Venezuela

EE.UU. considera prohibirle la entrada al país a los miembros del partido comunista chino

La administración Donald Trump está considerando una prohibición radical de viajes hacia los Estados Unidos por parte de miembros del Partido Comunista chino y sus familias. Según expertos, aseguran que la medida podría provocar represalias contra los estadounidenses que buscan ingresar o permanecer en China. y exacerbar las tensiones entre las dos naciones.

La proclamación presidencial, aún en forma de borrador, también podría autorizar al gobierno de los Estados Unidos a revocar las visas de los miembros del partido y sus familias que ya están en el país, lo que llevaría a su expulsión.

Parte del lenguaje propuesto también tiene como objetivo limitar los viajes hacia los Estados Unidos por parte de miembros del Ejército Popular de Liberación y ejecutivos de empresas estatales, aunque es probable que muchos de ellos también sean miembros del partido.

Los detalles del plan aún no han sido finalizados, mientras que el presidente Trump podría rechazarlo. Si bien el presidente y sus estrategas de campaña han tenido la intención de retratarlo como un candidato duro contra China para conquistar la reelección, Trump ha vacilado violentamente tanto en su lenguaje como en sus acciones sobre el gobierno chino desde que asumió el cargo en 2017, ha criticado a China por algunos problemas, particularmente en el comercio.

El partido comunista chino tiene 92 millones de miembros. Casi tres millones de ciudadanos chinos visitaron los Estados Unidos en 2018, aunque las cifras se han desplomado debido al coronavirus y a la prohibición actual de la mayoría de los viajeros procedentes de China.

El gobierno de los Estados Unidos no tiene conocimiento del estatus de la gran mayoría de los miembros del partido que están en el país, por lo tanto, tratar de identificarlos de inmediato para evitar su entrada o expulsar a los que ya están en el territorio norteamericano sería difícil.

La orden presidencial citaría el mismo estatuto en la Ley de Inmigración y Nacionalidad utilizada en una prohibición de viaje de 2017 en varios países predominantemente musulmanes que le da al presidente el poder de bloquear temporalmente los viajes a los EEUU a ciudadanos extranjeros que se consideran “perjudiciales para los intereses”. del gobierno norteamericano. » La prohibición de 2017 se libró en los tribunales y se expandió este año.

Una prohibición tan fuerte sería considerada como una acción provocadora contra el régimen de China por parte de Estados Unidos, desde el comienzo de la guerra comercial entre los dos países en 2018, distanciaría aún más las relaciones entre ambos países, incluso después de varios años de enfrentamientos abiertos en el terreno de la economía y tecnología. Lo que ha llevado a algunos diplomáticos y analistas a hacer comparaciones con una nueva Guerra Fría.

Funcionarios de la Casa Blanca, del Departamento de Estado y el Departamento de Seguridad Nacional han participado en la discusión sobre la prohibición.

Los portavoces del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca y el Departamento de Estado declinaron hacer comentarios al respecto.

En los últimos meses, altos funcionarios de la administración han tratado de establecer una distinción entre los miembros del partido y los demás chinos, diciendo que la tolda comunista debe ser castigado por sus acciones, y sus ambiciones globales deben ser frustradas.

Han denunciado en voz alta lo que llaman los males del Partido Comunista Chino, señalando el papel de sus funcionarios en el encubrimiento del brote inicial de coronavirus, las detenciones de un millón o más de musulmanes en campos de internamiento y el desmantelamiento de las libertades civiles en Hong Kong.

El Partido Comunista es una fuerza muy poderosa que está inmiscuida en la vida de los china. Mientras que sus líderes mantienen el control de la política interna y externa, aquellos en niveles inferiores manejan to lo demás, desde la supervisión de las escuelas hasta la gestión de la gobernanza a nivel de vecindario.

En las últimas décadas, muchos ciudadanos se unieron para obtener una ventaja en una amplia gama de sectores: negocios, academia e incluso las artes. Muchos miembros del partido no se ajustan a la ideología oficial; algunos son cristianos que asisten a iglesias clandestinas, por ejemplo.

Muchos chinos fuera del partido elogian a los principales líderes pero se quejan de la corrupción entre los funcionarios locales.

Según la estimación de la administración interna, contando tanto a los miembros del partido como a sus familias, la prohibición podría limitar técnicamente los viajes a los Estados Unidos para hasta 270 millones de personas.

