El presidente Danilo Medina otorgó 267 pensiones, mediante los decretos 205-20, del pasado 4 de junio, y 206-20, del 15 de junio.

De esas personas beneficiadas, 253 son por antigüedad en el servicio.

Del total, seis son por discapacidad y a ocho le fueron elevadas sus pensiones.

En el artículo 5 del decreto 205-20, el mandatario dispuso que el pago de toda pensión otorgada por el Poder Ejecutivo con cargo al Fondo de Pensiones y Jubilaciones de la Ley de Presupuesto General del Estado tenga efectividad a partir de la fecha en el que el beneficiario formalice su solicitud de inclusión en la nómina de los jubilados y pensionados civiles del Estado ante la Dirección General de Jubilaciones y Pensiones a cargo del Ministerio de Hacienda.

Medina estableció que la Dirección General de Jubilaciones y Pensiones tendrá un plazo de tres meses para ser efectivo el pago de las pensiones, a partir de la fecha que el interesado haya tramitado su solicitud de inclusión a la nómina de pensionados.

También que el pago de la pensión se considerará efectivo y con derecho a pago retroactivo luego de cumplido dicho plazo.