Argentina

En un hospital jordano, pacientes yemenitas "maldicen la guerra"

En un hospital privado de Amán, Mohamed Husein observa con tristeza a su esposa, enferma de cáncer. "Que Dios maldiga la guerra", repite con voz débil, en alusión al conflicto en Yemen, país que abandonaron gracias a una evacuación médica organizada por la ONU.

Hace un año y medio, médicos yemeníes diagnosticaron cáncer de tiroides a Dawla, la esposa de Husein, de 40 años. "Me dijeron que lo padecía desde hacía más o menos cuatro años", explica Hussein, un agricultor de 50 años de la provincia de Haja, al noroeste de Saná.

En un país que sufre la peor crisis humanitaria del mundo según las Naciones Unidas, era imposible que su mujer recibiera atención médica in situ. "No podía tratarla en Yemen a causa de la guerra, el bloqueo, la falta de personal médico y de tratamiento, ni trasladarla al extranjero por falta de medios", explica este padre de seis hijos.

La pareja esperó cuatro meses en Saná para poder salir del Yemen. Llegó a Amán el 8 de febrero en un vuelo de las Naciones Unidas con 24 pacientes a bordo, incluidos varios niños, la segunda evacuación médica desde 2016.

La capital Saná fue conquistada en 2014 por los rebeldes hutíes, que también se hicieron con el control de otras regiones de Yemen.

La guerra se intensificó con la intervención en 2015 de una coalición militar dirigida por Riad en apoyo del presidente Abd Rabo Mansur Hadi. Desde entonces, causó decenas de miles de muertos y heridos, muchos de ellos civiles, según numerosas organizaciones humanitarias.

En otra sala del hospital especializado de Amán, Wahib, de 40 años, originario de Taez, en el sudoeste de Yemen, acompaña a Aymen, su hijo de 10 años, que sufre de una malformación congénita de la columna vertebral.

Los médicos programaron una operación el 23 de febrero, pero advirtieron a Wahib que era una intervención "delicada".

"Mi hijo sufre desde los seis años", cuenta este obrero de la construcción. "Hemos consultado a muchos médicos y todos han dicho: +No podemos hacer la operación en Yemen+. Estamos cansados y vivimos con la esperanza de que la guerra termine pronto para poder reanudar una vida normal", añade con tristeza.

El hospital acogió a "19 pacientes yemenitas, entre ellos siete niños", explica el doctor Hani al Kurdi, director del establecimiento, y añadió que "padecen enfermedades cardíacas y renales, cáncer, malformaciones congénitas y otras patologías graves".

En su opinión, la mayoría de ellos "necesitan una intervención quirúrgica porque no han recibido un tratamiento adecuado, lo que complica sus casos". Según la portavoz de la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Inas Humam Fathi, estos pacientes "no merecen sufrir por lo que sucede en Yemen".