El Gobierno de Italia lanzó este martes la plataforma “Cashless”, con la que, a partir de la semana que viene, premiará con reembolsos a quienes paguen sus compras con tarjeta u otros sistemas electrónicos con el fin de combatir la evasión fiscal.

Los consumidores residentes en Italia y mayores de edad podrán acceder a este sistema a través de la aplicación móvil “IO”, que agrupa todos los servicios de la administración pública italiana, según anunció el Gobierno.

El objetivo es incentivar el uso de las tarjetas de crédito, débito u otros formatos de pago electrónico en actividades cotidianas como un café, en el bar o en la peluquería, y de este modo combatir la evasión fiscal.

Este martes se habilitó el portal de internet “Cashlessitalia.it” con las instrucciones para participar en este sistema, que tiene como eslogan “Usa las tarjetas, gana y ayuda al país”.

La primera experiencia del programa partirá ante la Navidad con “Extra Cashback”: En un solo mes, entre el 8 y el 31 de diciembre se reembolsará el 10 % del total gastado en al menos 10 compras con tarjeta, hasta un máximo de 150 euros.

Tras la campaña navideña, a partir del 1 de enero de 2021, los consumidores podrán obtener hasta el reembolso del 10 % de sus compras con tarjeta en tiendas, bares, restaurantes, supermercados, centros comerciales o talleres de artesanía.

Si cada seis meses se realizan un mínimo de cincuenta pagos se recibirá el 10 % del gasto total, hasta un máximo de 150 euros (no entran en la promoción las compras por internet).

Además se ha creado la versión “Súper Cashback”, con la que los cien mil consumidores que sumen un mayor número de compras con tarjeta en un semestre recibirán un reembolso de 1,500 euros, lo que permitirá recuperar hasta 3,000 euros al año.

El Gobierno italiano señala que en este caso lo que cuenta es el número de compras, no el importe, por lo que, por ejemplo, pagar un café cuenta lo mismo que adquirir un televisor.

Por otro lado desde 2021 se impulsará la Lotería de los Recibo, con la que las facturas de las compras hechas con tarjeta servirán como boletos de lotería con los que se opta a premios de hasta cinco millones de euros.