Uruguay
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Caja Profesional: presidenta marca coincidencias con texto de reforma, pero pide cambios y desmiente un efecto

El Poder Ejecutivo envió al Parlamento el proyecto de ley de reforma de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Profesionales Universitarios (Cjppu), la que contiene modificaciones en la tasa de aportes de los profesionales, una aportación pecuniaria de los pasivos, cambios paramétricos, entre otros. ¿Cómo analiza la Cjppu esta propuesta? ¿Qué aspectos pretende que se revisen en el Parlamento? ¿Van a tener que pagar los profesionales que declaren el no ejercicio libre de su profesión? Sobre estos y otros aspectos, respondió la presidenta de la Cjppu, la contadora Virginia Romero, en entrevista con El País de la que se publica un resumen.

-¿Cómo evalúan el proyecto de ley que envió el Poder Ejecutivo al Legislativo?

-Lo que el Poder Ejecutivo envió al Parlamento tiene gran mayoría de los artículos que la caja había propuesto: en cuanto a edad jubilatoria, años para configurar causal, tasa de reemplazo, etcétera. Eso ahora está redactado en terminología diferente porque la ley 20.130 del sistema previsional común cambió mucha terminología en cuanto a los términos jubilatorios. Antiguamente, nosotros hablábamos de tasa de reemplazo que era del 50% y que iba llegando al 45%. Hoy la ley a este mismo parámetro le llama tasa de adquisición de derechos. Entonces si uno mira nuestro proyecto y lo que fue al Parlamento hay cosas que son diferentes, pero significan lo mismo.

-¿Qué aspectos evalúan como positivos del proyecto, más allá de estas coincidencias con el anteproyecto de la Cjppu que mencionaba?

-Una de las cosas que sí tiene de muy positivo este proyecto, es que la ley 20.130 eliminó para todas las cajas la posibilidad de tener una jubilación por edad avanzada y nosotros cuando tomamos conocimiento de ello hicimos todos los esfuerzos y finalmente tuvo aceptación por parte del Poder Ejecutivo en que para la Caja de Profesionales no opera la prohibición de tener una jubilación por edad avanzada a los 70 años. Hoy es con 15 años de servicio y en el futuro con 18 años de servicio. Nuestro colectivo comparte muchas veces la jubilación con otras cajas. Es muy común que los profesionales, además de tener su tarea independiente, trabajen y aporten como dependientes al Banco de Previsión Social o a Caja Bancaria. No a todos los profesionales le es posible configurar una causal de 30 años de aportación y 65 años de edad, por eso en esta caja siempre existió la posibilidad de jubilarse a los 70 años de edad con 15 años de aportes. Esto era algo para nosotros muy importante, y el Poder Ejecutivo entendió que la realidad de nuestro colectivo era diferente y que para nosotros era importantísimo mantener esta causal jubilatoria.

-¿Qué aspectos evalúan en forma negativa del proyecto o que entienden que deberían ser de otra forma?

-El apalancamiento financiero que siempre le pedimos al Estado, nunca estuvo ligado al aumento de la tasa de aportación (de los profesionales activos) como lo dice el artículo de la asistencia financiera. Nosotros pedíamos la asistencia financiera simple nomás, lo que se necesitaba para paliar el déficit de acuerdo a las proyecciones. El Poder Ejecutivo resuelve que la asistencia va a venir ligada al aumento de la tasa (de aportes) y lo estamos evaluando verdaderamente porque habrá que ver en qué períodos. Ya hoy tenemos un aumento importante de la tasa de 16,5% a 19%, lo cual va a provocar un movimiento del colectivo. Porque habrá gente que no pueda este hacer frente a esto y tenga que detenerse en alguna categoría. Entonces, todavía no conocemos cómo se va a comportar el colectivo y mucho menos para hacer una proyección de estos aumentos del 0,5% o del 1%.

-El proyecto habilita al directorio a aumentar la tasa de aportes entre 0,5% y 1% anual en caso de ser necesario hasta un máximo de 22,5%. Y el Estado aportaría financiamiento en cada oportunidad de esos incrementos. ¿Eso es de lo que no están muy seguros de que sea lo mejor?

