Venezuela

Cuatro factores que explican por qué es tan difícil una reconciliación entre EE. UU. y Cuba

Han sido aliados y adversarios, pero nunca indiferentes ante el otro.

Estados Unidos y Cuba han mantenido una difícil y compleja relación desde que la isla obtuvo su independencia de España hace más de 120 años.

A lo largo de todas estas décadas, la potencia del norte ha sido un actor determinante para lo que ocurre en la isla.

Tal vez su punto más álgido fue durante la Guerra Fría, cuando a cambio de la ayuda y protección soviética, La Habana se ofreció a Moscú como una cabeza de playa desde la cual misiles nucleares podían amenazar objetivos clave del sur del EE.UU., incluyendo la desembocadura del río Misisipi, las principales instalaciones petroleras, así como importantes puertos del país.

Por su parte, Cuba ha sido uno de los países de América Latina que más influye en la vida política de Estados Unidos.

La isla ha seguido siendo relevante aún después del fin de la Guerra Fría, cuando dejó de representar una amenaza de seguridad para su vecino del norte.

La desaparición de la Unión Soviética no trajo, como muchos esperaban, la caída del comunismo en Cuba y su retorno a la órbita de influencia estadounidense.

Tampoco se ha producido una normalización de las relaciones, similar a la que sí ha ocurrido, por ejemplo, entre Estados Unidos y Vietnam, que no solamente sigue siendo un país comunista con un sistema de partido único como Cuba, sino que además libró una larga y sangrienta guerra contra Estados Unidos.

Pese a que la cercanía geográfica les impone numerosos retos comunes y al restablecimeinto de las relaciones diplomáticas y el deshielo ocurrido entre los gobiernos de Barack Obama y Raúl Castro entre 2014 y 2017, Washington y La Habana no han logrado superar décadas de distanciamiento.

BBC Mundo te cuenta 4 factores que han dificultado su reencuentro.

1. El peso de la historia y del nacionalismo
Aunque se implicó de forma tardía en la guerra de independencia de Cuba, Estados Unidos estableció la ocupación militar de la isla tras la derrota española en 1898.

El nacimiento formal de la República de Cuba no se produciría hasta 1902, con la entrada en vigor de una Constitución que, entre otras cosas, concedía a Estados Unidos el derecho de intervenir en la isla y el arrendamiento del territorio que aún hoy ocupa la base militar de Guantánamo.

Posteriormente hubo algunos cambios legales (así como otras intervenciones militares de EE.UU.) pero, en general, Washington mantuvo un alto nivel de injerencia en la isla que marcó las relaciones bilaterales antes y después de la Revolución cubana.

«El dominio político y económico de Estados Unidos antes de 1959 era ofensivo para el nacionalismo cubano. De parte de EE.UU., la resistencia de Cuba a esta dominación, especialmente después de 1959 era inexplicable», le dice a BBC Mundo William LeoGrande, profesor de Gobierno en la Escuela de Asuntos Públicos de la American University.

«He leído todos esos documentos del gobierno de Estados Unidos del periodo entre 1959 y 1961 y allí se percibe un sentimiento entre los funcionarios estadounidenses de que ‘estos jóvenes radicales’ les estaban quitando Cuba, era como si la isla fuera parte de EE.UU», agrega.

LeoGrande afirma que existen unos lazos emocionales muy complejos entre ambas culturas, que se conocen y se atraen mutuamente.

El experto considera que esos vínculos son una de las razones más profundas y persistentes por las cuales se ha hecho difícil establecer una relación más normal entre ambos países.

Sobre la tesis según la cual Washington sigue resentido hacia La Habana por la «humillación» que significó la «pérdida» de Cuba y el establecimiento de un gobierno comunista apenas a 150 kilómetros de Florida, LeoGrande señala que este elemento puede haber jugado un papel, pero destaca que Vietnam propinó una «humillación» aún mayor a EE.UU., lo que no ha evitado un reencuentro entre ambos.

2. La Guerra Fría
La adopción de un sistema comunista de partido único y la alineación de La Habana con Moscú durante la Guerra Fría fueron durante décadas un importante obstáculo para la normalización de las relaciones con Washington.

«Estados Unidos vio como una traición que Cuba se pusiera del lado de la Unión Soviética, además de que al hacerlo se convirtió en una verdadera amenaza a la seguridad nacional estadounidense», señala LeoGrande, autor del libro Back Channel to Cuba, en el que recoge las iniciativas de diálogo con La Habana adelantadas -muchas veces en secreto- por los presidentes estadounidenses desde Dwight Eisenhower hasta Barack Obama.

En 1962, poco más de un año después de que Castro anunciara que Cuba sería un país socialista, se produjo la crisis de los misiles, cuando las fuerzas soviéticas intentaron desplegar en la isla armas nucleares que estarían apuntando hacia Estados Unidos.

El episodio, considerado como el momento en el que el mundo ha estado más cerca de una guerra nuclear, produjo una grave crisis que se resolvió a través de negociaciones directas entre Washington y Moscú, en las cuales Estados Unidos renunció a ejecutar o apoyar cualquier intento de invadir la isla.

Cuba además albergó el centro radioelectrónico de Lourdes, considerado como la mayor instalación de espionaje de la Unión Soviética fuera de su territorio, que contaba con sofisticadas antenas y equipos de escucha usados para interceptar las comunicaciones estadounidenses entre 1964 y 2002.

3. Intereses económicos
Pese a las décadas de distanciamiento, la relación entre Washington y La Habana sigue enturbiada por disputas económicas sin resolver.

Durante los primeros años tras su llegada al poder, la Revolución cubana estatizó las propiedades de las empresas estadounidenses en Cuba.

Las primeras expropiaciones se produjeron en 1959, cuando a través de una reforma agraria fueron confiscadas tierras propiedad de empresas estadounidenses.

En los meses siguientes, se verían también afectados los bienes de numerosas empresas como la Compañía Cubana de Teléfonos, que era propiedad de la estadounidense ITT.

Siga leyendo en BCC MUNDO

SuNoticiero

Football news:

Van Dijk on the 1st match after injury: 285 days ago, my return began. The work continues
Director of Sassuolo: Locatelli wants to go to Juventus, but Torino need to negotiate with us
Pochettino did not think about leaving for Real Madrid or Tottenham: There was always clarity in relations with PSG
Diving into the Russian Cup: the Orthodox club from Domodedovo, Krasava and Kairat is one step away from the match with the RPL team
Man City will sell midfielder Ilic to Verona for 7.5 million euros. He spent a year on loan there
Roma and Genoa agreed on the lease of Shomurodov with a mandatory purchase for 17.5+2.5 million euros. The contract will be signed on Monday
Van Dijk played for Liverpool for the first time in 9 months