logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Argentina

Brasil: Guedes no puede frenar sus exabruptos y ya ni Bolsonaro lo defiende

Ni el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quiso defender hoy al ministro de Economía, Paulo Guedes, que hace días viene protagonizando una sucesión desafortunada de comentarios.

Bloomberg

Apenas ayer, Guedes se quejaba de que las empleadas domésticas viajaran a Disneylandia, cuando el dólar se había depreciado frente al real. Y a comienzos de la semana, calificó de "parásitos" a los funcionarios públicos.

Este jueves, consultado sobre los dichos de Guedes, Bolsonaro prefirió deslindarse, y le replicó a un periodista: "Pregunta a quien dijo eso, yo respondo por mis acciones".

Ayer, cuando la divisa estadounidense creció un 0,55 % y cerró cotizada a 4,35 reales para la venta, Guedes evaluó que "un dólar un poco más alto es bueno para todo el mundo". Era la quinta sesión consecutiva en alza; en 2020, la moneda acumuló una apreciación del 8,4% frente al real.

"Exportaré menos, debido a las importaciones, el turismo, todo el mundo va a Disneylandia... La empleada doméstica yendo para Disneylandia, una gran fiesta", opinó el ministro de la mayor economía de Sudamérica.

¿Que vacacionen en la Amazonia?

Luego trató de moderar el enfoque, diciendo que quiere fomentar el turismo nacional. "Ve a la Amazonía, a Foz de Iguazu", sugirió Guedes y enumeró más destinos nacionales.

En todo caso, las críticas en las redes sociales fueron instantáneas, e increscendo.

Bolsonaro sólo acotó que como ciudadano, considera que el valor actual del dólar "es un poco elevado", pero subrayó que no interfiere en las cuestiones económicas. De hecho, cuando lo interrogan sobre economía, admite no saber al respecto  y manda a sus interlocutores a interrogar al "Posto Ipiranga", que es el apodo dado al ministro, indicó Folha de Sao Paulo.

La administración: parásita

Apenas el viernes pasado, Guedes recurrió a una párabola entre el ciclo de vida de los parásitos y los funcionarios públicos, al ensayar una defensa del proyecto de emergencia fiscal.

Concretamente, Guedes comparó a los funcionarios públicos con los parásitos, que van matando al anfitrión (el gobierno) al recibir reajustes automáticos mientras los estados federales están rotos.

"El gobierno está quebrado, gasta el 90% de sus ingresos en salarios y se ve obligado a aumentarlos", argumentó el ministro, al apuntar que los funcionarios tuvieron un aumento del "50% por encima de la inflación, además de tener estabilidad en la carrera y una generosa jubilación".

"El anfitrión (gobierno) se está muriendo, el tipo se ha convertido en un parásito", dijo, para defender el fin de los reajustes automáticos.

Una de las respuestas más veloces e indignadas que recibió fue del sindicato de Funcionarios de la Unión de la Cámara, el Senado y el Tribunal de Cuentas, que apuntó: "parásito es el sistema financiero, protegido por el Ministro de Economía, que esclaviza al pueblo brasileño en beneficio de media docena de banqueros".

Themes
ICO