logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Mexico

Norte

25 de Agosto de 2019

Las brújulas son instrumentos muy útiles cuando se ubica bien dónde está el norte. Si no sucede así te pierdes, aunque la tengas en la mano. Por eso siempre es importante contar con una dirección de hacia dónde deseas ir.

Ahora que nuestro odio cotidiano se destila en redes sociales, podemos observar muchas quejas que parecen surgir de la incertidumbre sobre el rumbo que lleva este cambio de época.

A esos reclamos, se le suman los rechazos a la forma de gobernar y a las medidas que toma un Presidente que, guste o no, lleva una carrera entera siendo congruente con sus principios, sus ideas, sus aficiones y sus aversiones. Es decir, no ha engañado a nadie.

Todavía está por verse (apenas van nueves meses) si con estas decisiones ya se encontró el norte y vamos hacia la dirección en la que la mayoría votamos el año pasado, sin embargo, creo que el Presidente sale una mañana sí, y otra también, a comunicar abiertamente hacia dónde va en este sexenio. Si su equipo de trabajo, su partido o cualquier otro involucrado lo interpreta igual, eso es otro asunto, pero él tiene un destino y pienso que será difícil apartarlo de éste.

Pero, dicen los que saben, que gobernar también es modificar el camino. Puede ser cierto, aunque si la meta es la misma, esta flexibilidad es más que bienvenida, no obstante, si hay que cambiar a cada rato de ruta, las posibilidades de extraviarse son seguras, basta con revisar los últimos tres sexenios.

Hasta el momento, este cambio de época no es tan malo como anuncian, aunque tampoco tan bueno como afirman sus fervientes promotores. Es el inicio de un sexenio, nada más, pero nada menos, con una situación económica internacional compleja y con resistencias políticas sólo vistas en épocas de transición en la historia de México.

También cuenta que vivimos en una época de información —y desinformación— instantánea que no se parece a ninguna otra e influye y manipula con una velocidad abrumadora.

En ese sentido, el mundo es diferente y la realidad de México está insertada en éste. El modelo de globalización y de explotación de recursos tendrá que modificarse si queremos detener el cambio climático y la forma de hacer política será un péndulo que vire hacia el otro lado, si ya no deseamos que aparezcan opciones populistas mezcladas con racismo y capitalismo de cuates.

Esa será la prueba de fuego para el proyecto por el que votamos en 2018: el cambio auténtico, sólido y perdurable para desarrollar al país. Los principios de honestidad, cero corrupción, no impunidad, austeridad en la administración pública, ayudan y son condiciones que la mayoría apoya, sólo que esos elementos se le atribuyen al Presidente y no necesariamente a sus funcionarios o a sus gobernadores.

Estos últimos pueden transformarse rápidamente en el talón de Aquiles de su gobierno porque donde existe tolerancia para el titular del Ejecutivo ya hay molestia social en los mandatarios estatales nacidos de su partido ante la falta de resultados en seguridad, inversión pública, facilidad para la inversión privada, movilidad, entre muchos otros.

El Presidente ha reiterado que se equivocan quienes piensan que el pueblo de México no comprende esta realidad y eso es cierto. Donde a él se le está dando confianza, respaldo y para algunos, beneficio de la duda, a ellos, los gobernadores, alcaldes, regidores, síndicos, servidores públicos en pleno, se les empieza a acabar el tiempo y la paciencia.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO