Científicos del estado de Washington descubrieron un nido de los llamados avispones asesinos y planean erradicarlo el sábado para proteger a las abejas nativas, dijeron funcionarios el viernes.

Trabajadores del Departamento de Agricultura del estado se pasaron semanas buscando, atrapando y usando hilo dental para atar dispositivos de rastreo a avispones asiáticos gigantes, cuya picadura es sumamente dolorosa, pero cuya verdadera amenaza es para las abejas que polinizan los cultivos.

Malas condiciones del tiempo aplazaron los planes de destruir el nido el viernes, el cual fue hallado en Blaine, una ciudad al norte de Seattle. El panal tiene aproximadamente el tamaño de una pelota de baloncesto y contiene entre 100 y 200 avispones, de acuerdo con los científicos, que sospechaban que estaba en el área desde que los insectos invasores comenzaron a aparecer a finales del año pasado. Las autoridades no han dicho cómo arribaron los avispones a Norteamérica.