Uruguay
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

El enojo de los colectivos de ciclistas con la IM por la ciclovía en 18 de Julio y las críticas por la seguridad vial

Una ciclovía en el medio de la avenida 18 de Julio, anunciada este viernes por la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, generó todo tipo de reacciones por las dudas sobre la seguridad vial de los ciclistas que circulen entre ómnibus, autos y todo tipo de vehículos por la principal avenida de la capital.

El 30 de agosto, mientras diseñaba el proyecto, la Intendencia de Montevideo (IM) convocó a una reunión a los colectivos de ciclistas para contarles el plan y pedirles su opinión. En esa reunión el director de Movilidad de la IM, Pablo Inthamoussu, les pidió que manejen la información bajo reserva, que enviaran sus devoluciones por mail y que habría una segunda reunión, algo que no ocurrió.

Algunos colectivos llegaron a enviar sus opiniones y otros estaban elaborándolas cuando este viernes Cosse convocó a una conferencia de prensa para anunciar la construcción de la ciclovía.  "Nunca imaginamos que se iba a presentar y que no íbamos a tener una reunión posterior a las devoluciones", dijo Santiago, integrante del colectivo Bici Convivencia. El colectivo Unibici, de la Universidad de la República, por ejemplo, fue uno de los que no llegó a enviar su opinión.

En la primera presentación a los colectivos, el director de movilidad presentó una ciclovía que iba desde el Obelisco hasta la avenida 18 de Julio y la calle Yaguarón, por el centro de la avenida.

A partir de la calle Yi hasta la Plaza Independencia se bajaría la velocidad de los vehículos a 30 kilómetros por hora para que las bicicletas circulen junto con el resto de los automotores. En ese tramo se iba a pintar en la calle la señalización de los 30 km/h y una figura de una bicicleta.

Sin embargo, en la presentación oficial la ciclovía quedó por el centro de 18 de Julio, desde el Obelisco hasta la calle Yaguarón, delimitada con pintura y bolardos (postes de baja altura). Luego continuará por el lateral de la calle San José hasta la Plaza Independencia, debido a que a esa altura la avenida 18 de Julio es más angosta.

Intendencia de Montevideo

Tramo de bicisenda en la calle San José

Pero, más allá del reclamo porque la IM realizó el anuncio sin volver a consultarlos, en sus devoluciones los colectivos plantearon reparos respecto a la seguridad vial, la falta de inversión en la infraestructura de la zona y los usos del espacio público de parte de los automovilistas.

Críticas de los ciclistas

Los colectivos "BICI+", "Bici Convivencia" y Al trabajo voy en bici" emitieron una declaración en la que expresaron que el proyecto que presentó la IM "es piloto" porque se elaboró "con muy pocos recursos y bajo presupuesto" y que no contempla el arreglo de las veredas ni del mobiliario urbano.

Sobre la ciclovía, criticaron que al construirse por el medio de la avenida 18 de Julio, los ciclistas no tendrán seguridad vial y recibirán las "emisiones de los caños de escape" de ambos lados de la calle.

A su vez, dijeron que no contempla a los usuarios que no harán toda la ruta, sino que necesitarán llegar a la vereda en medio del trayecto, es decir, que la ciclovía no tiene salida.  "La ciclovía no tiene delimitado cómo entrar ni cómo salir. Me voy a tener que bajar de la bicicleta, llegar a la ciclovía, subirme a la bicicleta y andar. Está pensada para unir un punto A con un punto B como si se fuese a hacer todo el trayecto", dijo Santiago, integrante de Bici Convivencia, a El Observador.

Para ese colectivo de ciclistas el proyecto de la IM no es "integral" porque no abarca a los peatones, al transporte público y a los ciclistas. "Está todo bien con plantar árboles, pero no puede haber una descoordinación entre las áreas de la IM. Si se hace un proyecto en una avenida que está tocada por varias áreas de la IM, tiene que ser abarcado por todas las áreas. No es ir y pintar una ciclovía en el medio de la calle y queda ahí. Hay que ver el entorno integral", consideró.

En el colectivo Ciudad Abierta –integrado por economistas, ingenieros, comunicadores, urbanistas y profesionales vinculados con el uso de la ciudad– valoraron que la presentación de la ciclovía haya abierto el debate respecto al uso de las bicicletas y las ciclovías en la ciudad. 

Intendencia de Montevideo

Ciclovía planificada por 18 y San José

Sin embargo, consideraron que el diseño por el centro de 18 de Julio "no es el mejor", dijo una de sus integrantes, Ana Inés Morató. "Hoy muchas personas se desplazan en bicicleta por 18 de Julio y la seguridad que tienen es nula. Esto podría ser una mejora con respecto a la situación actual pero, por el medio de la avenida no es en general lo que se recomienda. Las ciudades que son amigables con las bicicletas no van por la mitad y si lo hacen tienen otras separaciones físicas", dijo Morató.

Cosse respondió a las críticas: "Se ha tenido especialmente en cuenta la seguridadHay que leer lo que se publicó. En el corte transversal se ve que es una bicisenda segregada: no separada con pintura, está separada por segregadores", dijo. 

Sin embargo, los segregadores también fueron criticados. Desde el colectivo Unibici –de la Universidad de la República– consideraron que la solución tiene que ser "más robusta" que los separadores y los bolardos de plástico flexibles. "Cualquier vehículo, por más liviano que sea, cede porque es flexible. No evitan que si alguien hace una maniobra, los separadores reduzcan la velocidad del vehículo y te protejan", dijo Adrián Santos de Unibici.

