This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Protección de datos personales en plataformas digitales

En este mundo digital las empresas de tecnología se encuentran bajo la lupa por violaciones a la privacidad de las personas y por tratamientos de datos personales que podemos calificar como mucho más que cuestionables.

Y es que ha salido a la luz lo que en realidad todas y todos ya intuíamos; las Big Techs o empresas de tecnología con presencia mundial, con grandes recursos y cuotas inmensas del mercado global, que privilegian y toman en cuenta únicamente las lógicas maximizadoras de utilidades y desdeñan cualquier consideración a la privacidad de las personas. En días previos se ha ventilado ante el Senado de los Estados Unidos esta problemática a raíz de una informante que dio un paso adelante y ha revelado prácticas corporativas de ocultamiento de resultados, investigaciones e informes no solo a sus propios inversionistas, sino también a las personas en general y, no se diga, al gobierno.

El problema principal radica en que lo que se ha ocultado son documentos e información que refieren a cómo, a través de inteligencias artificiales, los algoritmos de estas compañías, generan tráfico e involucramiento de usuarios con sus distintas interfaces y módulos, a partir de contenidos polarizantes que dañan el tejido social y los valores democráticos al contener, muchas veces, lenguaje de odio, discriminatorio, vejatorio o en cualquier forma violatorio de la dignidad de las personas. Asimismo, parece ser que estas compañías promueven y aprovechan la creación de perfiles múltiples por parte de menores, para que su actividad digital no solo persista, sino que pase desapercibida por sus madres y  padres.

La tensión que se da entre la libertad de expresión y la protección de los datos personales ha crecido de un modo inimaginado con los medios digitales, su actual preponderancia y muy especialmente con sus tecnologías de análisis de macrodatos que hoy ponen en sus manos, el conocimiento que de las personas se deriva a partir de su actividad digital y no necesariamente porque lo compartan en estos medios.

Diversas problemáticas y retos deben enfrentar los Estados para velar porque no se sobrepasen las barreras del análisis de datos y se viole así los principios constitucionales en relación con la intimidad y la dignidad de las personas. Por el momento, el mercado bursátil parece ya estar afectando a la empresa directamente involucrada en este tema, y las autoridades norteamericanas y del Reino Unido contemplan ya también regulaciones mucho más estrictas para evitar abusos por parte de este tipo de empresas, que además se ha probado socavan la democracia y sus valores.

Más allá de informantes, procesos de investigación, regulaciones y eventuales marcos más estrictos que se puedan generar, todas y todos tenemos que entender que el mundo digital y nuestra interacción en él conlleva costos y riesgos a nuestra dignidad. Por tanto, el cuidado de nuestros datos debe comenzar en nosotros, es un tema del que tenemos que hablar en casa con hijas e hijos, entre amistades, en la academia y en todo espacio. Debemos generar nosotros también, un diálogo más abierto e incluyente para que estas empresas entiendan que no somos usuarias o usuarios, somos personas.