logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Argentina

La mitad de los archivos de la SIDE sobre AMIA todavía no pudieron ser analizados

Veinticinco años después de la voladura del edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina, los investigadores creen que aún hay "puertas" por abrir para encontrar pistas de inteligencia que arrojen nuevas pruebas a la causa, nombres de personas involucradas en el mayor atentado que sufrió la Argentina aquella mañana del 18 de julio de 1994 (85 muertos) que no habían sido vistas anteriormente por la parte judicial, como por ejemplo, acciones hechas, lugares y elementos que lleven a los culpables a rendir cuenta ante la justicia. 

Buena parte de esa esperanza está depositada en la impresionante cantidad de archivos del ex Servicio de Inteligencia (la vieja SIDE convertida en Agencia Federal de Inteligencia -AFI) que fueron desclasificados en 2015, y que según confirmó a Clarín el actual titular de la UFI-AMIA, Sebastián Basso, se ha podido analizar sólo en un cincuenta por ciento. 

Esto es literalmente la mitad de aproximadamente 2000 cajas de documentación en papel, y 5000 archivos en viejos casette y videos de tipo VHS, que llenan alrededor de tres habitaciones grandes. La mayor parte de ese valioso archivo en el que trabajan día a día ahora unas veinte personas se encuentra en la planta baja del monumental edificio del pasaje Barolo, donde la ex SIDE contó con varias oficinas. Allí abajo funcionó la unidad antiterrorista. 

Supo este diario que era tal "el estado de abandono" en que se encontraba la valiosa prueba que, para entrar a seguir analizándola y procesar toda esa información hubo que hacer obras de infraestructura, que están en danza. De ahí también el celo que impera para cualquier imagen fotográfica. La prueba sobre el atentado terrorista a la AMIA de la ex SIDE estaba "bajo charcos de agua, en algunas partes, con cables eléctricos caídos, y hasta con caños de cloaca rotos, con los consecuentes desechos en las habitaciones". Ahora, se trabaja primero en la conservación del papel, su clasificación, lectura, y lo relativo al material audiovisual es más complejo. En la mayorías casos hay que digitalizarlo y en algunos casos hay que recurrir a la vieja tecnología que ya no está, como pasacasettes, videocaseteras. El plan es conservar todo lo que esté "suelto" en AFI, en el palacio Barolo.

Basso señaló que esperaba que el trabajo futuro permitiera ver "elementos que la inteligencia argentina obtuvo y no los vio la justicia". Pero advirtió que el material ya procesado no arrojó pruebas a la investigación, que en principio ya  estableció que hubo un atentado terrorista efectuado con una bomba instalada en una Traffic, ejecutado por un grupo de Hezbollah y que la camioneta con el conductor suicida tenía entre 300 y 400 kilos de explosivos. También, numerosas informaciones más que con el transcurso de los años se fueron reafirmando -sobre esto hizo su acusación Nisman-, como por ejemplo, que el coordinador de los atentados, Salman El Reda, miembro de Hezbollah, sigue vivo y se presume que vive en el Libano. Así lo indicó Basso.

Estos archivos estuvieron en cierta forma bajo la tutela de la Unidad Especial de Investigación del atentado a la AMIA, que fue disuelta y pasó a ser conducida por Mariano Fridman, director de la Unidad Verdad y Justicia que ahora funciona en la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, que conduce Claudio Avruj, y ésta, a su vez, del ministro de Justicia Germán Garavano. Sin embargo, Verdad y Justicia, aunque mantiene los archivos desclasificados "trabaja en coordinación" con la UFI-AMIA, que hace las investigaciones.

"La importancia de estos archivos -y de lo que puede arrojar el análisis de todo lo que falta- tiene que ver con la posibilidad de que dentro de ese cúmulo de información de inteligencia se encuentren algunas cuestiones para llenar casilleros en blanco que tenemos en la investigación o que no fueron debidamente investigados en su momento", dijo Fridman en alusión a que se vuelvan a buscar en la información que estaba clasificada -no se podía acceder- información que por uno u otro motivo no llegó a los investigadores. Porque se descartó oportunamente o porque deliberadamente no fue arrimada a la investigación". 

¿Qué pueden los investigadores en el material que se analiza? Desde el atentado a la Embajada de Israel de 1992, la inteligencia mantenía escuchas sobre numerosas personas, también sobre la embajada de Irán en Argentina, que recién fue "cercada" cuando se redujeron las relaciones diplomáticas al nivel de encargado de negocios tras el ataque a AMIA, dos años después. 

¿Qué dijeron los espías? Otro caso, es que se le hicieron escuchas de inteligencia a Carlos Telleldín, el facilitador de Traffic que sirvió de "coche-bomba" a los terroristas aquel 18 de julio de 1994 cuando intentó irse del país y luego volvió. Esas escuchas de los días en que se encontró entre los escombros el motor de la Trafic tenían cassettes que desaparecieron, recordaron a Clarín los investigadores. También podrían unirse cabos por lo que los espías obtuvieron de las presuntas intenciones del ex agregado cultural de la embajada iraní Moshen Rabbani -prófugo de la justicia argentina hoy- de comprar una camioneta tiempo antes del atentado. El material que falta leer es inmenso. 

Desclasificación

Si bien en 2017 el gobierno de Mauricio Macri ordenó desclasificar todos los archivos que fueran secretos en lo relacionado al atentado terrorista a la AMIA, el primer gran volumen de elementos se obtuvo tras el decreto 395/2015, bajo la administración de Cristina Fernández. Por entonces aún seguía viva no sólo la batalla judicial contra el memorándum de entendimiento que por la causa AMIA firmó Cristina Fernández con Irán (enero de 2013), sino que más fresca aún estaba la aparición de Alberto Nisman muerto en enero de ese año, a horas de denunciar a la ex presidente y sus funcionarios por presunto encubrimiento a los iraníes acusados de ser autores intelectuales del ataque a la AMIA. Desde 2005 hubo otras desclasificaciones de documentos, pero de mucho menor escala. 

Sebastián Basso llegó al cargo en la unidad AMIA tras una transición iniciada luego de la aparición de Alberto Nisman -el fiscal original de esta unidad- muerto, el 18 de enero de 2015.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO