El gobernador del Estado de Nayarit, Miguel Ángel Navarro Quintero, hizo una evaluación de daños luego de su visita a la zona afectada por el Huracán «Pamela», al norte de Nayarit, donde las crecidas de los ríos Acaponeta y San Pedro llenaron de agua al menos cinco municipios y mantiene incomunicadas a decenas de localidades.

Entre las afectaciones las cifras arrojan 2,500 familias y 9,106 personas afectadas; además, ocho mil personas se encuentran incomunicadas y otras mil 250 se mantienen sin energía eléctrica.

«Nayarit está en estado de desastre, pero no ha habido fenómeno en la historia que logre vencer nuestra voluntad», afirmó en un mensaje a través de sus redes sociales.