USA

ANÁLISIS | El terror en Francia reaviva un debate nacional sobre el derecho a ofender

(CNN) — Por segunda vez en unas semanas, Francia se recupera de la devastación de un brutal ataque con cuchillo que las autoridades atribuyen a un terrorista islámico.

El jueves, tres personas murieron apuñaladas en una iglesia en la ciudad francesa de Niza. Si bien la investigación aún está en curso, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo después del incidente que el país estaba siendo atacado por «locura islámica y terrorista».

Los asesinatos del jueves siguen al asesinato el 16 de octubre de Samuel Paty, un maestro en el suburbio de Éragny, al norte de París.

Fue decapitado después de mostrar a los estudiantes de su clase dibujos animados publicados en la revista satírica Charlie Hebdo, que representan al profeta Mahoma.

Un refugiado checheno de 18 años admitió el asesinato en una publicación en las redes sociales antes de ser asesinado a tiros por la policía.

Francia: de Charlie Hebdo al terror en Niza

El nombre Charlie Hebdo le resultará familiar a cualquiera que recuerde los ataques terroristas que tuvieron lugar en 2015, cuando hombres armados entraron a la fuerza en las oficinas de la revista en París y asesinaron a 12 personas.

Los atacantes supuestamente dijeron que estaban vengando al profeta Mahoma. Charlie Hebdo, una pequeña revista conocida por sus imágenes y artículos provocativos y a menudo ofensivos, había publicado caricaturas del profeta en 2012.

Muchos musulmanes consideran que las imágenes del profeta Mahoma son muy ofensivas.

Los ataques recientes son recordatorios de las tensiones en la sociedad secular de Francia, que frecuentemente ensalza los valores de la libertad de expresión y la libertad de practicar la religión.

Francia es el hogar de 5 millones de musulmanes, muchos de los cuales viven en áreas más pobres y a menudo son marginados de la política y los medios de comunicación.

La gran mayoría de ellos no apoyan el extremismo islámico, pero a menudo se enfrentan a estereotipos injustos, dicen los expertos.

«Creo que ha habido un intento de islamizar la pobreza en Francia por parte de la ultraderecha que se había desangrado en la política y los medios de comunicación dominantes. Haciendo que la gente vea el crimen en los suburbios como un problema musulmán, en lugar de un problema socioeconómico», dice Myriam Francois, investigadora asociada en el Centro de Estudios Islámicos, SOAS, Universidad de Londres.

LEE: Ataque «terrorista» en Niza: lo que sabemos sobre el apuñalamiento que ha sido calificado de acto terrorista

Retórica antimusulmana

El hecho de que haya una audiencia para la retórica antimusulmana en el país no será una novedad para nadie que recuerde las elecciones francesas de 2017, que se redujeron a una segunda vuelta entre el ahora presidente Emmanuel Macron y Marine Le Pen, quien entonces lideró el Frente Nacional Francés de ultraderecha.

Macron pudo haber ganado cómodamente, pero más de 10 millones de votantes franceses apoyaron a Le Pen, una candidata antiinmigración que afirmó que a Francia «la ataca el Islam radical».

La creciente popularidad del partido de Le Pen llevó las preocupaciones sobre el Islam a la corriente principal. Y los políticos franceses introdujeron leyes controvertidas en 2010 que prohibían a las mujeres musulmanas usar niqabs y burqas en ciertos entornos.

Tanto las actitudes de ultraderecha como la larga tradición de secularismo de Francia pueden influir en las decisiones de las figuras públicas en los medios de comunicación franceses y en la política de criticar el Islam de maneras a veces radicales y burlonas.

Aurelien Mondon, de la Universidad de Bath, que se especializa en el populismo de ultraderecha, describe esto como «golpear» a una minoría que ya lucha.

«Francia tiene una larga historia de medios satíricos, y tradicionalmente golpea como lo hizo Charlie Hebdo. En los últimos años, ha comenzado a golpear particularmente cuando se trata de musulmanes. Cuando haces eso en un país donde hay islamofobia, existe un riesgo real de crear más estigma y exclusión”, dice Mondon.

