Argentina

EII: más del 40% de los pacientes tuvo problemas para acceder al baño en sus trabajos

De todas las postales cotidianas de la vida en sociedad que la cuarentena nos hizo añorar, hay ciertos momentos que definitivamente ponderamos más en la cómoda intimidad del hogar. Un almuerzo casero se degusta con más ganas que el menú del comedor laboral, o lo que el bar a la vuelta de la oficina tenga para ofrecernos. Evitar el tránsito diario y el transporte en hora pico es otra ventaja que nos regala el confinamiento, así como la siempre embarazosa cuestión fisiológica que, cuando se padece algún trastorno asociado, remite todo un estigma. 

Incluso, y más allá de la cuestión psicológica, cuando en los espacios de trabajo no se cuenta con la libertad y las condiciones de acceso al baño, el tema reviste un daño a la salud en general y a la de los pacientes con enfermedades inflamatorias intestinales (EII) en particular, con consecuencias poco alentadoras. 

“Motivados por los comentarios que recibimos el año pasado a raíz del caso de un empleado de Amazon en Estados Unidos con la enfermedad de Crohn​, quien demandó a la empresa por no poder ir al baño, realizamos una encuesta para conocer la situación de los pacientes en nuestro país. El resultado fue impactante: más del 40% de los pacientes con EII había tenido problemas de acceso al baño en su trabajo”, asegura la licenciada Luciana Escati Peñaloza, presidenta de la “Fundación Más Vida de Crohn & Colitis Ulcerosa”.

Para ponernos en contexto: “Las EII son enfermedades autoinmunes crónicas que causan inflamación del tracto gastrointestinal y los síntomas en muchos casos son motivo de pudor: frecuencia o urgencia evacuatoria, diarrea persistente por más de 4 semanas, dolor abdominal, moco y/o sangrado en las heces, lesiones perianales, pérdida de peso, fiebre y/o vómitos, entre otros”, detalla el doctor Julio Tenca, miembro del comité directivo de la Federación Argentina de Gastroenterología FAGE.

En ese sentido, según el especialista “lo importante es saber que su cronicidad radica en que los síntomas pueden persistir durante mucho tiempo, de ahí la importancia de saber y detectarlos para un diagnóstico temprano”. En gran parte, porque la mayoría de las personas con EII se encuentran en edad laboral, lo que puede significar una preocupación extra respecto de su trabajo y sus perspectivas de empleo​.

Sin embargo, dejando a un costado los prejuicios y las limitaciones autoimpuestas, muchos de los pacientes quieren y son capaces de trabajar con éxito y cumplir con todo su potencial. Tal es así que varios estudios demostraron que las personas con estas enfermedades dan alta prioridad al mantenimiento de su asistencia y su desempeño en el trabajo. Más del 50% de los pacientes aseguran haberse esforzado más en su labores para compensar cualquier deficiencia que pudiera resultar de su afección.

En un entorno laboral accesible, las EII no disminuyen la productividad y dedicación de los trabajadores que las padecen.

En un entorno laboral accesible, las EII no disminuyen la productividad y dedicación de los trabajadores que las padecen.

“Creemos que con una mejor comprensión de la enfermedad y aplicando estrategias integrales que propicien un entorno de apoyo, podemos hacer que las EII funcionen. En este momento tan difícil en el que nos enfrentamos a la pandemia​ de COVID-19, vimos que las medidas de trabajo que han sido implementadas por muchas autoridades nacionales, como por ejemplo el teletrabajo o los horarios flexibles, pueden tener un beneficio positivo para toda la sociedad y en especial, podrían mantenerse o ser aplicadas a los pacientes con EII fuera de este contexto, siempre que su tipo de trabajo lo permita”, sostiene Escati Peñaloza.

Las trabas dentro del propio ámbito laboral suelen ser una dificultad para los pacientes con EII, por eso es clave eliminar factores de estrés y proporcionar condiciones más flexibles. Según los expertos, hay varias medidas que pueden ser tomadas en el lugar de trabajo a fin de promover una mayor inclusión de los trabajadores con EII. Entre ellas, permitir tiempo libre para citas médicas o tratamiento, acceso ilimitado al baño o situar el puesto de trabajo cerca del mismo.

“Aquellas personas con EII que se encuentran desempleadas, perciben con mayor frecuencia síntomas de dolor abdominal y urgencia defecatoria respecto de las que se encuentran trabajando activamente, jubilados o estudiantes”, advirtió Juan Lasa, médico gastroenterólogo del Hospital Británico y CEMIC. Y agregó: “Podemos afirmar que el trabajo implica un aporte al bienestar psicológico del paciente, generando así, un impacto positivo en la percepción de la severidad de una condición crónica de salud como las EII”.

¿Se puede convivir con la enfermedad? “Si bien las EII aún no tienen cura definitiva, es fundamental la consulta precoz con el gastroenterólogo, dado que existen diferentes tratamientos destinados no sólo a reducir la severidad y duración de los síntomas, sino también a obtener la curación del intestino para evitar o retrasar recaídas o complicaciones y mejorar la calidad de vida del paciente actual y futura”, afirma Juan Andrés De Paula, presidente del Grupo Argentino de Estudio de Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa GADECCU.

¿Cómo los afecta Covid-19?

Ante la pandemia de coronavirus, despejar dudas en torno a los pacientes con estas enfermedades y su situación en este contexto resulta de gran valor. “Las EII per se no parecen conferir un riesgo incrementado de contraer COVID-19. Esto significa que el riesgo de contagio es similar a lo estimado para la población general - es decir, alto - pero no más que cuando se los compara con personas sin ellas”, explica Lasa.

Flexibilizar las condiciones de trabajo de los pacientes con EII supone un beneficio doble para trabajadores y empleador.

Flexibilizar las condiciones de trabajo de los pacientes con EII supone un beneficio doble para trabajadores y empleador.

Por ello, las recomendaciones son las mismas que para el resto, e incluyen “lavado de manos frecuente, adoptar medidas de distanciamiento social, uso de cubreboca en la vía pública y la consulta precoz ante la presencia de fiebre y/o síntomas respiratorios”.

Sin embargo, sí se deben considerar pacientes de mayor riesgo a individuos con EII en tratamiento con corticoides, inmunosupresores y/o biológicos, malnutrición, mayores de 65 años, con necesidad de visitas frecuentes al hospital, enfermedades concomitantes como hipertensión arterial, diabetes y embarazo.

En todos los casos, las consultas por mail, las teleconsultas o las videoconferencias​ son las opciones de cabecera por estos tiempos de cuarentena y distanciamiento social, para mantener a resguardo a los pacientes sin desatender sus necesidades médicas. 

“Creo que lo importante para aquellos que tienen que lidiar con un trastorno crónico y con las incertidumbres que se suscitan en tiempos como estos, es que sepan que no están solos y que tratamos, desde la comunidad sanitaria, de acompañarlos y asistirlos de la mejor manera”, concluyó Lasa. 

Football news:

Klopp wants to work for the German national team. The DFB is also Interested in it
Cadiz, who retired, will sign Negredo
Zaa from crystal Palace showed racist threats from the instagram account. The police detained a 12-year-old (!) schoolboy
Ole Gunnar Solskjaer: no One wins alone, unless you're Maradona
Ocampos on Messi: you Look at him as a God, but he is real. Leo helps the players
Solskjaer on the martial-Rashford-Greenwood trio: Nothing new for Manchester United. Remember Ronaldo, Rooney and Tevez?
Josep Bartomeu: Barcelona have won La Liga 8 times in 11 years. Historic achievement