La CGT manifestó un fuerte respaldo al acuerdo logrado con los tenedores de bonos de la deuda pública y manifestó que los bonistas "deberán moderar sus ganancias para que la economía argentina sea sostenible sin más deterioro de la delicada situación social".

A través de un comunicado, la central obrera aseguró: "el acuerdo con los acreedores extranjeros con base en la propuesta realizada" y "los bonistas conocían las debilidades esenciales de los títulos que contenían una rentabilidad exorbitante". 

El consejo directivo ampliado de la CGT se encuentra reunido en las oficinas de la UOCRA para analizar las perspectivas de esta nueva etapa y proponer la necesidad de alcanzar un nuevo acuerdo economico y social. 

Más temprano, el secretario general de la CGT, Héctor Daer, felicitó al presidente Alberto Fernández, al jefe de gabinete, Santiago Cafiero, y al ministro de Economía, Martín Guzmán. A través de su cuenta de Twitter, el dirigente sindical aseguró que “es un acuerdo clave, que da lugar a la sustentabilidad y desarrollo de nuestro país sin postergar al pueblo”.

La CGT, quien respaldó desde un primer momento la estrategia adoptada por el gobierno, emitió un comunicado hace hace dos semanas, donde le pidió a los tenedores de bonos “sensatez” y resaltó la importancia de “alcanzar consenso para evitar el default, que relegaría otra vez las posibilidades nacionales de crecimiento sostenido, de generación de empleo y de desarrollo productivo”.

Al tiempo que señaló a la gestión de Mauricio Macri como la responsable de la actual crisis de deuda: “El anterior gobierno hizo crecer de forma irresponsable un endeudamiento público que, de modo alguno, se reflejó en la generación de inversión en la producción y el crecimiento de la economía"

El acuerdo también sumó apoyo de otros sectores del sindicalismo. El titular de la CTA, Hugo Yasky destacó, en diálogo con Página/12, el avance en la reestructuración respetando el principio de sostenibilidad y recordó que “una vez más un gobierno peronista viene a resolver la deuda de quienes están asesorados por grandes ceos de empresas multinacionales y que con sus recetas llevan a la Argentina a situaciones de colapso”.

“El gobierno empieza a resolver un problema que con el correr del tiempo hubiese sido un foco de presión permanente e inclinado la cancha en contra. Soy optimista en que vamos a poder salir adelante en esta nueva etapa y encarar una recuperación de las PYMES, el salario y el mercado interno”, apuntó Yasky.

En el mismo sentido, Sergio Palazzo, secretario general de La Bancaria, manifestó a este diario que “es muy importante que el gobierno de Alberto Fernández haya podido resolver el problema de la deuda externa que dejó el gobierno de Macri. Y lo ha hecho desde un lugar de negociación con dignidad.”