Secularismo de Francia

Mondon cree que algunos están malinterpretando el principio histórico de secularismo de Francia.

«La ley de 1905, que separaba a la Iglesia del Estado, establecía claramente que se enfrentarían sanciones si se obliga a alguien a seguir una religión e igualmente si se evita que alguien siga su religión. En el contexto de la Francia moderna, lo que estamos viendo es lo último con mujeres y niñas obligadas a quitarse el hiyab, niqabs y burkas».

Francia tiene una larga y apreciada tradición de libertad de expresión. Y no puede haber ninguna justificación para atacar a los caricaturistas o periodistas por lo que dicen o dibujan.

Tras los atentados contra Charlie Hebdo, muchos franceses manifestaron su apoyo al ejercicio incondicional de la libertad de expresión con el lema #JeSuisCharlie.

Pero el discurso de odio no debe confundirse con una parte integral de la identidad francesa, dice Francois.

«Es muy posible estar horrorizado por los asesinatos que han tenido lugar y al mismo tiempo creer que lo que hace Charlie Hebdo es ofensivo», dice.

LEE: Hombre decapita a un maestro en un suburbio de París, informa fiscal de antiterrorismo de Francia

«El problema para Francia es cuando la gente comienza a fingir que el derecho de Charlie Hebdo a ofender es un barómetro de identidad nacional. Básicamente prohíbe un punto de vista e implica que si no apoyas a Charlie Hebdo, no eres completamente francés».

Apoyo a Charlie Hebdo

Las cosas se complican aún más cuando el Estado parece respaldar a un lado en particular. Macron ha apoyado públicamente el derecho de Charlie Hebdo a publicar lo que quiera.

Paty mostró las imágenes en una clase sobre libertad de expresión respaldada por el sistema educativo francés.

Y la primera página de Charlie Hebdo se proyectó en edificios públicos en Toulouse y Montpellier, que tienen poblaciones musulmanas sustanciales, la semana pasada.

Los líderes del mundo musulmán también han tomado partido esta vez.

El presidente de Turquía, Erdogan, ha acusado a Macron de discriminar a los musulmanes. Ha cuestionado si necesita «algún tipo de tratamiento mental» y ha alentado un boicot global de los productos franceses. El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, también acusó a Macron de atacar al Islam.

Un portavoz del Palacio del Elíseo, sede de la presidencia francesa, le dijo a CNN que los ataques de Erdogan son «peligrosos en todos los sentidos».

MIRA: Protestas en varios países musulmanes: algunos llaman a boicotear los productos franceses tras declaraciones de Macron contra el islamismo radical

Y este es el problema aparentemente imposible que Francia enfrenta una vez más. Por un lado, la libertad de expresión, incluso el derecho a ofender, es una piedra angular de la sociedad francesa.

Por otro lado, cuando el Estado defiende las expresiones de opinión groseras, provocadoras u odiosas, se corre el riesgo de fomentar el sesgo contra la mayoría de los musulmanes franceses, que no son extremistas y no apoyan el terrorismo.

Mondon dice: «Si no comenzamos a discutir los problemas sociales más amplios que enfrenta Francia, permitimos la narrativa de dos Francias: musulmanes por un lado; franceses por el otro. Y ese tipo de división no solo es incorrecta, sino exactamente lo que los terroristas quieren».

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Football news:

Goodbye, Dad Buba Diop. Thanks to you, I lived the most memorable tournament of my childhood
Nuno about 2:1 with Arsenal: We played amazing, very proud. Jimenez recovered
Arsenal scored 13 points in 10 opening matches - the worst result in 39 years
West Brom can be bought by us investors. The Chinese owner of the club wants 150 million pounds
Lampard on Mourinho's words about ponies: You have Kane, Son, bale and alli. We are all fighting to win the Premier League
Mourinho on winning the Premier League: Tottenham are not in the race, because we are not a horse, but a pony
Laurent Blanc: I will return to football, but in children's. Now coaches are being asked to increase the cost of players, I don't like it