-Todo aumento de la tasa afecta a la recaudación del colectivo. El 22,5% (máximo) es porque el Poder Ejecutivo entiende que los profesionales tienen que asimilarse a la unipersonal sin personal del BPS que aporta el 22,5%. Esto todavía no lo hemos terminado de evaluar, porque verdaderamente recibimos la ley el viernes de noche, recién ayer (por el lunes) los servicios se pusieron a ver que hubiera estado todo de acuerdo a como lo habíamos redactado porque no vimos nunca toda la ley completa, nos mandaban artículos.

-¿Cómo ven que quedó el tema de la prestación que deberán abonar los jubilados y pensionistas de la caja?

-La tasa de contribución pecuniaria de los pasivos, era tal cual la solicitamos nosotros. Son las mismas franjas, empieza en 0% y va en aumento hasta el 10%. Todo lo que es aumento de la edad (mínima para jubilarse) de 60 a 65 años, el aumento de los años para considerar el sueldo básico jubilatorio desde tres en progresión a llegar a los 18 y 20 años después, la disminución de la tasa de reemplazo de 50% que va bajando hasta 45%. Todo eso es exactamente lo mismo que la caja había planificado en el inicio en el anteproyecto de ley exprés.

-Otro aspecto que el Poder Ejecutivo además dejó muy en claro que no quiso llevar del proyecto de la caja es el aumento de los timbres profesionales. En la exposición de motivos del proyecto, el Poder Ejecutivo dice que se rechazó “debido a los inconvenientes e injusticias que presenta dicha forma de ingresos para el resto de la sociedad, así como la ineficiencia de esta modalidad tributaria como generadora de recursos”.

-Primero, nosotros consideramos que eso es un recurso genuino y existe desde el año 1954 que se crea la caja. La caja nace con que parte de sus ingresos son los timbres, que hoy representan el 30% de nuestros ingresos. Ahora, ¿quién es el que tiene que pagar el timbre? Las personas que usan el servicio de un profesional. Por ejemplo, una persona me pide un certificado contable, lo hago, le cobro y le cobro el timbre porque en ese momento está teniendo una relación profesional conmigo. Lo mismo un abogado. No es que sea para todos o para toda la sociedad. Es el que usa un servicio profesional. Vas a pedir una receta de un médico y se cobra el timbre de la receta del médico de $ 39. Entonces no es cierto que sea todo el mundo. No es así ese argumento de que “lo paga la sociedad”. Nosotros no tenemos aportes patronales como tiene la Caja Bancaria, entonces no se entiende. Es un argumento que no he logrado que alguien me lo haga entender y me haga salir de lo que yo pienso. Cuando alguien tiene que pagar un timbre, vos presentás una declaración y la tuvo que hacer un profesional. Y vamos a seguir peleando por esto. Lo mismo que nos quitaron la posibilidad de que el IASS que pagan los afiliados de la caja que quede para nuestro colectivo, por lo menos en los tiempos en los cuales necesitamos equilibrar nuestras finanzas. Eso nos dijeron del primer momento “no lo sigan pidiendo”. Pero, en realidad si es un impuesto como se llama “a la Asistencia de la Seguridad Social”, ¿ahí no es injusto que los jubilados de la Caja Profesional solventen a los jubilados del BPS? No, ahí no, no vale la justicia que no lo pague todo el mundo. Vale para nuestros timbres pero no para que nuestros jubilados solventen al BPS.

-¿Cómo queda el tema del financiamiento? Porque ustedes contemplaban el aumento de timbres como una fuente de financiamiento adicional.

-Ahora tenemos que ver y hacer todos los cálculos, porque el Poder Ejecutivo tiene sus cálculos que no los han compartido con nosotros, en algún momento nos lo darán. Pero tenemos que hacer nuestros cálculos de ver cómo nos impacta la tasa (de aportes que pasa del 16,5% al 19%) y cuando tiene que empezar a aumentar la tasa del 19% al 19,5%, al 20% para ver cómo se equilibran los números. Si empezamos a cobrar 19% (de aportes) nuestras finanzas van a mejorar y vamos a traspasar el primer trimestre del 2025 que era nuestra fecha límite. Creemos que esto nos va a dar sustento, pero también hay que seguir analizándolo, son muchas incógnitas las que tenemos en este momento.

