Argentina

Ataques de militantes opositores, un galpón en Quito y el rechazo de la Embajada: el largo derrotero de la estatua de Néstor Kirchner en Ecuador

El monumento del ex presidente que Alberto Fernández instalará la semana que viene en el CCK fue sacado de la sede de la Unasur hace un año y antes de regresar a la Argentina pasó por un largo periplo que incluyó embates diplomáticos y amenazas de detractores

(Presidencia)
(Presidencia)

Desde el 26 de septiembre del año pasado hasta hoy, la estatua de bronce de casi dos metros de altura de Néstor Kirchner que se encontraba en Ecuador -y que este martes será instalada por Alberto Fernández en el Centro Cultural Kirchner- pasó por un largo derrotero digno de una película de Hollywood: desde los ataques de militantes opositores a Rafael Correa y el rechazo a ser colocada en la Embajada argentina hasta un largo abandono en un depósito de Quito y el papeleo burocrático de la diplomacia para traerla de regreso al país.

Por orden del presidente ecuatoriano, Lenin Moreno, la estatua fue retirada en septiembre de 2019 de la sede de Unasur, situada a 60 kilómetros de Quito, después de que el Parlamento ecuatoriano aprobara su remoción. El mensaje del mandatario ecuatoriano era inequívoco: buscaba diferenciarse abiertamente de su antecesor Rafael Correa y dejar atrás cualquier simbolismo político de su gestión.

Pocos días antes de la decisión de retirar la estatua de Néstor Kirchner del moderno edificio que ya estaba en desuso, grupos de militantes anticorreístas y de argentinos antikirchneristas residentes en el país habían atacado el monumento y hubo intentos por derribarlo. Antes de ingresar en un eventual conflicto diplomático con el kirchnerismo argentino el presidente Moreno optó por retirar la estatua y guardarla con aval parlamentario.

infobae-image

A la vez, hubo gestiones del ex secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, para retirar no sólo la estatua de Néstor Kirchner sino también toda la documentación del organismo regional que había quedado en la sede de Quito. La idea era preservar todo de eventuales destrozos o pérdidas.

“Temíamos que las marchas contra Correa y el malestar creciente que había allí acabaran con la estatua. Por eso hice las gestiones con el gobierno de Lenin Moreno para guardar la estatua en un lugar seguro”, explicó a Infobae el propio Samper en estos días. La obra de bronce estuvo a cargo del escultor argentino, Miguel Gerónimo Villalba, a quien le pagaron USD 110.000 por el trabajo.

Samper reconoció que la administración del presidente de Ecuador, más allá de las diferencias ideológicas que tiene con los socios de la Unasur, se comportó muy bien. Así, se logró resguardar el monumento en un depósito alquilado en las afueras de Quito y allí permaneció por un año.

Samper recordó que para los socios de la Unasur “era muy relevante” conservar no sólo el monumento de Néstor Kirchner sino también toda la documentación que había del organismo regional que ahora buscan reflotar Alberto Fernández y Evo Morales. También había en la sede cuadros con el rostro de Hugo Chávez pintados al óleo y diferentes obras de artistas latinoamericanos.

El monumento que retrata en cuerpo entero a un Kirchner con una mano alzada y la corbata al viento fue inaugurada en el 2014 con un gran acto en el que participaron Cristina Kirchner, Rafael Correa y Dilma Roussef, entre otros. En aquel entonces el chavismo estaba aún intacto y la actual vicepresidenta argentina buscaba darle a la Unasur una suerte de refundación para resaltar la figura de su difunto esposo y la de Chávez.

Después los vientos políticos viraron de la izquierda hacia la centro derecha en América latina con la llegada de Macri y Bolsonaro al poder más la salida de Correa en Ecuador. La Unasur perdió su razón de ser en medio de esos nuevos tiempos.

Samper recordó también que hubo un intento por entregar la estatua de Néstor Kirchner a la residencia del embajador argentino en Quito que hasta diciembre pasado estuvo a cargo del ex intendente peronista de Almirante Brown, Darío Giustozzi. Pero nada de esto ocurrió. Era obvio que un embajador de Macri no iba a querer recibir una estatua de Kirchner para emplazar en su casa.

En diálogo con Infobae, Giustozzi negó tajantemente que le hayan ofrecido alojar en la residencia de la embajada de Quito la estatua por una simple cuestión: se trataba del patrimonio de la Unasur y no de la Argentina, dijo.

“Nuestra única intervención en todo esto fue ajustar el protocolo de protección de la estatua porque se trataba de una donación del Estado argentino a la Unasur para que estuviera a resguardo en un depósito en Quito”, recordó Giustozzi.

Tanto la estatua de Néstor Kirchner como las obras de arte que estaban en el edificio de la Unasur formaban parte del “patrimonio intangible” del bloque regional al igual que la documentación que tenía el organismo.

El ex embajador argentino en Ecuador coincidió en un punto con el relato de Samper: la estatua corrió peligro en más de una oportunidad de ser derribada o dañada por las manifestaciones violentas de los grupos contrarios a Correa.

Incluso Giustozzi recordó que algunas manifestaciones en la sede de la Unasur se mezclaron con señales de protesta contra la corrupción kirchnerista cuando estalló el caso de los Cuadernos en Buenos Aires.

infobae-image

Fue el mismo presidente Lenin Moreno quien se ocupó en persona de evitar que la estatua sea dañada y activó el operativo para sacarla para su resguardo.

Casi un año después de todo esto, cuando la estatua parecía destinada al olvido en un depósito de Quito, la administración de Alberto Fernández comenzó hace más de cinco meses a tramitar el proceso de repatriación del monumento.

Fueron Matías Capeluto, que está a cargo de la Casa Patria Grande Néstor Kirchner, el canciller Felipe Solá y el secretario de la Presidencia, Julio Vitobello, los encargados de poner en marcha el trámite burocrático-diplomático con Ecuador para traerla a la Argentina. En el medio estuvo también la intervención de Samper y otros dirigentes de la Unasur que aceleraron el proceso.

Hace 20 días el Néstor Kirchner de bronce de casi dos metros de altura llegó en la bodega de un avión comercial a la Argentina. El monumento se verá la próxima semana cuando se descubra la estatua en el museo del Centro Cutural Kirchner donde estarán presente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner con una gran puesta en escena para revitalizar la Unasur.

La fecha elegida para levantar ese monumento no es aleatoria: el martes se cumplirán 10 años del fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner. También se cumplirá el primer año de las elecciones presidenciales en que ganó el Frente de Todos.

La estatua de Kirchner espera en estos días en la casa del escultor Villalba, que por pedido del Gobierno la está restaurando y la volverá a bañar en bronce. Y el kirchnerismo espera verla brillar otra vez al amparo de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Seguí leyendo:

Prórroga de la cuarentena: qué dicen las filminas que esta vez no usó Alberto Fernández en su anuncio desde Misiones

La Justicia rechazó el desalojo de los militantes de Grabois del campo de la familia Etchevehere

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos

Football news:

Anton Ferdinand on the racist scandal with Terry: I was sent a bullet in the mail. Insults in social networks came every hour
Manchester City have offered 19 million euros including bonuses for 17-year-old Argentine midfielder Sarmiento
Rehagel is a bandit from whom I will not accept an apology. The story of the worst injury in the history of the Bundesliga
Barcelona's presidential election will be held on January 24
Koke: to beat Bayern, you need to play a nearly perfect match. I hope their unbeaten streak ends tomorrow
Loew can return Muller, Boateng and Hummels to the German national team if there are a lot of injuries
Nacho about the Real Madrid game: That's not how titles are won. Working to get better