Paraguay

Un Gobierno inundado por la crisis y el endeudamiento

La administración de  Mario Abdo Benítez al frente del Ejecutivo, que cumple este 15 de agosto su segundo año, tuvo que enfrentar hasta el momento dos crisis económicas por causa de factores externos, lo cual desembocó en un histórico nivel de endeudamiento para intentar sacar a flote el barco, con escasos resultados en la gestión. 

En 2019 las inundaciones, las sequías y los problemas económicos de importantes socios comerciales como Argentina y Brasil se sumaron a la tensión global de la guerra comercial entre Estados Unidos y China para generar un fuerte golpe a las exportaciones de commodities y a la economía local en general. 

Esta coyuntura forzó al Ejecutivo a pedir autorización parlamentaria para utilizar la cláusula de escape establecida en la Ley de Responsabilidad Fiscal, de modo a sobrepasar el tope del 1,5% sobre el PIB para el déficit presupuestario de ese año. 

Como consecuencia, se cerró el año con un déficit del 2,8%; es decir, unos US$ 1.087,3 millones, mientras que los ingresos tributarios solamente crecieron un 1,7% durante el periodo. 

MEDIDAS DE URGENCIA

Hacia los últimos meses del 2019 y los primeros del 2020 se notaba cierta mejoría en algunos indicadores de actividad comercial y no hubo una importante contracción del PIB al cierre del año, ya que la variación final fue del 0% e incluso se hablaba de un importante “efecto rebote” para este año. 

Sin embargo, con la llegada del coronavirus la situación económica se vio seriamente afectada y se tomó como una medida de urgencia la Ley de Emergencia en la que se acordó la toma de un endeudamiento por casi US$ 2.000 millones para hacer frente a la crisis sanitaria. 

Esto hizo que la deuda pública se dispare llegando al 30,7% del PIB a junio, que representa un total de US$ 10.871,4 millones.  Se estima que este monto seguirá creciendo en este segundo semestre atendiendo que existe un proyecto para el plan de recuperación económica que plantea un nuevo endeudamiento por US$ 350 millones. 

Pero la pandemia no solo hizo que suba considerablemente el endeudamiento del país sino también el gasto público, que al séptimo mes de este año creció un 10,8% en comparación al año pasado, explicado principalmente por las nuevas contrataciones de personal de blanco para hacer frente a la pandemia. 

DÉFICIT 

El déficit fiscal a julio ya alcanzó los mismo niveles que el 2019, es decir, 2,8% del PIB y la estimación es que este año termine en 7% del PIB. El Equipo Económico Nacional se encuentra trabajando en proyectos que buscan que en unos años más se retorne a los niveles normales. 

Cabe destacar, que históricamente las crisis económicas en nuestro país han tenido a la migración como una importante válvula de escape; herramienta que no es posible en este momento. Según analistas económicos, esto podría desembocar en importante impacto a la pobreza, ya que los compatriotas no podrán salir a buscar una oportunidad en el exterior y además, la contracción global está generando una importante baja en la recepción de remesas. 

EMPLEO

La pandemia también afectó grandemente al empleo, y es así que según datos de la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos (Dgeec), el primer trimestre de este año cerró con 33.169 personas desempleadas.  De esta manera,  la tasa de desocupación del primer trimestre del 2020 se ubica en 7,9%, lo que implica que supera en un punto porcentual a la registrada en el mismo periodo del año anterior, que fue de 6,9%.

Cerca de 88.000 trabajadores también sufrieron suspensiones laborales durante los primeros meses de la pandemia y fueron subsidiados con el 50% del salario mínimo por el Instituto de Previsión Social (IPS).

CRISIS INSTITUCIONAL

A mediados de año del año pasado, el gobierno de Mario Abdo atravesó una de las peores crisis institucionales, tanto así que estuvo al borde del juicio político a causa de la firma del acta bilateral con Brasil sobre la distribución de energía de la central hidroeléctrica Itaipú.

Esto hizo que varios de sus colaboradores presentaran su renuncia al cargo, como Pedro Ferreira, que se desempeñaba como titular de la Administración Nacional de Electricidad (Ande), quien fue el que realizó la denuncia y sacó a luz que el documento era perjudicial para los intereses del país.

También se vieron obligados a presentar renuncia el entonces canciller Nacional,  Luis Castiglioni; del titular de la Ande, Alcides Jiménez; el embajador paraguayo en Brasil, Hugo Saguier Caballero, y el director paraguayo de Itaipú, José Alderete.

MARCADO POR EVENTOS EXÓGENOS

El viceministro de Economía, Humberto Colmán realizó un recuento de lo sucedido tanto el año pasado como este 2020 y dijo que fueron años marcados por eventos exógenos externos muy fuertes. 

Recordó que el primer semestre del 2019 la sequía tuvo un impacto negativo en la producción, especialmente en el primer semestre, pero que en el segundo se observó un cambio muy importante, fruto de las acciones inmediatas que tomó el Gobierno para fortalecer el empleo y la inversión. 

Especificó que a partir de los meses de junio y julio se revirtió esta situación y que el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imaep) tuvo caídas interanuales fuertes, del orden del 5,6% entre marzo y abril, pero que en los meses de setiembre y octubre se recupera la sendas de crecimiento con las medidas y con el impulso de la inversión pública en particular.

Colmán agregó que la inversión pública a comienzos del año pasado también tuvo sus dificultades, ya que el clima no permitía mayor aumento pero que después también repuntó.

PANDEMIA

El viceministro dijo que para este año se esperaba un crecimiento de la economía de alrededor del 4%, pero que a causa de la pandemia el año terminará con una caída importante del -3,5%, según las estimaciones del Banco Central del Paraguay; estimó que incluso este pronóstico podría ser peor. 

“Es muy difícil hacer proyección en este momento pero definitivamente va a ser una caída importante para nuestra misma historia aunque si nos comparamos con la región va a ser una de las caídas menos severas y vamos a tener aparentemente una recuperación muy fuerte el año que viene y estaremos entre las economías que más va a crecer”, afirmó. 

Agregó que una vez se tenga mayor certidumbre a nivel mundial y se encuentre la cura para el virus, el año que viene será un año de crecimiento fuerte en recuperación ya que Paraguay tiene motores de crecimiento que siguen activos, como la producción de alimentos, “el sector agropecuario va a crecer y lo importante sería que el sector comercial y de servicios pueda también recuperarse de la mano de todas las acciones que se está llevando adelante”, concluyó. 


Football news:

It's time to learn the names of new Borussia heroes. Now there are 17-year-old boys making goals
Paulo Fonseca: it's Important to bring Smalling back to Roma. We have only 3 Central defenders
Arteta about 2:1 with West ham: Arsenal made life difficult for themselves with losses, but they fought and believed in victory
Palace midfielder Townsend: Could have beaten Manchester United with a bigger difference. We had moments
Philippe Coutinho: I am motivated and I want to work hard to make everything work out well on the pitch
Torres on Chelsea: I Thought I could remain a top player, but I was unstable. Although there were enough successes
Neville on the broken penalty against Manchester United: an Absolute disgrace