Uruguay
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Antonio Vizintín, sobreviviente de Los Andes: cómo ve a Los Teros y qué lo emocionó en el Mundial de rugby

ENVIADO / LYON, FRANCIA
Los Teros se aprontan para una nueva presentación en el Mundial de Rugby 2023 y en Lyon hay muchos fanáticos de este deporte siguiendo a la Celeste. Uno de ellos es Antonio Vizintín, sobreviviente de la tragedia de Los Andes y expresidente de la Unión de Rugby del Uruguay.

Tintín se vino a Francia junto a su esposa Josefina Serrato y además de ya haber visto grandes partidos de la Copa del Mundo, aprovecha para encontrarse con amigos que este deporte le dio y por supuesto, para pasear en familia.

En entrevista con Ovación en Lyon, Antonio Vizintín habló de cómo ve el crecimiento del rugby uruguayo a nivel de selección, analizó el rol que juegan y deben jugar los clubes en el plano local y contó qué sintió cuando se enteró que el entrenador de Francia, Fabien Galthié, le mostró a sus jugadores el documental de Los Andes previo al encuentro contra Los Teros.

— ¿Cómo estás viviendo este Mundial tan importante para el rugby uruguayo?
— Es un Mundial espectacular y veo que a lo largo de los años hemos ido creciendo y pasamos de lo poco que teníamos antes, a lo mucho que tenemos ahora. Y hoy estamos reclamando más competencia. Cuando mirás para atrás ves que hubo una evolución muy grande de aquellos primeros partidos que jugamos con Argentina, después llegar al Mundial una vez, dos veces, tres veces. Vamos mejorando y levantando la vara. Eso es muy importante porque hoy queremos competencia con los Tier 1 y antes la buscábamos con los Tier 2. Toda Sudamérica evolucionó mucho en eso. Creo que Pino (Sebastián Piñeyrúa) tiene una gran responsabilidad en ese tema, ha hecho una muy buena labor y los presidentes que han estado también ayudaron mucho a ese crecimiento. El rugby uruguayo también ha crecido mucho, pero seguimos cuidando nuestra chacrita, cuidando el tema de los clubes y no nos damos cuenta que el deporte evolucionó y que se espera que siga evolucionando.

— ¿Cuando fuiste presidente de la URU entre 2004 y 2005 se visualizaba algo de lo que pasa hoy?
— Algo, pero muy poco. No se veía venir esa gran evolución que tuvo el rugby uruguayo con la llegada del profesionalismo, con gente que se dedica a jugar y a buscar jugadores nuevos. Hay un objetivo que es pensar en el Mundial y eso se mezcla con el tema de los clubes, que es donde nacen esos jugadores, donde brotan y donde logran esa parte importantísima. Pero creo que estamos ante una mesa de tres patas y a mi gusto se necesita más de los clubes en el sentido de que quizás haya que empezar a profesionalizar clubes, darles algo más. No lo sé. Pero necesitás seguir creciendo para poder competir, para poder hacerle partido a Italia por ejemplo. No necesitamos un plantel de 25 jugadores, precisamos uno de 50. Vos ves que cuando ellos cambian, el suplente que entra es mejor que el que salió y eso es gente, es trabajo, es educación física, es técnica. Son una cantidad de cosas que van juntas y el rugby uruguayo ha evolucionado en eso, pero falta todavía.

— Mencionaste lo de profesionalizar algo de los clubes. ¿No creés que el rugby debe seguir teniendo su parte amateur también?
— Va a seguir siendo amateur, pero algo del profesionalismo tiene que tener. Paysandú por ejemplo, está trayendo jugadores de Argentina. Dos, tres, cuatro. Y de repente hay que aprovechar esa coyuntura con Argentina y poder traer algunos más para mejorar el nivel de los clubes, tener algo más, algo diferente e ir evolucionando. Estamos como en la aldea y no miramos el mundo. El rugby uruguayo a nivel de selección mira al mundo, pero a nivel de clubes está pensando cómo le gano al otro, cómo me peleo con este y no busca cosas en común para levantar el nivel.

— ¿Y qué pasa ahí?
— Creo que tiene que haber más diálogo entre los clubes y la Unión, porque actualmente, los clubes se juntan, eligen al presidente, a la comisión directiva, se dan vuelta y se olvidan de lo que es la Unión de Rugby del Uruguay, que es de todos y que pasa a ser el decimotercer club que hay. Pero dicen “arréglense como puedan y después vemos”. Yo creo que tiene que haber un diálogo mucho más fluido y concreto entre los clubes y la Unión para ver cómo podemos hacer para que el rugby uruguayo evolucione más.

— ¿Cómo has visto a Los Teros hasta ahora?
Uruguay evolucionó, pero los equipos del Tier 1 también. Es decir, fuimos a competir contra Italia y lo hicimos muy bien. Ellos tienen otra competencia, es un equipo del Seis Naciones. Y pretender ganarle a un país del Seis Naciones es un objetivo muy ambicioso. Pero hicimos un gran partido y eso quiere decir que vamos por el camino correcto. Hay que seguir apostando a eso, seguir levantando la mira y la mira se levanta no solo a nivel de selección, sino también a nivel de los clubes que son los que hacen que la selección esté cada vez mejor porque a veces cuando miramos para atrás y vemos a los clubes se dice “no, no, seguimos igual” y no es así, porque yo creo que hemos evolucionado bastante.

Antonio Vizintín.
Antonio Vizintín.

