Nicaragua

REACCIÓN DE DIGNIDAD

Me comentaba alguien por estos días, con cara de afligido, cómo si el mundo se le viniera encima, a propósito de la contundente respuesta que como estado y gobierno hemos dado a algunos países que nos quieren dar clases de democracia, que Nicaragua se estaba peleando con el mundo y que nos estábamos quedando solos.

Por supuesto que quien me lo dice, amigo de todas formas -a lo mejor ya no tan amigo- es alguien recalcitrante, de esos que todo lo ve negro, que cuando le reclamas razones solo te sabe decir porque sí y que en consecuencia cree, solo por verlo, oírlo o leerlo, en todo lo que repite el terrorismo mediático, pero a la vez incapaz de aterrizar en un análisis deducido o planteado por el mismo, o sea, quien lo comenta es un puchito de esos rosaditos que piensan y hablan inglés y no nuestro español trozado con el que dignamente nos quedamos aquellos que somos orgullosamente hijos del maíz.

Aquí hay quienes se alegran a montón o cierran el pico cuando nos manosean, nos insultan y con altos tonos nos quieren gritar qué hacer con las decisiones que solo a los nicas corresponden. A esos que de nicaragüenses solo tienen la accidental referencia de haber nacido aquí, les duele cuando se la cantamos duro al imperio que es el gran financiero de los sirvientes nacionales con los que aún cuentan por acá.

Para esa gente Dios guarde, es un sacrilegio mortal contradecir al Tío Sam, que arrecho porque no pega una contra nuestra dignidad, se retuerce frustrado junto a los que se quedan con las sanciones que un día fueron a pedir contra el pueblo de Nicaragua, pero que no sirven para nada porque para todos los que han sido sancionados, el supuesto castigo, les resultó una medalla de dignidad colgada en el pecho y eso sin mencionar que hay una enorme cola de gente deseando que también el imperio los ponga en su lista negra, porque saben qué, esa es la gente que se dispuso a cambiar la historia, a poner en su lugar a los sirvientes de quienes nos han saqueado y asesinado a fin de colocarnos como una estrella más de la bandera imperial.

Ciertamente Nicaragua está reaccionando a la infame canallada de quienes, como el imperio, prefieren una relación fatal con nuestro país. Estados Unidos lo hace porque Niquinohomo parió a su primer y gran vencedor, Augusto C. Sandino, y los demás porque reciben la paga por hacerlo, para que las bayonetas de los ejércitos construidos por el Tío Sam los mantengan en el poder ante la falta de legitimidad, para que los instrumentos financieros como el FMI, al servicio de la Casa Blanca, no presionen sobre los intereses de las deudas eternas qué algunos, casi todos en Latinoamérica, tienen que pagar y por supuesto para hacer cachetes políticos y gratuitos al Departamento de Estado norteamericano en organismos agónicos y desahuciados como la O.E.A y lo peor que para nada porque esa sigla junto a su secretario general hiede a muerto.

Ese amigo, repito, seguramente ya no tan amigo, me decía muy amaneradamente, así habla él o lo que sea, que barbaridad cómo le respondieron a los italianos y a los españoles, que barbaridad cómo se le fueron encima a Andrés Manuel López Obrador de México y ahora a Alberto Fernández de Argentina.

A este pucho mal preocupado, porque al final no es italiano, español, mexicano ni argentino, debió habérsele ocurrido primero indagar sobre el poder moral que la historia que envuelve a esas nacionalidades les confiere como para atreverse a opinar sobre lo que los nicaragüenses hacemos aquí para salir adelante, para crecer y seguir construyendo modelos de dignidad humana a pesar del criminal bloqueo del imperio norteamericano que es el jefe de todos esos gobernantes y países que no sé de dónde sacaron que nos pueden estar manoseando a su gusto y antojo sin esperar de nuestra parte la más mínima reacción.

Saben qué, aquí los nicaragüenses, hablo de la inmensa mayoría de los nicaragüenses para que no nos enredemos, en aras de la paz, la tolerancia y la reconciliación aguantamos, que difícil aguantar, nos reprimimos estoicamente, no respondimos a los insultos, a las amenazas, a la discriminación, a la exclusión, a las torturas, a las pedradas de lava, que nos lanzaron, a las violaciones en esos tranques de la muerte, al asesinato y a la persecución, porque lo que pasó en el 2018 no es jocote como popularmente se dice.

Cuando hablo de no responder, de mordernos las ganas, es porque lo hicimos siendo conscientes de cómo se tramó todo, desde cuando se planificó, quienes fueron los entrenados, quienes y dónde entrenaron a los terroristas, cómo se triangularon las millonadas, quienes eran los perros salvajes que conformaban la jauría internacional que pretendió matar la paz y reconciliación que había logrado alcanzar y aun así nos abrimos a un diálogo que siempre fue monólogo, que nunca fue bendecido por los hábitos porque bajo estos estaban los demonios y fuimos tan, pero tan, generosos que hasta una amplia amnistía se concedió.

Contar la historia de la Nicaragua que hoy tenemos, sobreviviente de una de las peores canalladas que el imperio y sus marionetas le hicieron, es francamente una odisea protagonizada por gigantes inspirados por los héroes de nuestra nacionalidad. Pero a pesar de ello naciones que nos levantaron la Cruz de la conquista para descarnarnos el lomo como España, naciones donde se ancló el fascismo y surgió la mafia como Italia; naciones que entregaron a su vecino del norte la mitad de su país sin decir nada como México; naciones que hoy sirven rastreramente al mismo imperio que dio luz verde a Inglaterra para que esta se quedara con las Islas Malvinas, como Argentina; como nuestra vecina del sur que se vende como la suiza centroamericana y en realidad es un inframundo de corrupción que le queda más adecuado el nombre de Costa Pobre que Costa Rica.

