logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Argentina

Incendios en el Amazonas: los "9 puntos" del gobierno de Bolsonaro que explican qué está pasando

Mientras una nube de humo avanza hacia Buenos Aires desde el norte de Brasil, y en un ejercicio para demostrar que tiene la situación bajo control, el gobierno de Jair Bolsonaro difundió este viernes un documento oficial en el que presenta los "9 datos sobre los incendios en la Amazonia".

Cuando otros datos muestran que los incendios en la selva tropical, llamada pulmón del planeta, han aumentado un 83 por ciento respecto al mismo periodo de 2018 --según cifras del propio Instituto de Investigación Espacial de Brasil (INPE) y ratificadas por los satélites de la NASA--, el gobierno de Bolsonaro expone su verdad en "9 datos", insistiendo en que la situación no es tan grave como parece.

"Los incendios que ocurren ahora NO ESTAN FUERA DE CONTROL", dice el comunicado en letra de imprenta mayúscula sobre un fondo rojo. 

Datos oficiales sobre los incendios en el Amazonas

Datos oficiales sobre los incendios en el Amazonas

Punto 1

El comunicado con aspecto de folleto instructivo expone en su punto 1 que "los incendios forestales suceden todo el año en Brasil" y agrega en ese mismo punto: "Estamos en período crítico de ocurrencia de quemadas".

Incendios en Brasil

Punto 2

En el punto 2, ilustrado con una manguera, sostiene que "el gobierno federal está actuando por medio del IBAMA (Instituto Brasilero de Medio Ambiente y Recursos Naturales) y el ICMbio (Instituto Chico Mendes de Conservación de Biodiversidad) y junto a los estados para contener los focos de incendio". Pero no detalla las medidas.

Los incendios llevan más de 15 días y recién el jueves a la noche (y después de sugerir que las ONGs eran responsables de los fuegos) el presidente Bolsonaro convocó a sus ministros a una reunión de emergencia. Y les pidió "medidas necesarias para combatir los puntos de incendios en la región de la Amazonía Legal (que abarca nueve estados de Brasil) para la preservación de la selva amazónica, patrimonio nacional".

Incluso este viernes sopesaba enviar al ejército.

Punto 3

Aquí detalla que en 2019, "el Ministerio de Medio Ambiente mantiene el programa de brigadas federales de Ibama e ICMbio". Pero no abunda más.

Punto 4

A pesar de considerar en el punto 1 que los incendios forestales son un hecho regular en Brasil, en el punto 4 admite que se está ante una "situación de emergencia". Dice el "gobierno federal está apoyando a los estados en situación de emergencia, por ejemplo en la protección de Rondonia".

Punto 5

"Los recursos financieros para el control de incendios permanecen en niveles similares a los de años anteriores, a pesar de la crisis económica anterior", defiende este punto y de pasó crítica la gestión pasada.

Punto 6

Aquí detalla la cifra de "2.409 brigadistas del gobierno federal" que "están actuando y a disposición de los gobierno estaduales". Y aclara que se trata de una "cuota superior a la media de años anteriores".

Punto 7

En este punto, el gobierno destaca que es ejemplo en la preservación del ambiente. Sostiene: "Brasil es una referencia mundial en la lucha contra incendios en tierra y coordina la red incendios forestales americanos, proporcionando capacitación y asistencia a otros países".

Punto 8

Aquí resta gravedad a la dimensión de los incendios al aclarar que "casi todos los fuegos registrados en 2019 son de nivel 1, el más bajo en una escala que sube hasta 3".

Punto 9

En su último apartado, el único sobre fondo rojo, sentencia que los incendios no están fuera de control.

Jair Bolsonaro y su ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles./ Reuters

Jair Bolsonaro y su ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles./ Reuters

El comunicado del Ministerio de Medio Ambiente llega en medio de fuertes presiones internacionales por lo que se considera son los incendios más graves en la selva amazónica en los últimos años. No se descarta que el G-7 tome medidas contra Brasil este fin de semana. Y Francia ya adelantó que no firmará el acuerdo Mercosur-UE si no hay un compromiso por parte de Bolsonaro con el medio ambiente.

Ya el 8 de mayo pasado, un grupo de ocho exministros de Medio Ambiente de Brasil firmaron un manifiesto de criticaba la gestión de Bolsonaro, al que acusaron de querer un retroceso de más de tres décadas para el país en materia medioambiental.

Y el 14 de mayo, el gobierno brasileño canceló un evento regional de la ONU que el país tenía previsto acoger en agosto y que serviría como preparación de cara a la Cumbre del Clima de 2019 (COP25), que se celebrará en Chile.

El 3 de julio, según cifras oficiales se supo que el área desforestada ilegalmente en la Amazonía brasileña creció un 88,4 % en junio respecto al mismo mes del año anterior.

Días más tarde, el propio Bolsonaro cuestionó las estimaciones oficiales sobre la deforestación en la Amazonía brasileña y criticó a los países que se quieren inmiscuir en la política ambiental de su país.

El 2 de agosto, Bolsonaro destituyó al director del estatal INPE, órgano responsable por monitorear y divulgar los datos sobre deforestación en el país suramericano.

Esta semana se conocieron los datos del aumento de los incendios, y Bolsonaro insinuó que las ONG podían estar detrás del desastre ambiental.

Con la presión internacional mordiéndole los talones, Bolsonaro activó a su gabinete, y tenía planeado en la noche del viernes hablar en cadena nacional.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO