logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Argentina

Elecciones en España: los sondeos a boca de urna le dan la victoria al PSOE, pero con menor margen que en abril

Elecciones en España: los sondeos a boca de urna le dan la victoria al PSOE, pero con menor margen que en abril

El Partido Popular y el ultraderechista Vox sumarían más diputados, pero se prevé que permanecerá el bloqueo político, ya que ninguna formación o alianza alcanzaría la mayoría necesaria para formar un gobierno.

La jornada electoral transcurrió este domingo en España sin incidentes de consideración y una participación que parece ser menor que en los comicios parlamentarios anteriores de abril pasado, mientras se mantiene la incertidumbre sobre si el resultado servirá para acabar con el bloqueo político y poder formar un gobierno estable.

Los resultados representativos se esperan hacia sobre las 22 (hora local, 21 GMT), al menos dos horas después del cierre de las mesas de votación.

Según el sondeo de GAD3 para RTVE, el PSOE ganó la elección con un estimado de 114 a 119 escaños, una cantidad inferior a los comicios del 28 de abril, cuando consiguió 123 escaños. En segundo lugar se ubica el PP con entre 85 a 90 escaños, mientras que VOX se colocaría como tercera fuerza política en el Congreso con 56-59 escaños, doblando el resultado anterior cuando consiguió 24 escaños. Unidas Podemos sería la cuarta fuerza política con 30-34 escaños, descendiendo de las 42 actas que obtuvo en las legislativas de abril. Por su parte, Ciudadanos desciende desde la terecera plaza a la quinta, descendiendo desde los 57 escaños a tan solo 14 o 15.

Los votantes eligen los 350 diputados del Congreso y 208 miembros del Senado, ya que el resto de representantes de la Cámara Alta (57) son designados por los parlamentos regionales.

Las autoridades organizaron un dispositivo de seguridad formado por 93.000 miembros de Policía Nacional, Guardia Civil y agentes de cuerpos regionales y locales, con especial atención a la posibilidad de incidentes o sabotajes en Cataluña debido a las tensiones independentistas, aunque el día también transcurrió prácticamente con normalidad en esta región del noreste español.

No obstante, la dirigente del partido Ciudadanos (liberales) Inés Arrimadas fue increpada en Barcelona cuando iba a votar por un grupo de independentistas que gritaban insultos y lemas a favor de los nueve líderes soberanistas condenados a prisión por su responsabilidad en el proceso secesionista catalán ilegal de 2017.

Entre las pocas incidencias de la jornada, dos ancianos murieron en sus respectivos centros de votación: una mujer de más de 80 años que sufrió un desmayo en una población de Granada (sur) y un hombre de 87 años que falleció al parecer de un infarto en una localidad de Guipúzcoa (norte).

En un día de frío y lluvia en gran parte del país, los cerca de 23.000 centros de votación abrieron a las 9 horas (8 GMT) y cerraron a las 20 horas (19 GMT)- para que 37 millones de españoles puedan ejercer el derecho de sufragio. Son 226.771 electores más que las anteriores elecciones del 28 de abril pasado, cuando votó el 75,79 % del censo electoral total. Fue una de las participaciones electorales más elevadas desde que se restauró la democracia en España, hace cuatro décadas.

A las 17 GMT, dos horas antes del cierre de los colegios, la participación era de 56,86%, casi 4 puntos menos que en las elecciones de abril a la misma hora. Este descenso provisional coincide con la tendencia de un aumento de la abstención pronosticada por gran parte de las encuestas publicadas días atrás.

Los españoles acuden a votar por segunda vez en menos de un año para intentar acabar con el bloqueo que impide la formación de un gobierno a causa de la fragmentación creciente del Parlamento y la falta de acuerdo entre los grupos políticos. Serán los cuartos comicios generales en el plazo de cuatro años debido, precisamente, a la inestabilidad política.

Las elecciones del 28 de abril pasado fueron ganadas por el líder socialista, Pedro Sánchez, con 123 de los 350 escaños del Congreso, pero no pudo lograr el apoyo o la abstención de otros partidos parlamentarios, según los casos, para ser investido presidente del Gobierno, un cargo que ahora ejerce en funciones.

Conscientes del aumento de los abstencionistas, los principales líderes políticos votaron en las primeras horas de la jornada con un llamamiento común a la participación para acabar con el bloqueo.

El socialista Sánchez deseó una alta participación para que los datos legitimen los resultados electorales. «El voto de hoy elegirá la España de mañana», declaró a los medios de comunicación tras votar junto a su mujer.

También pidió una participación «masiva» el líder de la oposición, el conservador Pablo Casado (Partido Popular), quien reclamó un «resultado claro» que estabilidad porque la situación política «ya está lastrando la economía», según dijo.

Además de estos dos principales partidos, volverán a obtener representación parlamentaria la coalición izquierdista Unidas Podemos (UP) y Ciudadanos (liberales), ambos a la baja en los sondeos electorales.

Vox (extrema derecha) aumentaría su representación y entraría en un nuevo partido de izquierdas, Más País, lo que fraccionaría aun más el Parlamento, mientras que las minorías de nacionalistas vascos e independentistas catalanes mantendrían prácticamente su representación, según los sondeos.

Fuente: Infobae y agencias internacionales

AD

Themes
ICO