preservarse, creó un monstruo con partes de otros cadáveres hasta que tomó vida, para terminar matando a su creador.

Eso le ha estado pasando un poco al presidente de todos los mexicanos. Cada cosa a la que se le va a la yugular, cada organismo que ataca, al atacarlo lo empodera… le da fuerza para que se le revierta y lo ataquen.

No agrede a organismos mínimos, no es poca cosa haberse metido con  todo el personal del Poder Judicial.

También, ya todos sabemos que por no haberle abierto las puertas de Palacio Nacional a Xóchitl Gálvez, él solito la colocó como una muy fuerte contendiente contra Claudia Sheinbaum, su candidata favorita.

Porque, seamos honestos, antes de Xóchitl no se veía en el horizonte a nadie que le hiciera sombra a Claudia, pero no podemos negar la relevancia que ha ido adquiriendo Xóchitl y todo por no haberle querido oír ni haber sido educado ni un político de altura para poder dialogar con ella.

Y así, a su paso, AMLO sigue peleándose con personas e instituciones que lejos de debilitarlas las fortalece para que lo ataquen ahora a él.

Si bien el INE sí se tocó y muy despacito fue introduciéndonos como presidenta de esta institución a alguien cercana a él como Guadalupe Taddei, el resto de los organismos con los que ahora pelea no tienen ganas de someterse a sus caprichos y quieren defender lo suyo.

Si bien las prestaciones de los trabajadores del Poder Judicial son muchas, con lo que el presidente quiere acabar, entiendo la postura de aquellos que durante años le han servido a este organismo y es evidente que no quieren que les quiten lo que por derecho se han ganado.

Además, si hablamos de prestaciones y privilegios, el presidente no tendría porque estar hablando de esos temas viviendo dentro de nuestro Palacio Nacional al que también muy lentamente se fue introduciendo para habitarlo y secuestrarlo.

Me parece increíble que todavía a esta alturas haya gente que defienda a López Obrador y que incluso hasta aseguren que lo quieren.

Hemos visto en todos estos años más a un hombre furibundo, resentido y acomplejado, que un hombre que en verdad se dé a querer por ser un hombre de paz y espiritualidad cómo ha dicho que él es.

Andrés Manuel tendrá que pelear férreamente contra su propio enemigo que es Andrés Manuel López Obrador. Esa será la parte más difícil.

El enojo y el pleito llegó ya a convertirse en una arenga contra él y su personalidad.

AMLO necesita descanso, tomar otros aires un ratito porque todo lo que construyó durante años se le viene encima.

Como bien se los he dicho no le deseo ningún mal. Pero como ser humano que soy y creo ser un buen ser humano desearía que retome el rumbo del bien y la paz, porque aún quedan meses para que se vaya a donde no se va a ir, porque como ya escribí en una de mis columnas: Este presidente no se irá.

Veremos en qué acaba la guerra campal de López Obrador contra López Obrador.

Es casi noviembre y todavía Claudia Sheinbaum no ha salido a dar la batalla. Supongo después del saqueo del INE ahora sí quieren demostrarnos que son obedientes de sus tiempos y en noviembre es cuando arrancarían las campañas.

Estamos realmente a días de terminar octubre. Vendrán meses difíciles.

Pero ojalá entre tanta confrontación no se nos olviden nuestros hermanos de Guerrero que, al momento de escribir esta columna, están pasando por un huracán Otis, el más devastador de todos. Los turistas regresarán a salvo a casa pero los que habitan Guerrero lo habrán perdido todo.

Ojalá no se pierda de vista eso. Porque el Fonden ya no existe y porque el dinero es necesario para las campañas políticas, los mexicanos no vamos a abandonar a nuestro Guerrero, porque Guerrero y cada estado de esta hermosa nación es un poco nuestra y algo tendremos que hacer.

Es cuanto.