El uso de plataformas digitales para mejorar la enseñanza en la educación es una realidad que permite al docente controlar al estudiante y evitar que se entretenga con temas que no forman parte de las clases en las que deben estar inmersos.

La tecnología hace a un lado ese papel de “vigilante” del maestro que recorre el aula, colocarse detrás del estudiante y ver lo qué hace, además de que ayuda a disminuir la brecha digital.

Esto se puede lograr con las aplicaciones educativas The Classroom, Schoolwork y Apple Teacher, que en el país promueve la empresa tecnológica OneClick, única empresa certificada en la República Dominicana por Apple como Apple Premium Redeller. Funciona en los Estados Unidos y Argentina.

Las aplicaciones facilitan al docente que desde su iPad, pueda rastrear en tiempo real a sus alumnos y evitar distracciones en el aula.

Sus promotores Gustavo Lannuzzelli y Jorge Valenzuela aseguran que esa supervisión es posible, sin que se invada o afecte la privacidad de lo que observan los estudiantes, porque el tema de seguridad está cubierto.

Partiendo de que en República Dominicana 5.4 millones de personas utilizan Google para informarse sobre productos y servicios y 4.7 millones Youtube, para entretenerse, Lannuzzelli y Valenzuela, promueven las competencias digitales educativas.

Explica Lannuzzelli que la implementación de la tecnología en la educación busca estimular la calidad de la enseñanza, aumentar la eficiencia en las instituciones educativas y reducir la brecha digital, lo que garantiza a través del uso del Ipad.

Asegura que el dispositivo tecnológico es el producto de mayor utilidad para la enseñanza y el aprendizaje, porque en él lo estudiantes encontrarán una herramienta para encontrar distintas formas de soluciones y resolver problemas del día a día.

Los servicios educativos digitales facilitan el aprendizaje colaborativo y la creación de nuevas tecnologías evolucionan la forma tradicional del consumo de informaciones.

Lannuzzelli pone como ejemplo el Schoolwork, que asegura acorta la brecha digital, porque incrementa el trabajo colaborativo entre estudiantes.

Afirma que la aplicación ayuda a los profesores a asignar hojas de trabajo, visualizar el progreso de proyectos y los alumnos tienen la posibilidad de trabajar en línea de una manera dinámica, interactiva y visual.

Otra de las facilidades de esos servicios es que los padres tienen la oportunidad de verificar las clases y las tareas que tienen sus hijos y abarca todas las áreas de enseñanza.

Esos programas también tienen el beneficio de utilizan el dispositivo tecnológico, los cuales están diseñados con la capacidad de tener múltiples usuarios en un mismo equipo en el que el profesor puede asignar un mismo tema a diferentes estudiantes, según cambie de aula, además, de que el software es compactible con cualquier plataforma educativa, a través del programa Mobile device management (“MDM, en español gestión de dispositivos móviles»).

Aseguran los promotores que eso implica ahorro de costos a los padres y a la institución educativa.