-A priori, más allá que con el proyecto la tasa de aportes aumente de inmediato al 19% parece claro que en los años siguientes van a tener que venir otros aumentos de los aportes.

-Sí, sí. El Poder Ejecutivo tiene una previsión de cuándo tendríamos que empezar a aumentar y a ellos no le da el aumento hasta antes de 2025.

-Entonces, hasta 2025 no, pero después de ahí sí.

-Sí, hay que ver porque estamos en un momento de muchos cambios, no solamente con la propia ley de la caja sino el sistema previsional común, que ha cambiado absolutamente una cantidad de paradigmas, formas de cálculo, que para las cajas paraestatales ha sido un cambio enorme.

-El Parlamento tiene plazo para aprobar este proyecto y el de reforma de Caja Bancaria antes de fin de octubre. No queda mucho tiempo.

-El de Caja Bancaria creo que no va a tener ningún problema en aprobarse porque hay mucho acuerdo alrededor del proyecto. Nuestro caso es un poco diferente, pero la necesidad es la misma: urgente necesitamos una solución. Porque si no la caja en el primer trimestre de 2025 se agotan las reservas y cuando se agoten las reservas, no se puede pagar el presupuesto. Nosotros tenemos un presupuesto hoy de US$ 42 millones mensuales y no llegamos a recaudar US$ 39 millones. Esta brecha la estamos cubriendo con los pocos intereses que nos van quedando las colocaciones y la venta de las colocaciones, entonces llega un punto que los intereses son cada vez menores, porque cada vez tenemos menos capital y llega un momento que no va a haber cómo pagar el presupuesto. Por eso es imperioso que se apruebe la ley.

Reunión con los partidos

“Todas las bancadas (parlamentarias de los partidos) saben por dónde va la reforma de la caja. Todos saben que ya lo habíamos pedido, y no nos lo dieron, lo del artículo del aumento de timbres”, indicó Romero. La presidenta de la Cjppu señaló que las bancadas estaban a la espera de que el Poder Ejecutivo enviara el proyecto de ley para reunirse con el directorio de la caja. Allí prevén insistir con cambios al proyecto de ley.

¿Pago de los que no ejercen? “No es” así

¿Qué pasa con este pago por gastos de administración y fiscalización que tendrían que hacer aquellos que declaran no ejercicio libre de la profesión, es decir los profesionales en relación de dependencia?

-Ha sido un tema tan desinformado, mal informado, y que todo el mundo lee lo que no es. El artículo 68 (del proyecto) al que hacen referencia estaba en la ley de la caja 17.738 (del año 2004). Ese artículo exactamente igual está en nuestra propuesta. Nosotros no lo modificábamos en lo más mínimo. La caja lo reglamentó en el año 2005, es decir no innova. (Esa reglamentación) es la siguiente: la persona cuando viene y declara no ejercicio en plazo no paga nada. No paga nada, nunca pagó y tampoco tiene previsto pagar. La caja no cobra por no ejercicio. Si viene pasados 90 días a declarar retroactivamente que se recibió, que no estaba haciendo ejercicio (libre de la profesión) ahí sí se cobran gastos por venir fuera de plazo. El artículo original ponía el tope en el 25% del sueldo ficto de la primera categoría que hoy estamos cobrando $ 7.500. El proyecto del Poder Ejecutivo en vez de decir este tope en cuanto al sueldo ficto de primera categoría, habla de aporte de primera categoría, o sea unos $ 5.795. Pero, sería solamente en esos casos que mencionaba. No es en todos los casos de no hacer ejercicio etcétera. Lo que pasa es que (la redacción del proyecto) refiere a la ley 17.738 y la gente no conoce que eso está reglamentado desde 2005. Pero claro, ese reglamento lo que indica es que solamente aquellos que la hagan (la declaración de no ejercicio) fuera de plazo o que se cambiaron a no ejercicio y en un plazo de menos de un año se cambiaron de nuevo.

-Como está redactado en el proyecto se podía entender que es para todos los que declaran no ejercicio libre de la profesión.

-Si vos lo lees sin saber todo lo que hay detrás, obviamente creés lo que quisieron hacer creer. Pero además, el hecho de cobrar al no ejercicio quedó desechado en abril del 2022, o sea, nunca llegó a plasmarse en ningún proyecto de nada.