Naiara, una pequeña de 8 años, fue golpeada brutamente hasta el punto de destrozarle el cerebro, su cuerpo presentó 56 golpes y contaba con múltiples quemaduras, sin embargo, pasaron más de tres años para que se revelara su autopsia.

El asesino, de nombre Iván Pardo, es su tío y reveló que torturó a la pequeña Naiara hasta arrebatarle la vida porque “se sentía estresado”. Según datos de la autopsia, la tortura duró unas dos horas y los golpes le terminaron destrozando su cerebro.

Durante el juicio de Iván Pardo fue cuestionado sobre la razón por la cual acabó con la vida de Naiara, a lo que respondió que fue a causa del estrés y los problemas laborales.

“Lo quiero achacar al estrés, al cúmulo de problemas con la empresa, porque no le encuentro explicación”, respondió a su abogada, agregó que los problemas en sus diferentes ámbitos provocaron este asesinato.

“No estaba pasando por una situación fácil […] tenía problemas en el trabajo, con su pareja y su salud”, reveló la abogada.

Pese a que aún no dictan sentencia, el padre biológico de Naiara pidió una pena de 25 años por asesinato y cuatro años y medio por dañar la integridad física y moral de la pequeña.

DAMG