La seguridad vial también fue cuestionada por el grupo "Bicivilizados", que dijeron que "es una pena" que los ingenieros de la IM no hayan explicado por qué recomendaron realizarla por el medio de la avenida "dado que 18 de Julio no tiene un cantero central que brinde protección", como ocurre, por ejemplo, en la bicisenda de avenida Italia.

Camilo dos Santos

Bicisenda en Avenida Italia

Un experto en movilidad, que prefirió el anonimato, explicó que los bolardos no son una real separación y que no dan una sensación de seguridad para los ciclistas, como sí la separación física como los cordones o los canteros. A su vez, consideró que tal como funciona la avenida 18 de Julio hoy no es posible poner una ciclovía en los laterales, donde están las paradas de ómnibus.

El director de Movilidad de la IM, Pablo Inthamoussu dijo a El Observador que hay una confusión bastante importante en lo que se toma como separadores que es lo que la comuna llama delineadores. "Esos delineadores son como una especie de bastones que sí son de PVC flexible, que están previstos para los lugares de la ciclovía en donde hay sobrepaso de ómnibus porque hay paradas de ómnibus". 

"Los separadores físicos son una especie de cordones que sí son físicos y no son flexibles, son rígidos", dijo el jerarca quien explicó que en ese caso se está discutiendo si se harán de hormigón o de un plástico duro. En ese sentido aseguró que los ciclistas van a circular por la ciclovía en forma segregada completa y absolutamente del resto del tránsito mediante una separación.

Con respecto a las críticas sobre ensanchar las veredas, dijo que son cuestiones que se pueden discutir más adelante. "Fueron evaluadas muchas posibilidades. Hace unos cuantos meses que se está trabajando sobre este proyecto y fue descartado justamente por la forma de segregar o de separar para su seguridad al transporte en bicicleta no se podía hacer por las laterales porque está el transporte público", explicó.

Las soluciones que plantean los ciclistas

Los colectivos consultados por El Observador coincidieron que la construcción de una ciclovía en 18 de Julio debe circular por los laterales de la calle. Pero, para ello, proponen que se agranden las veredas. El integrante del colectivo "Bici Convivencia" dijo que el proyecto de la IM debería contemplar que las paradas de los ómnibus estén retiradas de las veredas para generar mayor espacio para los peatones y que las ciclovías pasen por detrás de las paradas.

"Agrandar las veredas para generar más espacio caminable, instalar bancos y baños públicos, paradas de ómnibus grandes y con bancos e instaladas retiradas de la vereda, como en Buenos Aires. Que se agreguen bicicletarios que no entorpezcan al peatón y con ciclovías al costado de la calle, con un ancho razonable", dijo.

El ancho de la ciclovía propuesta por la IM es de tres metros en total, es decir, eso abarca tanto la senda de ida como de vuelta. Morató, de Ciudad Abierta, consideró que cada senda debería tener dos metros y medio para que sea una "ciclovía de calidad" y coincidió con que es necesario ensanchar las veredas y "racionalizar" la circulación de los ómnibus por 18 de Julio o pasar el transporte público a tranvías.

"Las mediciones que hay dicen que un 8% de los que vehículos que circulan por 18 de Julio son autos y estamos destinando demasiado espacio a eso. El 90% de la gente que pasa por 18 de Julio va en ómnibus o caminando", dijo Morató.

Santos, del colectivo de la Universidad de la República, dijo que a Unibici le interesaba saber "cuál era el proyecto para 18 de Julio", por ejemplo, si incluía ensanchar las veredas, "racionalización" del transporte público, retiro de "mobiliario obsoleto" y cómo se incluía esta ciclovía en una "red" de ciclovías en todo el departamento. 

"En la reunión la IM nos planteó que esa era la solución posible desde el punto de vista económico y de los consensos. Que otra cosa no se podía hacer", contó el vocero de Unibici.

Aunque aún no se conoce cuánto costará la realización de la ciclovía, en la conferencia de prensa de este viernes, Cosse explicó que las licitaciones para realizarla ya están abiertas y que se elegirá la opción más económica. "Vamos a poner lo menos posible", dijo.

La Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev) prefirió no hacer declaraciones hasta que el proyecto esté reglamentado, algo que ocurrirá luego de que se tramite en el Ministerio de Transporte.

Siniestros y normativa

En 2022 murieron 15 ciclistas como consecuencia de un accidente de tránsito. La cifra representa un 3,5% del total de muertes. De esas 15 muertes, nueve fueron a causa de un choque entre vehículos y seis por caídas en las que no hubo otro vehículo involucrado, según datos de la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev).

La normativa vigente de la IM que regula la circulación de las bicicletas señala que los ciclistas están obligados a circular junto al borde derecho de la calzada "salvo en las sendas o partes de la calzada destinadas exclusivamente para bicicletas" y, en caso de que hayan sendas, las bicicletas no podrán circular por otro lugar.

Tampoco pueden circular por la vereda, atravesar a un vehículo en marcha ni circular sin frenos. A su vez, la legislación nacional determinó que "es obligatorio el uso de señales luminosas o reflectivas" tanto en las bicicletas como en sus conductores.