Argentina

Histeria colectiva: ¡Sean justos con Maradona, cambien de conversación!

Cada uno ha tomado sus armas para presumir de formar parte del ejército de Maradona. El más pintoresco de los presumidos ha sido, de momento, el matrimonio Ortega Murillo, antigua pareja de baile revolucionario nicaragüense. Tuvo ese conjunto de servidores de sí mismos la ocurrencia de recurrir a Rubén Darío, sin que éste lo supiera, para rendirle pleitesía a quien ya no les puede ni aplaudir ni reprochar, de modo que como su conversación se queda en el vacío, como una plegaria sin atender, ya pueden aplaudirse a sí mismos como si fueran ellos mismos los héroes que marcaron un gol con la mano.

Otros líderes mundiales, entre ellos partícipes de sus propios mundiales, han subido la cucaña propuesta por la ocasión para dirigirse a Maradona como si le estuvieran hablando en primera persona y como si, esto va en serio, como si ellos también quisieran ser parte del muerto. La situación ha desatado una histeria colectiva que ha marcado un diapasón tan alto que algunos podrían imaginar ya qué pasará cuando haya otro tan grande que merezca un minuto más de telediario o un centímetro suplementario de elogio fúnebre.

Porque ya se ha acabado el parque de alabanzas y un día se van a desvarar las páginas más allá del drama o la cursilería. En este momento exactamente, es decir, cuando murió, ya el héroe llorado no tiene la culpa de nada: a partir de este hecho central del melodrama ya todo es obra de los hombres y de las mujeres, de los países y de los clubes, que han decidido apropiarse de la herencia como si Maradona les hubiera dejado un encargo: haced esto en memoria mía.

Lo único que dijo Maradona es que quería dejar sobre una piedra su gratitud a la pelota; pero es tal la palabrería lacrimal que parece que dejó dicha otra cosa: sean cada vez más cursis, menos entretenidos en la búsqueda de las palabras justas, más estrictos y por tanto mejores como ciudadanos, igual que fue él en el estricto cumplimiento de su oficio de jugar, en el que él sí que fue excelso.

El monumento de vaciedades construido piedra a piedra para desmejorar la obra futbolística del fallecido requiere una cesura, más seriedad, más austeridad, como si justamente se estuviera velando a un muerto y no construyendo un país o cambiando de sentido la dirección del Planeta. James Joyce aconsejaba, en circunstancias así, una medicina que cura el lagrimal y sus histerias. Decía el autor de Ulises: “Ya que no podemos cambiar de país, cambiemos de conversación”. Sean justos con Maradona, cambien de conversación, hablen de fútbol, los héroes van por su cuenta a la gloria, no comparten ese viaje, que no se engañen.

*Periodista, novelista y poeta. Su último libro es "primeras personas". 

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Midfielder Bayer Amiri was called a fucking Afghan. After the match, the Union player apologized
Ozil and Arsenal have agreed to terminate their contract. He will complete the move to Fenerbahce at the weekend
Klopp on Bruno: Outstanding player, leader. Good transfer for Manchester United, unfortunately
Paul Ince: Manchester United can beat Liverpool. Two years ago, I would not have said that
Brunu on the Manchester United penalty talk: I don't care. Our attacking players are fast, it is normal that sometimes they earn a penalty
Matip returned to Liverpool's general group ahead of the game against Manchester United. A decision on his participation has not yet been made
Mourinho wants to return Eriksen to Tottenham. The high salary of the player can prevent