Las fuerzas de seguridad de Estados Unidos interceptaron esta semana un paquete que contenía veneno de ricina y que iba dirigido al presidente de la nación norteamericana, Donald Trump, según informaron este sábado fuentes de CNN y AP.

El paquete no llegó al destino, ya que todos los correos y envíos pasan por una extensa revisión en una instalación externa antes de llegar a la Casa Blanca. La presencia del veneno se confirmó a partir de dos pruebas realizadas, detalló CNN.

Por su parte, el FBI confirmó a Washington Examiner que están investigando junto con sus socios del Sevicio Secreto y el Servicio de Inspección Postal "una carta sospechosa recibida en una instalación de correos del Gobierno de Estados Unidos". "En este momento, no se conoce ninguna amenaza a la seguridad pública", aseguró el FBI.