La denuncia de la Oficina Anticorrupción por enriquecimiento ilícito contra Mauricio Macri se sumó esta semana a una larga lista de causas abiertas por corrupción de las que el expresidente no recibe buenas noticias. Un personaje más bien holgazán es empujado así por la situación judicial a disputar el control de su partido para que no lo entreguen o con la esperanza de colocarse él, o a un candidato propio para el 2023. La inminencia de elecciones sacudió el letargo que produjo la pandemia a Juntos por el Cambio y comenzó una disputa pendiente desde la derrota electoral. La primera víctima de la campaña de la derecha fue Milagro Sala a quien le tiraron por la cabeza todo el peso de una Cámara y un Tribunal que la condenó por una estupidez, que no cometió y que en todo caso ya está prescripto.

Arrojar huevos es una estupidez si se tiene en cuenta la cantidad de locales de La Cámpora y de otras fuerzas que integran el Frente de Todos, que fueron atacados a tiros o con bombas incendiarias y otras de gran potencia. Y, como es sabido, el hecho de los huevos fue hace doce años, Milagro no se encontraba en Jujuy, y el testigo que declaró en su contra era un empleado del entonces senador Gerardo Morales. Arrojar huevos es una estupidez si se tiene en cuenta que Milagro fue sacada esposada, a punta de Ithaca y sin haber podido hablar con sus abogados para que el Tribunal le informara sobre la insólita condena.

Y esa fue la foto que quería Morales para las elecciones: Milagro esposada y tratada como una criminal peligrosa. En diez días habrá elecciones en Jujuy, donde gracias a esta estrategia del gobernador, el peronismo va dividido en por lo menos cinco frentes, uno de los cuales es Unidos por la Victoria, que integra la Tupac Amaru.

En estas elecciones se presentan más de cuarenta o cincuenta partidos agrupados en ocho frentes electorales. Las fuerzas que respaldan a nivel nacional al Frente de Todos, un espacio más amplio que el PJ, también van divididas entre los frentes donde se presenta el peronismo.

Los organismos de derechos humanos así como la secretaría de Derechos Humanos y la ministra de Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, exdefensora de Sala, protestaron por el maltrato a la dirigente social y por la condena absolutamente irregular. La decisión del Tribunal será apelada, lo que no impide que el gobernador mantenga su control total sobre la justicia en un escenario de dispersión de las fuerzas populares.

La inminencia de las elecciones de medio término también afecta al gobierno nacional. El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, anunció esta semana que se convocará a una “licitación corta” para el mantenimiento de la vía fluvial del Paraná; que dragará el canal de Magdalena; que una comisión integrada por las provincias ribereñas y el gobierno nacional controlará los embarques, y que el Estado cobrará el peaje y pagará a la empresa. “Licitación corta” da la idea de que, para la definitiva, el gobierno quiere saber la composición del nuevo Congreso.

El problema para el gobierno será afrontar elecciones con resabios de pandemia y con la economía apenas despegando de la crisis que atravesó. Salió airoso del principal desafío al conseguir vacunas e impedir el colapso del sistema de salud, pero el impacto de la inflación ha sido muy fuerte en sectores vulnerables y en la sociedad en general.

El gobierno tiene muchos problemas, pero no se han producido fisuras en la coalición que lo sostiene. En cambio, la oposición mayoritaria afronta una dura interna, aunque sin perspectivas de ruptura.

Macri aparece con un protagonismo que no tuvo antes en las internas a las que siempre sobrevoló. Ese protagonismo es el síntoma de que hubo un cambio en la base electoral de la derecha y que su imagen es muy negativa.

Con esa base electoral donde el presidenciable más visualizado es el jefe de Gobierno de CABA, Horacio Rodríguez Larreta, Macri intenta ponerle límites con la candidatura de Patricia Bullrich. La disputa en Juntos por el Cambio está centrada en la ciudad de Buenos Aires. Según versiones –que pueden ser interesadas, también-- Larreta estaría dispuesto a entregarle el gobierno de la ciudad a su aliado Martín Lousteau.

Como en el macrismo dan por perdida la provincia de Buenos Aires, el único bastión que les queda es la CABA. Nunca podrían entregar la ciudad a sus aliados del radicalismo porque quedarían a la intemperie. Si Lousteau insiste con realizar una interna, el Frente para el Cambio podría quedar dividido en tres listas: la de Bullrich (respaldada por Macri), la de María Eugenia Vidal (impulsada por Larreta) y la de Lousteau, que en ese caso, podría ser el ganador.

Fue el presidente que más vacaciones se tomó y acaba de reconocer que todos los días, llueve o truene, a las 19 prendía el televisor y se olvidaba del país. Un personaje perezoso y limitado como Macri (había que recibir un sobre bien grueso para compararlo con Mandela) aparece ahora en plena disputa.

Las causas judiciales que tiene Macri suman, como mínimo unos once mil millones de pesos. La causa por el Correo, los parque eólicos, la de los peajes, la venta de Macri Air a Avianca, más el paquete que quedó al descubierto con los Panamá Paper's son algunas de ellas. Cuando se descubre el entramado de falsas empresas y cuentas offshore, no hay excusas, porque queda a la vista un presidente que siguió haciendo negocios con el Estado y mentía sus declaraciones. Cuando un consorcio internacional de periodistas de investigación descubrió los Panamá Paper, Macri dijo que para evitar confusiones, pondría sus pertenencias en un fideicomiso ciego. Pero según el titular de la Inspección General de Justicia (IGJ), Ricardo Nissen, el fideicomiso ciego fue una forma de ocultar más negociados.

La Unidad de Información Financiera (UIF) y la IGJ investigaron el fideicomiso e hicieron la presentación ante la Oficina Anticorrupción que encabeza Félix Crouss, quien hizo la denuncia en la Justicia. Por otra parte, en la causa Correos fue rechazado por enésima vez el intento de apartar a la fiscal Gabriela Boquin. No son buenas noticias para Macri.

Los más cercanos al expresidente afirman que está convencido de que si el macrismo no gana las elecciones de 2023, tendrá que fugarse del país. La pesadilla que lo atormenta es que Larreta lo entregue para evitar que lo ensucie la suma de negociados que habría realizado el grupo Macri mientras su dueño era presidente.

Es entendible así que el temor haya superado a la pereza. Macri necesita fueros que lo pongan a salvo o, por lo menos, precisa mantener el control de la fuerza política.

La imagen que circuló estos días de Macri en campaña en Mendoza tratando de vender un libro que no compran ni sus fanáticos, resultó patética cuando dijo que la peste es igual a una gripe fuerte; que hizo bien en ver televisión todos los días, y que nunca tuvo el poder porque el poder siempre lo tuvo “Ella”, a la que evitó nombrar como si temiera que se le aparezca.

Algunas versiones periodísticas consignan que Macri acusa a una consultora de Larreta de sugerir que le suelte la mano. La imagen recurrente es la del expresidente Néstor Kirchner cuando se desprendió de Eduardo Duhalde. En ese caso, Duhalde trató de imponer su peso al entonces presidente, suponiendo que éste no podría resistir. No solamente resistió, sino que se lo sacó de encima. En su caso sería peor, porque habría rejas en su futuro.