SD. El requerimiento de la tarjeta de vacunación para acceder a los lugares públicos continúa generando inconvenientes para algunos ciudadanos que aunque se han inoculado y presentaron su certificación, han sido impedidos de visitar algunos lugares.

Ayer un ciudadano de nombre Wilkins Heredia, que dice haber llegado del extranjero, denunció que llevó consigo un certificado digital a un espacio público, que según él, cumple con todos los requisitos de seguridad y no se lo aceptaron. También le prohibieron la entrada.

El gastroenterólogo Joel Rivera también mostró malestar luego de que le rechazaran su certificado de inoculación en un banco comercial. De acuerdo con la versión de Rivera, cuando llegó al banco les pidió a los servidores que escanearan el código QR para validar la información y, supuestamente, representantes de la entidad bancaria le expresaron que no tenían el aparato.

El ministro de Salud, Daniel Rivera, manifestó a Diario Libre que no todos los lugares públicos e instituciones privadas tienen la facilidad de contar con una herramienta para verificar si el código QR es válido. Y que si las diferentes instituciones no conocen el documento extranjero presentado, por seguridad, no lo van aceptar.

En los tribunales

Ayer hubo una breve, pero acalorada audiencia, en la que las juezas de la Tercera Sala del Tribunal Superior Administrativo (TSA) intentaron conocer varios recursos de amparos, cuya finalidad es que se anule la obligatoriedad de presentar tarjetas de vacunación contra el COVID-19 para acceder a lugares públicos.

Sin embargo, varios incidentes imposibilitaron el desarrollo de la vista, la cual fue aplazada para el próximo 26 de octubre.

Otro de los recursos en el TSA fue aplazado para el viernes 22 de octubre.