Que absurdo esos quienes nos quieren manosear, los que quieren tocar los ovarios a una Nicaragua que con rostro de mujer venció a los gringos y a los yanquis desde la Oda a Roosevelt de Rubén; con la revolución del General José Santos Zelaya; con Zeledón y Sandino venciendo, enfrentando y expulsando a los marines; con Rigoberto López Pérez ajusticiando al dictador fundador de la dinastía, Anastasio Somoza García; con Carlos Fonseca fundando al Frente Sandinista de Liberación Nacional; con la Revolución de 1979; con la segunda fase de la revolución desde el 2007 y por supuesto con la derrota humillante que otra vez sufrió el imperio cuando no pudo realizar el golpe de estado de 2018 y esa es parte de la historia que para las generaciones venideras seguimos escribiendo desde el presente.

Hay lomos que se sienten choyados por la actitud digna asumida por el gobierno de Nicaragua contra la diplomacia hipócrita de países como España, Italia, Colombia, Costa Rica, México y Argentina. A estos se les ocurrió que son ellos quienes gobiernan en Nicaragua, que pueden decirnos qué debemos hacer o qué no debemos hacer y entonces cuando se les ubica y se les pone en su lugar y se les dice que aquí decidimos los nicaragüenses, responden comprando a la servidumbre nacional que ya conocemos y que tienen aquí, parte de ella guardada en el centro de salud «El Chipote» porque ahora todos dicen que son enfermos crónicos y que a cambio de los dólares que se infiltran a través de las famosas «valijas diplomáticas» y son capaces de vender a sus madres, tal es la inmoralidad que distingue a los mercenarios que consumaron su más alto delito cuando traicionaron a la patria.

Yo apoyo la claridad con la que el gobierno de la república ha respondido a todos esas ideas anacrónicas, injerencistas, interventoras y hasta invasionistas que haciendo el papelón de ofendidos llamaron en su momento a sus embajadores a consultas por una situación que ellos provocaron y que generaron el más indignado basta ya contra sus mentiras.

Se enredaron con nosotros porque todo tiene su límite y llega el momento en que la tolerancia es superada por la indignación acumulada que simplemente reaccionó contra la estupidez de los que se imaginaron que aquí seguirían haciendo por sus pistolas lo que el imperio y sus marionetas quisieran.

El costo político más alto que tendríamos que pagar los que queremos futuro para Nicaragua es cruzarnos de brazos, no decir nada, seguir de mensos poniendo una y otra vez la mejilla, dejar como en el 2018 que nos asesinen, que nos torturen, que nos incendien vivos, que nos saqueen con el concurso criminal de empresarios de maletín que dijeron que la economía no era importante cuando en realidad estaban jugando con fuego y de demonios que bajo una sotana bendijeron el fallido golpe de estado.

Qué maravilla la «diplomacia» de los nuevos tiempos, quiere exigirnos que nos sumerjamos en el inframundo de su propia podredumbre y seremos únicamente buenos para ella en la medida que aceptemos que se metan a nuestra casa, que abusen de nuestra mujeres, que comamos de las sobras que decidan darnos y si se nos quedan con el hogar pues a la calle y entonces a callar porque solo así podremos estar a la altura de sus falsas democracias, las mismas que le han arrebatado a nuestros pueblos la paz y la vida.

¿Y nosotros qué les hicimos, que argumentos de peso tienen para negar la realidad que tenemos aquí y a base de qué realmente fundamentan la difamación criminal que todos los días repiten todos esos muñecos manipulados por el ventrílocuo al que sirven?

En la misma medida que la hipócrita diplomacia falsea nuestra verdad, en esa misma medida hay instrumentos de medición económica que aseguran que nuestra vilipendiada Nicaragua será una de las pocas naciones en crecer a pesar del fallido golpe de estado de 2018, de la pandemia, del Iota, del Eta y de los idiotas.

En la misma medida que nos disparan misiles calumniosos, en esa misma medida nos reconocen como una de las naciones con más transparencia en el hemisferio.

En la misma medida que aquí se dice que nuestras mujeres sufren por la tensión interna que nos han inventado, en esa misma medida hoy el planeta entero nos aplaude porque somos el número uno en el mundo en materia de igualdad de género.

Y en la misma medida que la cobardía nos ha querido poner el cartel de que aquí estamos bajo una «dictadura» en la misma medida el pueblo responde a los infames andando plenamente libre por las calles, gozando de una seguridad y estabilidad que nos la envidian otros porque es lo que nos permite el tesonero trabajo de todos los días a través del cual logramos la paz en nuestros hogares porque aquí sí vivimos en paz y democracia.

Mel/

Football news:

Hazard can play with Barca. He has not played in the clasico yet, having missed the previous 4 due to injuries
Laporta about Fati: It was necessary to do everything possible for him to stay. Barcelona is the best place for him
Mourinho on 6 missed for the first time in his career: My feelings are not a problem. Such a defeat does not harm me, but the guys
Pellegrini pro 1-6 with Bude-Glimt: Roma deserved a slap in the face. I can only apologize
PSG hope that Ramos will make his debut for the club in November
Roma Mourinho was torn apart in the Arctic Circle - 6:1! Holand's friend has 2+ 3, Jose missed so much for the first time
Henri doesn't think Salah is the best in the world: How can we forget about Lewandowski and Benzema? But in the Premier League, he is the best by a margin