Foto: Enrique Arrillaga.

— ¿Cómo creés que van a responder los jugadores frente a Namibia después del duro golpe con Italia?
— Lo que pasa es que vos cuando entrás a una cancha entrás a ganar. No importa si son los All Blacks, si es Francia o es Italia. No vas a entrar a ver si empatás el partido. Hoy estás en condiciones de poderlo ganar y de que alguno se lleve una sorpresita como se llevó Fiji en su momento o de que hagas un buen papel como hicimos con Francia. Eso demuestra que hemos evolucionado. El partido con Francia fue un partido muy bueno. Con Italia fue bueno y después nos quedamos sin resto. Capaz que lo que necesitamos es más entrenamiento, porque el convencimiento está ya que cuando entran a la cancha los chiquilines entran a ganar, a dejar todo lo que tienen y vos ves que aparecen jugadores nuevos. Eso te demuestra que el rugby va evolucionando, porque hay algunos que se están retirando en este Mundial, que luego van a tener que ser sustituidos y esos jóvenes tienen una vara más alta de la que tienen los que están hoy.

— ¿Y esos detalles que mencionás no creés que también se podrían mejorar con más competencia?
— Sí, por supuesto, eso te lo da la competencia con equipos de primera. Por ejemplo, cuando ellos tienen uno menos, tenemos que jugar más y tratar de meter puntos en esos momentos, y después seguir para adelante. Pero son cosas que te pasan. No podemos pretender ser grandes cuando somos chiquitos y estamos creciendo. Tenemos que pensar como grandes, pero lleva una evolución, lleva una cantidad de cosas. Después de una derrota, los jugadores se reponen y el de Namibia va a ser un partido que lo van a entrar a ganar, porque quieren ganar por lo menos un partido dentro del Mundial. Y si no es así, van a dejar todo de vuelta, porque creo que han hecho un gran esfuerzo de parte de todos y eso se ve en la cancha.

— ¿Cómo ves el nivel del Mundial en general con varias selecciones que están decididas a ganar el título?
— Vi Irlanda con Sudáfrica. Un partidazo. Es impresionante y es un poco lo que ves en esas naciones con los equipos del sur jugando contra los equipos europeos. Creo que han crecido mucho y ha cambiado mucho el juego. Antes te decían que no patearas y hoy sin embargo el juego es posicional, es patear, es llevar la pelota para el otro lado, es buscar el error del contrario, es avanzar con tus forwards y tus backs para tratar de apretarlos a todos. Hay mucho físico. Es brutalmente físico el juego.

Antonio Vizintín está en Francia mirando el Mundial de Rugby 2023.
Antonio Vizintín está en Francia mirando el Mundial de Rugby 2023.

Foto: Enrique Arrillaga.

— ¿Estás disfrutando de pasear en familia por Francia también o solo dedicado al rugby?
— Hay un poco de las dos cosas, pero el rugby es lo más importante. Me encuentro con amigos, con gente que conocí en otros mundiales, con Bill Beaumont (presidente de World Rugby) y con gente con la que hablás de cómo vienen las cosas, de cómo va evolucionando el deporte y de cómo nos van a ayudar porque los de afuera miran hacia las uniones nuestras y ven cómo ha cambiado y crecido la cosa. Ven cómo los presidentes van dejando sus huellas en un aspecto u otro. Ahora por ejemplo con Santiago Slinger se ordenó mucho la parte interna y eso es muy importante porque hay mucho gasto y vos tenés que generar tus ingresos. World Rugby te ayuda, pero vos tenés que buscar esa ayuda también.

— ¿Qué significó para vos como sobreviviente de Los Andes que el entrenador de Francia le mostrara a sus jugadores el reconocido documental antes de enfrentar a Uruguay en Lille?
— Y es todo un honor que ellos hayan hecho eso. Te demuestra que evidentemente esa garra que tiene el rugby, esa garra que tiene el uruguayo, la fuerza que te nace desde adentro y el ir para adelante, fue lo que les mostró. Somos un país chico, pero muy fuertes mentalmente, porque lo de Los Andes además de un reto físico que lo tuvimos, fue un reto mental. Fue la cabeza. La cabeza es todo. Es todo en la vida y es todo en el rugby. Entonces por algo le mostraron eso a los franceses. Le mostraron que Uruguay no iba a ser un equipo fácil, que es un equipo de cabeza, que sabe lo que quiere, que trata de conseguirlo y lo importante es eso, tratar de conseguir las cosas, tratar de ganar, no entregarte, dar todo de ti para quizás ganar el partido o quizás no, pero tenés el convencimiento de que diste todo y creo que eso es parte de la vida. Yo muchas veces hablo del rugby porque es como que hay un paralelismo muy grande entre lo que nos pasó a nosotros en la montaña y la vida.

— ¿En qué sentido?
— Y en cómo luchas y en cómo te cambian las situaciones. Hoy hablamos de cómo te cambia la situación de un partido cuando nos sacan un jugador porque todo lo que tenías planeado, te cambió. Y hay que responder ante eso. Capaz que no tuvimos la intensidad para poder responder ante Italia, pero tenemos que tenerla, tenemos que buscar los caminos para poder responder ante cosas imprevistas, quizás haciendo cosas que son distintas o plantear los partidos de otra forma. No lo sé, pero creo que hay mucho para hacer, por algo por algo los franceses le mostraron esa película que es de garra, que es de resistencia, que es de lucha, y el rugby es eso.