Los bomberos en el noroeste del Pacífico recibieron ayuda del clima más frío y húmedo en su batalla contra una serie de incendios forestales mortales el sábado, incluso cuando los vientos que no cooperaron en el sur de California extendieron otro incendio abrasador.

El cambio climático, que siguió a lluvias intensas intermitentes el viernes, ayudó a más de 9 mil personas a combatir 29 incendios forestales en Washington y Oregón, incluido el incendio de Riverside al sureste de Portland, dijo el Servicio Forestal de EU.

Los bomberos pueden esperar otras 2 a 4 pulgadas de lluvia la próxima semana en la costa de Oregón y partes de las montañas Cascade, dijo David Roth, meteorólogo del Centro de Predicción del Tiempo del Servicio Meteorológico Nacional en College Park Maryland.

“Eso será durante los próximos tres a siete días, lo que al menos debería ayudar”, dijo Roth. “Algo es mejor que nada.”

Pero incluso después de la lluvia al oeste de las montañas Cascade, el fuego todavía se alimentaba de capas profundas de vegetación muerta hace mucho tiempo que es abundante en el desierto occidental, según un informe del incendio.

“La lluvia no hace mucho para apagar el fuego a menos que consigamos mucho”, dijo el comandante del incidente Alan Sinclair en un comunicado. “Pero la buena noticia es que el clima fresco y húmedo está moderando la actividad de los incendios y nos da la oportunidad de avanzar en los esfuerzos de contención”.

El incendio de Riverside ha quemado casi 138 mil acres (55 mil 847 hectáreas) y solo está contenido en un 11%.

Los incendios forestales inusualmente feroces se han cobrado al menos ocho vidas en Oregón y una en el estado de Washington, ennegreciendo 1.7 millones de acres (650 mil hectáreas) en los dos estados desde el Día del Trabajo e incinerando varias ciudades pequeñas.

Los funcionarios de manejo de emergencias de Oregon advirtieron que el número de muertos allí podría aumentar a medida que los equipos de búsqueda recorren las ruinas de miles de casas envueltas en llamas durante las evacuaciones caóticas al comienzo del desastre.

Miles de evacuados, particularmente en Oregon, se han visto obligados a ingresar a refugios de emergencia, remolques móviles y habitaciones de hotel.

Hacia el sur, las llamas han carbonizado un récord de 3,5 millones de acres (1,3 millones de hectáreas) en California, matando a 26 personas y destruyendo más de 5 mil 800 estructuras desde mediados de agosto, dijo el Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios del estado (Cal Fire).

Una fuerza de más de 19 mil bomberos avanzó contra los 27 incendios principales que han estado luchando desde agosto a medida que las temperaturas abrasadoras disminuyeron un poco, dijo Cal Fire.

Pero al menos un incendio, el Bobcat Fire en las montañas San Gabriel al noreste de Los Ángeles, se propagó rápidamente con fuertes vientos y dejó más de 91,000 acres (36,826 hectáreas) quemadas, dijo. La causa del incendio, que tiene líneas de contención instaladas solo en el 15% de su perímetro, está siendo investigada, agregó.

Los vientos siguen siendo una amenaza, y los pronósticos indican ráfagas de hasta 40 kilómetros por hora (25 mph) en medio de una humedad muy baja, dijo.

Roth, del Weather Prediction Center, dijo que casi no hay lluvia a la vista para California.

“Hay muy poco para California, tal vez algo en el extremo norte cerca de la frontera con Oregón”, dijo.

A pesar de las temperaturas moderadas en el sur, se pronostica que el clima en la parte norte del estado volverá a un patrón cálido y seco, y se espera que las condiciones de calentamiento en todo el estado a principios de la próxima semana traigan un mayor peligro de incendio, dijo.

fahl