Uruguay
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Importadores y carniceros reclaman al gobierno que permita importar más pollo

Se reanudó la polémica sobre el abasto al consumidor de carne de pollo y su precio, con el foco puesto especialmente la suprema (es lo más demandado), con actores en la cadena agroindustrial avícola que entienden que el producto escasea y que su valor ascendió bruscamente.

Esa mirada es cuestionada por otros dos sectores de la cadena, los productores y las industrias locales que, según supo El Observador, están considerando la situación y se expresarán durante este lunes, dado que entienden que hay afirmaciones incorrectas y datos manejados de modo inadecuado, con base en intereses empresariales que no van de la mano con los del sector productivo, industrial y consumidor.

Responsabilizan al gobierno

En un comunicado remitido a El Observador este fin de semana, directivos de la Asociación de Distribuidores e Importadores de Carne de Uruguay (ADICU) y de la Unión de Vendedores de Carne (UVC) anuncian que harán gestiones ante autoridades de gobierno y legisladores, pues entienden existe un estado de “alerta” por falta de algunos cortes de pollo en el mercado y aumento de precio, responsabilizando al gobierno, que le puso tope a las importaciones.

Aluden a estadísticas que señalan la “falta de pollo en el mercado, un constante e ininterrumpido aumento del precio por encima del IPC y una baja del consumo de este producto en la mesa de las familias uruguayas”.

Carniceros e importadores sostienen que esa situación “tiende a agravarse” si el gobierno sigue adelante con la limitación en la importación de pollo, la cual ya lleva seis meses y “comienza a perjudicar a los clientes uruguayos”.

Juan Samuelle

Carne aviar importada.

Presión de la industria 

Jorge López, presidente de ADICU, opinó que el gobierno “ante la presión de la industria nacional” tomó una medida “demasiado drástica” (limitando las importaciones) y aseguró que “es momento de corregirla”.

Explicó que "esta limitación ha provocado que suban los precios del pollo y que falten productos avícolas en el mercado", como la suprema, uno de los cortes más consumidos.

“La cuota para importación que puso el gobierno es muy baja, y esto quedó demostrado con la falta de producto y la suba de precio. En el caso de la suprema, se viene la época de mayor consumo de este corte, por lo que consideramos que el Gobierno ya tendría que rever la posibilidad de ampliar los volúmenes habilitados para importación de modo de corregir esta situación antes de fin de año”, indicó, y aseguró que están a la espera de una respuesta, pero la inquietud “aumenta”.

 López sostuvo que la cuota establecida por el gobierno para la importación no llega a ser más de un 5% del mercado.

“Si vamos al detalle de cómo se compone esa cuota en lo que son cortes con hueso y cortes sin hueso, la incidencia de cortes sin hueso es menor a un 2%. Entonces, realmente es muy difícil que de esa manera se pueda tener un efecto positivo en los precios al consumo, que es un poco lo que busca la importación y el libre mercado, es decir, poder acceder a oferta mundial de pollo, que hoy en día sabemos que está en un promedio de 2000 dólares la tonelada, son precios que realmente podrían tener una incidencia positiva en los productos que el consumidor adquiere en Uruguay”, afirmó.

“Estamos hablando de que el año pasado teníamos una suprema de 250 pesos, y hoy en día, si uno hace una evaluación rápida de las grandes superficies, es un producto que asciende a los 500 pesos el kilo”, afirmó el presidente de la ADICU.

López explicó que si se compara agosto de 2022 con agosto del 2023, “la variación es de un 8,7%, lo cual está por encima del IPC”.

“Como importadores tratamos de ser un eslabón más en la cadena para proveer al consumidor una oferta de productos accesible, pero para eso también necesitamos un compromiso del gobierno que acompañe”, sostuvo.

Consumo baja "casi un 4%"

El presidente de la UVC, Hebert Falero, afirmó que hubo una baja del consumo, cuando “el sector aviar venía con un incremento positivo y sostenido en la venta (…) se ve una baja del 2,3% en el consumo de la carne aviar, si lo proyectamos anual, estaríamos frente a una baja de casi un 4%, que es totalmente opuesto a lo que viene pasando en los últimos años”.

El ingreso de pollo importado hace que su precio sea más competitivo y se incremente la venta. Cuando no hay importación el precio del pollo se dispara en el mercado interno. Es un mercado muy chico y está cautivo de muy poca gente y eso hace que no sea estable su precio”, aseguró.

Para Falero, “la importación le otorga transparencia al mercado interno y aparte, obliga a competir. Cuando se vinieron los supermercados los carniceros estábamos como locos y sin embargo tuvimos que competir. En esa competencia hubo gente que quedó por el camino. En realidad, el que no es eficiente queda por el camino, desgraciadamente es así. Tenemos que cambiar la mentalidad. El pollo debe tener un valor estabilizado y marcado por el mercado internacional, como sucede con la carne roja”.

Importadores y carniceros proponen que se aumente la cuota para importar: “No estamos hablando de algo que puede ser una ilusión, sino basándonos en datos reales: en octubre y noviembre del año pasado, cuando se importaron cantidades razonables, el público la aceptó y tenía las dos posibilidades, nacional e importada, pudiendo así acceder al producto a un precio normal y a nivel regional”, dijo López.

“Creo que se puede corregir y convivir la importación con la producción local. El público puede acceder a elegir qué consumir, y la industria nacional puede seguir trabajando con el impulso que le da el gobierno, mediante la facilidad a la industria para que pueda ingresar en el mundo de la exportación”, afirmó.