Argentina

Guillermo Heisinger, el ex funcionario menemista que estuvo cuatro años preso acusado de narco y fue absuelto

Pocas veces falla. Uno menciona a Guillermo Heisinger (60) y el interlocutor responde: "¡Qué personaje!", con un tono... a veces risueño, a veces amargo. Y algo de eso hay, aunque en los últimos años su nombre apareciera en los diarios -sin glamour alguno- como parte de una banda de narcos colombianos.

Abogado, ex funcionario del Ministerio del Interior durante la presidencia de Carlos Menem, ex devoto del Opus Dei, en febrero pasó por el Registro Civil para casarse con Jorge, su novio colombiano al que conoció en 2007. Con él festejo el miércoles en su coqueto piso del barrio de Recoleta su absolución en el caso Narcoarroz, como se bautizó al decomiso de cocaína embebida en arroz ocurrido en septiembre de 2015.

En el mismo fallo otros acusados fueron condenados, como el colombiano Williams Triana Peña (38), supuesto jefe del clan narco. A él le impusieron 6 años de prisión como integrante de una asociación ilícita, aunque no le achacaron ningún caso de narcotráfico en particular.

La lectura del veredicto -que llegó luego de un juicio de dos años- fue el miércoles último a la tarde, se hizo por teleconferencia, estuvo a cargo del presidente del tribunal José Martinez Sobrino y duró una media hora. De los 17 acusados, el nombre de Guillermo Heisinger -defendido por Catalina Santoro y Lucia Tarico- fue el último en aparecer.

"Cuando llegué a la cárcel no tenía la más pálida idea de Derecho Penal, pero aprendí. Sabía que en los fallos se empieza por el que más pena va a recibir pero aun así tenía dudas. Corte clavos, la verdad. Fue un momento horroroso, no se lo deseo a nadie. Transpiré como testigo falso", le contó Heisinger a Clarin y, de paso, explicó por qué los jueces lo reprendieron al final de la lectura del fallo: "Me saqué la camisa porque estaba todo sudado de los nervios". 

-¿Y cómo siguieron los festejos?

-A la noche pedimos delivery, asadito. Lo comimos en casa, encuarentenados con Jorge. Muy felices recibiendo llamadas telefónicas, porque la bolilla se corrió muy rápido. Te llama uno, te llama el otro. Te llaman todos los que aparecieron en los momentos difíciles. Y los que no aparecieron, aparecen ahora.

Heisinger se casó con Jorge, un peluquero colombiano.

Heisinger se casó con Jorge, un peluquero colombiano.

-¿Cuánto  tiempo estuvo preso?

-Estuve preso desde 19 de septiembre de 2015 al 19 de diciembre de 2019. Entonces me excarcelaron con una pulsera electrónica y libertad restringida. Así estuve hasta el veredicto. Los cuatro años viví en el Complejo Penitenciario I de Ezeiza. Afortunada o lamentablemente me tocó conocer la verdad de la cárcel. Nunca estuve en un pabellón especial, como estaban otros de mi causa, porque, de ser así, no hubiera podido trasladarme a la Universidad: fui secretario académico del programa UBA 22 del Centro Universitario de Ezeiza (CUE). Así que siempre estuve con la población general. Pude conocer a internos de los 6 módulos que hay en Ezeiza.

-En el Módulo de la UBA zafo más...

-Más o menos. Por ese lugar pasan 600 ó 700 internos por semana, de todos perfiles criminológicos que se le ocurran. Yo estaba en contacto con toda la población carcelaria, no sólo con los de determinados delitos, primarios, como suele suceder. Yo conocí a lo peor de lo peor y lo mejor de lo mejor.

-¿En algún momento pensó "acá me matan"?

-He sufrido. He estado en situaciones bastante complejas muchas veces.

-Pero parece un hombre inteligente y hábil...

-Seee... pero en la cárcel la inteligencia y la habilidad muchas veces no son el factor preponderante. En la cárcel lo que vale es la ley de la selva, la fuerza. Pero gracias a Dios pude zafar de cosas feas que me han pasado y que no quiero recordar ahora.

-Fue absuelto en la causa Narcoarroz, pero aún tiene pendiente la causa por lavado de activos del narcotráfico.

-Esa es una causa conexa a la de narcotráfico. En ella fui indagado hace tres años por el juez federal Sergio Torres. El 18 de julio del 2019 me dictaron una "falta de mérito". No tienen pruebas, no sé qué pasara con esa causa ahora.

Triana Peña cayó en Bogotá. Tenía alerta roja de Interpol.

Triana Peña cayó en Bogotá. Tenía alerta roja de Interpol.

-¿Cuál era su relación con la familia Triana Peña?

-Los conocí por tener un novio colombiano, sino es difícil llegar a tener relación con colombianos. Yo era abogado y la mujer de un colombiano que era amigo de Jorgito me presentó uno y así sucesivamente. Vos empezás haciendo una buena tarea de asesoramiento jurídico y te van recomendando. Yo atendí a un montón de colombianos.

