Uruguay
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

El fruto seco que ayuda a bajar de peso y promueve la sensación de saciedad, según estudios

Con información de El Universal/GDA y El Tiempo/GDA
Controlar el peso resulta importante, puesto que llegar a la obesidad configura un factor de riesgo en múltiples enfermedades, desde la diabetes hasta el cáncer. Expertos en nutrición investigan cómo una buena opción alimentaria puede ayudar a las personas, y las almendras podrían ser una de las respuestas.

Elegir alimentos que promueven la saciedad (los que nos hacen sentir llenos), puede ayudarnos a controlar nuestro peso. Varios estudios recientes realizados por universidades de Australia, Estados Unidos e Inglaterra, sustentan una creciente tendencia en el consumo de almendras para favorecer el control de peso y luchar contra la obesidad.

La investigación titulada "Evaluación de la influencia de las almendras crudas en el control del apetito" de la Universidad de Leeds arrojó como resultado que las personas que comían almendras como snack a media mañana, en comparación con galletas con energía equivalente, reportaron tener menos hambre en el almuerzo.

Comer almendras como snack también mostró favorecer un menor deseo inconsciente, o implícito, de consumir otros alimentos altos en grasa, algo que podría ser de utilidad en la estrategia de control de peso. El estudio particularmente encontró una reducción en las calorías consumidas durante el almuerzo en las personas que habían consumido almendras dos horas antes.

Graham Finlayson, investigador y presidente de Psicobiología de la Universidad Leeds, explicó que "los hallazgos muestran que las almendras suprimieron el hambre entre comidas, pero también redujeron el valor de recompensa de otros alimentos altos en energía". Además, los consumidores asociaron las almendras con un control de peso exitoso y esto podría ayudarlos a seguir una dieta saludable.

Una segunda investigación, llevada a cabo por Sharayah Carter, de la Universidad del Sur de Australia y publicada en el European Journal of Nutrition, agregó evidencia en este sentido. Al examinar cómo las almendras pueden afectar al apetito, los investigadores descubrieron que un snacks de 30 a 50 gramos de almendras podría ayudar a las personas a reducir el número de kilojulios que consumen cada día.

El estudio examinó las hormonas que regulan el apetito y cómo los frutos secos y las almendras, en concreto, podrían contribuir al control del apetito, informó Europa Press. "Descubrimos que las personas que comían almendras experimentaban cambios en las hormonas que regulan el apetito, y que estos podrían haber contribuido a reducir la ingesta de alimentos (en 300kJ)", dijo Carter.

La investigación descubrió que quienes comían almendras tenían un 47% menos de respuestas del péptido C. Este puede mejorar la sensibilidad a la insulina y reducir el riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares. Además, se registraron mayores niveles de respuestas del polipéptido insulinotrópico dependiente de la glucosa, del glucagón —que envía señales de saciedad al cerebro— y del polipéptido pancreático —que ralentiza la digestión—, consignó la agencia de noticias.

almendras

Otro estudio, que proviene de la Universidad de Harvard, llamada "Cambios en el consumo de frutos secos influyen en el cambio de peso a largo plazo en hombres y mujeres estadounidenses", demostró que comer frutos secos, como almendras, está asociado a una pérdida de peso a largo plazo y un menor riesgo de obesidad en adultos.

Reemplazar la mitad de una porción (14 g) de alimentos menos saludables por frutos secos se asoció con menor aumento de peso en un intervalo de cuatro años y menos aumento de peso a largo plazo en general, así como un menor riesgo de padecer obesidad.

Los investigadores sugieren que los mecanismos para las asociaciones observadas que relacionan el consumo de almendras con un menor riesgo de aumento de peso son multifactoriales, pero se pueden atribuir a un mayor contenido de fibra en los frutos secos. Esto puede retrasar el vaciado gástrico, incrementar la saciedad, suprimir el hambre y el deseo de comer.

Un puñado de almendras —que aproximadamente representa 23 piezas— incluye seis gramos de proteína y son una buena fuente de fibra. Evidencia científica sugiere, aunque no prueba, que comer un puñado por día de la mayoría de las nueces, como almendras, también puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular. Una porción de almendras (30 g) contiene 13 gramos de grasa insaturada y solo un gramo de grasa saturada.