Los expertos en derechos humanos de Naciones Unidas pidieron el lunes a Nigeria que libere a un cantante de 22 años que fue condenado a muerte por una canción supuestamente blasfema, al tiempo que indicó que la sentencia viola la ley internacional.

Yahaya Aminu Sharif fue sentenciado el mes pasado por un tribunal de la sharia en Kano, el centro comercial del norte de Nigeria, de mayoría musulmana, tras interpretar la canción y compartirla en WhatsApp.

“La música no es un crimen”, señaló un comunicado conjunto del grupo de relatores de la ONU.

“La aplicación de la pena de muerte por una expresión artística o por compartir una canción en internet es una violación flagrante de la ley internacional de derechos humanos, además de la Constitución de Nigeria”, dijo Karima Bennoune, relatora especial sobre derechos culturales.

Los expertos dijeron que Nigeria debería levantar la sentencia de muerte y garantizar la seguridad del cantante mientras presenta una apelación. Manifestantes molestos con la canción quemaron la casa de la familia de Sharif el 4 de marzo.

Un portavoz de la justicia estatal de Kano, que lleva los tribunales de la sharia junto a los civiles, dijo que la decisión fue adoptada con respaldo legal, agregando que no estaba al tanto de una apelación.

“Si se nos pide que lo liberemos, deberá ser a través de un procedimiento legal”, dijo el portavoz Baba Jibo Ibrahim.

El sistema judicial de Kano está en el punto de mira desde que un tribunal de la sharia sentenció también a un niño de 13 años a 10 años de cárcel el mes pasado tras ser acusado de realizar declaraciones blasfemas durante una discusión.

LEG