Mexico

Tras la muerte de un detenido, la familia acusa a policías de la SSP

Familiares de un pacotillero exigen una investigación

PROGRESO.— Familiares del pacotillero Gaspar Avelino Sulub Cimé, quien murió en una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública y solo les informaron que falleció por infarto cardiaco, interpusieron el martes a las 5 de la tarde, ante la agencia local de la Fiscalía estatal, una denuncia por su presunto asesinato cometido por agentes de la SSP.

A Gaspar Sulub lo detuvieron en pleno carnaval de este puerto el lunes por la noche, pero sus familiares se enteraron de su detención y muerte al mediodía del martes. Ahí comenzó el calvario de sus hijas y hermanas para recuperar el cuerpo, para velarlo y darle sepultura.

Hasta ayer a las 6:30 de la tarde sus familiares no habían recibido el cuerpo, que se encuentra en el Servicio Médico Forense. Será hasta hoy jueves que lo reciban, pues de acuerdo con Dafne Nazareth Sulub Ramírez, una de las hijas del occiso, no están conformes con el dictamen oficial de que su papá murió por infarto cardiaco.

“Lo mataron a golpes por los policías estatales que lo detuvieron, el cadáver tiene golpes en la cara, cabeza y otras partes del cuerpo”, dijeron familiares de Sulub Cimé, quien el 4 de enero cumplió 45 años de edad.

Dafne Sulub y Glendy Sulub, hija y hermana de Gaspar Avelino, entrevistadas en la casa familiar ubicada en la calle 37 entre 88 y 90 de la colonia Feliciano Canul Reyes, narran los hechos, la detención del occiso y su muerte, así como la denuncia que interpusieron ante la Fiscalía y la Comisión de Derechos Humanos.

Anunciaron que hoy jueves a las 7 de la mañana harán una marcha de protesta para exigir justicia por la muerte de Gaspar, quien, afirman, fue asesinado a golpes. La concentración será en el parque principal.

A Gaspar lo detuvieron el lunes a las 10:30 de la noche en la calle 21 con 54, en la esquina conocida como “Boarding House”, en el oriente de la ciudad. Viajaba en un automóvil de Uber con su pareja, Cindy Citlaly Aménica Pérez, y los hijos de ella, un niño de 11 años quien fue encañonado y una niña de 9, quien es discapacitada.

Cindy Aménica fue quien narró a los familiares de su pareja cómo ocurrieron los hechos. “La patrulla le cerró el paso al Uber y le pidieron a Gaspar que baje, pero él no lo hizo. Ppreguntó el motivo y no le dieron explicaciones, los agentes de la SSP pidieron refuerzos y llegaron unos 10 uniformados en tres patrullas, entre todos lo sometieron y lo subieron a una patrulla”, contó.

“Lo bajaron vivo del Uber y vivo lo subieron a la patrulla”, asegura.

Sin más explicaciones, al mediodía del martes trasladaron a Cindy Aménica con sus dos hijos a Progreso. Ella, al llegar, acudió a la casa de Gaspar y narró los hechos.

Los familiares piden que se investigue el caso y se haga justicia.— GABINO TZEC VALLE

Síguenos en Google Noticias