-Pero figura integrando empresas investigadas por lavado de dinero.

-Como cualquier abogado del ramo, cuando uno trabaja con empresarios muchas veces participa como director suplente. De esas empresas he sido director suplente o director jurídico. Pero nunca tuve cargos ejecutivos.

-En criollo: un testaferro.

-No, no. No es un testaferro, es un mecanismo jurídico legal. No testaferreaba nada porque el director suplente era sólo un requisito que en ese entonces se pedía para constituir una sociedad. Yo nunca ejercí funciones.

-¿Nunca notó nada raro?

-A ver... de todos los colombianos que yo he tratado hay una fábula de que son narcos. De los Triana no me consta en absoluto. Por el contrario, yo diría que eran de los que menos podía tener alguna sospecha. A la mayoria de la familia Triana le hice la nacionalidad, los nacionalicé argentinos. En el proceso de nacionalización los jueces federales piden alrededor de 9 oficios para saber sobre las condiciones del peticionante. Y yo tuve la lista de un montón de oficios de la familia Triana (de Interpol, de la Side, de Reincidencia) y todos fueron perfiles impecables.

-En otros casos, narcos colombianos también tuvieron perfiles perfectos, hasta que los pasó a buscar DEA.

-Estas eran autoridades argentinas. Tuve el recaudo del buen padre de familia. Nunca vi nada extraño ni hablé nada del tema droga. De ser un profesor universitario, trabajador, político, pasé a ser "narcotraficante...", demencial. Casi cinco años preso para que me digan: "Señor, usted no tiene nada que ver en esto".

-¿Cree que los Triana Peña son inocentes?

-Nunca vi nada extraño, en ninguno de los Triana. De hecho la condena no es por narcotráfico, es por asociación ilícita.

En la época de funcionario menemista, Heisinger (sentado) junto a Gustavo Béliz.

En la época de funcionario menemista, Heisinger (sentado) junto a Gustavo Béliz.

Guillermo Heisinger sabe que llevó y lleva una vida interesante. Y le gusta hablar de su pasado político, sus amistades y su salida del clóset luego de años relacionado con sectores muy ortodoxos dentro de la Iglesia Católica, como el Opus Dei.

"Ser gay en los años del Proceso fue muy duro. Hice bastante terapia y hoy soy una persona muy contenta, muy feliz. Pero tuve épocas duras y que me pasara esto fue lo más duro que me ha tocado vivir. Yo soy hijo único y perdí a mi madre estando preso. Incluso, por irregularidades del SPF, no pude asistirla en sus últimos momentos, no me llevaron a su entierro ni a su funeral", se lamenta .

"He tenido el perfil de un tipo clase media alta de Zona Norte. Nací en Tigre, estudié en San Isidro en el colegio Marín y me recibí de abogado en la Universidad Católica. Era compañero de Daniel Hadad​, de Juanjo Alvarez, de Gustavo Hornos. Estudiando en un centro del Opus Dei conocí a Gustavo Béliz y él me acerco al doctor Carlos Menem. Cuando le planteé a mi socio que iba a dejar la profesión por la política me dijo que estaba loco para ir a seguir a ese 'mono'", recuerda. 

-¿Sigue siendo un hombre de fe? Sus últimas palabras ante el Tribunal fueron del Apóstol San Pablo...

-Las dije desde un punto de vista humano. Es una frase que habla de alguien que ha peleado la buena pelea, ha alcanzado la meta y no ha perdido la fe. Y yo no perdí la fe en la Justicia.

Jorge Jacome y Guillermo Heisinger, durante una vacaciones en Islas Seychelles.

Jorge Jacome y Guillermo Heisinger, durante una vacaciones en Islas Seychelles.

-Su marido figura en escuchas de una causa en la que se investiga a un sicario colombiano acusado de un crimen en Palermo. ¿Cómo se explica eso?

- Obviamente Jorge no tiene nada que ver con eso. Se trataba de gente que iba cortarse el pelo a su peluquería, que ni conocía ni sabía quiénes eran. Clientes, eran clientes.

-¿Autocrítica? ¿En que se equivocó?

-Nunca hice nada con intención. Ni me equivoque ni fui culpable. Hice las cosas bien y la Justicia terminó aceptándolo. Como diría Edith Piaf: "Non, je ne regrette rien"... No, no me arrepiento de nada.

GL

Football news:

Lovren will make his debut for Zenit in the match against Loko, Lunev will not play due to injury
Real buy players if we sell Bale (ESPN)
Novikov on the composition of Dynamo: the Management is ready to go to strengthen
Pedro will miss a month after shoulder surgery
Agent gencha: He passed the medical examination. I think he will sign a contract with CSKA on Tuesday
Lewandowski on Chelsea: They are playing very well, but we are Bayern
Juventus wanted to sign defender Akieme, but Barcelona refused