“La abrumadora mayoría de los miembros del partido no tienen participación ni aportes en la formulación de políticas de Beijing, por lo que perseguir a todos los miembros del partido es como que China sancione a todos los republicanos por frustraciones con Trump“, dijo Jude Blanchette, una académica china en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington. “Tal medida inflamaría la opinión pública en China, ya que se enfocaría en casi el 10 por ciento de toda la población china y lo haría en base a afirmaciones generales de culpa”.

En mayo, funcionarios estadounidenses dijeron que el gobierno estaba cancelando las visas de estudiantes graduados o de nivel superior en los Estados Unidos que tenían vínculos con ciertas instituciones militares chinas, la primera prohibición de una categoría de estudiantes chinos, que constituyen el grupo internacional más grande de estudiantes en el pais.

Después de que Trump firmó el martes la Ley de Autonomía de Hong Kong, se esperaba que el Departamento de Estado propusiera de los nombres de funcionarios chinos que supervisen la represión en Hong Kong por visas y sanciones económicas.

Además de la prohibición de viajes de 2017, la administración Trump ha establecido otras restricciones de entrada.

Este año, durante la pandemia, ha prohibido la entrada a la mayoría de los ciudadanos de China, así como a los de la Unión Europea y algunas otras naciones y el mes pasado, bloqueó las visas de empleo y extendió las restricciones a la emisión de green cards, una medida que mantendría a 525.000 trabajadores extranjeros fuera de los Estados Unidos por el resto del año.

El Departamento de Estado también ha anunciado restricciones de visa para varias categorías de ciudadanos chinos. Estos incluyen funcionarios responsables del internamiento masivo y vigilancia de minorías étnicas musulmanas en la región de Xinjiang y periodistas que trabajan en los Estados Unidos.

El miércoles, el secretario de Estado Mike Pompeo anunció la prohibición de algunos empleados de compañías tecnológicas chinas, incluida Huawei, que “brindan apoyo material a los regímenes que se dedican a abusos contra los derechos humanos en todo el mundo”.

Y agregó: “Las compañías de telecomunicaciones de todo el mundo deberían considerarse con aviso: si están haciendo negocios con Huawei, están haciendo negocios con personas que violan los derechos humanos”.

Los funcionarios de seguridad nacional han tratado de impulsar políticas duras sobre China que están diseñadas para contrarrestar lo que ven como acciones expansionistas peligrosas por parte de líderes y agencias chinas.

La pandemia y las recientes acciones de Beijing sobre Hong Kong han ayudado a deteriorarlas relaciones entre las dos naciones al punto más bajo en décadas.

Al mismo tiempo, algunos de los principales asesores económicos de Trump han promovido un enfoque más suave hacia China, advirtiendo sobre un mayor daño a la economía mundial y la caída de los mercados de valores.

Es probable que esos asesores y aliados entre los ejecutivos estadounidenses se opongan a una prohibición general de visas para los miembros del Partido Comunista, algunos de los cuales hacen negocios con corporaciones estadounidenses.

Una prohibición general otorgaría al Departamento de Estado nuevos poderes para impedir que los principales líderes políticos y comerciales chinos y sus familias ingresen a los Estados Unidos.

También permitiría al departamento formalizar un proceso mediante el cual los funcionarios estadounidenses podrían preguntar sobre el estado del partido durante las entrevistas de solicitud de visa y en los formularios. Según el borrador de la proclamación, el Departamento de Seguridad Nacional compartiría la responsabilidad de llevar a cabo la prohibición.

Varios ciudadanos chinos que han viajado a los Estados Unidos en los últimos años dijeron que no recordaban haber recibido ninguna pregunta durante las solicitudes de visa sobre si eran miembros del partido.

El lenguaje en el borrador de la proclamación legislativa enfatiza el comportamiento atroz reciente de China, en particular el robo de propiedad intelectual por parte de los actores estatales chinos y las llamadas prohibiciones de salida utilizadas por los funcionarios de seguridad para evitar que algunos ciudadanos estadounidenses salgan de China.

Infobae

SuNoticiero

Football news:

The baby may get angry and leave. Luis Suarez Miramontes about Messi
Joan Laporta: bartomeu's Words are a manifestation of cowardice and failure
Neuer on Ter Stegen: a Great result for Bayern, but I don't want my teammates to experience this
Messi is painful to watch. He did not help with goals and assists, in his eyes – hopelessness
Barcelona will be fired after Selena 2:8 from Bavaria (Fabrizio Romano)
Neymar went further than Barca in the Champions League for the first time after moving to PSG
Philippe Coutinho-transfer nightmare that brought Barcelona a lot of pain