Está la sensación de que el gobierno de Alberto Fernández llegó hace mucho a pesar de que apenas pasaron dos meses y días desde que asumió. Hay un clima de rutina sin sorpresa. Que en buen castellano también puede definirse como alivio. Es un problema, porque es más fácil convertir en costumbre al alivio que a la tragedia. No es que el nuevo gobierno haya tomado muchas o pocas decisiones. En este fenómeno tiene más que ver el desastre como terminó la gestión de Mauricio Macri, la incertidumbre ante un gobierno paralizado por una crisis creada por ellos mismos y que todos los días arrojaba resultados nefastos sin que pudieran frenarla. Es fácil acostumbrarse al alivio y olvidarse de la tragedia. Es fácil, pero peligroso.

El macrista que odia al peronismo, que se hundía pero no quería dar el brazo a torcer ni reconocerlo, y que a pesar de su situación personal en franca picada volvió a votar a Macri, sintió alivio por la derrota. Nadie podrá decir que facilitó el triunfo del peronismo, su conciencia estará tranquila y, gracias a la derrota de su candidato, el bolsillo también.

El primer macrista en reconocerlo ha sido el Fondo Monetario Internacional. El organismo decidió prestarle a Macri 56 mil millones de dólares --el 62 por ciento de su capacidad de préstamo-- para que gane las elecciones. Y el tipo habilitó la fuga del 90 por ciento de esa fortuna y encima perdió las elecciones. La primera línea del Fondo, en especial la que baja de Washington y habilitó esa jugada ultramacrista, apostó a perdedor y llevó las finanzas del organismo al borde de la bancarrota.

Ahora resulta que el equipo técnico del organismo que, transgrediendo sus propios estatutos, respaldó a Macri contra el actual gobierno, reconoce que la deuda argentina es “insostenible”. O sea: reconoce que el préstamo fue un error, que prestaron una fortuna que no se podría devolver. Antes de pedir al Fondo, el gobierno macrista se había endeudado con particulares en cien mil millones de dólares, en apenas año y medio. Rompió todos los récords, de los planetarios y de la historia. Cuando el Fondo les prestó, los prestamistas particulares ya no querían hacerlo porque veían el borde del precipicio.

Deuda “insostenible” en criollo quiere decir que fue una barrabasada. El Fondo está diciendo que la política neoliberal de Cambiemos fue un desatino que destruyó el aparato productivo y creó adicción y dependencia del endeudamiento. Y no fue ejecutada por cuatros de copa sino por las estrellas locales del neoliberalismo, por los economistas que siempre hablaban por la tele, los preferidos por la mayoría de los empresarios, los Ceos campeones del capitalismo. Si el Fondo Monetario reconoce que la deuda es “insostenible”, está diciendo que esa gente hizo un desastre.

La sociedad se acostumbra rápidamente al alivio y se olvida de la tragedia que fue la misma y casi con los mismos protagonistas que la del 2001-2002. Y Mauricio Macri ya está retomando la conducción política de la alianza y hay radicales que quieren repetir la historia y la corporación de medios tapa, oculta, miente y promueve nuevamente a los responsables de la tragedia como si fueran los salvadores de la patria.

La herramienta de crecimiento y madurez de las personas y las sociedades, su cimiento, ha sido la experiencia. Es la historia de la humanidad. La experiencia reciente ha castigado a los argentinos con crisis de deuda y empobrecimiento. Dos veces en quince años. Es entendible la existencia de corrientes políticas discordantes. Pero resulta inexplicable que haya argentinos que puedan seguir creyendo en aquellos que está claro que si llegaran otra vez al gobierno, los conducirán a la misma tragedia por tercera vez en poco tiempo.

Lo virtual doblega a lo real. Es un fenómeno ya no tan nuevo pero difícil de contrarrestar. Y muy tóxico porque bloquea el aprendizaje que produce la experiencia. Bloquea la posibilidad de mejorar. Hubo una crisis fenomenal por esas políticas neoliberales, por ese discurso y por esos dirigentes. El FMI, que es la mayor expresión simbólica de esos valores, reconoce que esa gestión fue un desastre. Y todavía se los presenta como una opción viable y hay argentinos que lo aceptan.

Es difícil de contrarrestar, pero la insistencia de la derecha en ese rumbo, exacerbándolo, incluso, sin cambiarle un nombre ni una coma, también pone en evidencia su dogmatismo y que no tiene otra cosa para ofrecer. Lo lógico sería que la misma derecha buscara una nueva propuesta, o que por lo menos disfrazara la que fracasó. A pesar del esfuerzo de la corporación de medios que apoya al macrismo, detrás de ese discurso aplanador, se remueve la memoria de lo real, del desastre. La memoria, otra vez, como antes, como siempre, se convierte en resistencia.

Porque no son las únicas señales del desastre. En estos dos meses y días, el gobierno de Alberto Fernández tomó medidas que mostraron un cambio de rumbo. Pero fue moroso y lleno de obstáculos el proceso de poner en funcionamiento a pleno el aparato estatal sembrado de minas explosivas por el gobierno saliente.

Se habló de protestas de algunos gobernadores y algunos intendentes por la parálisis en la obra pública y fue muy lento el reemplazo de los funcionarios de segundas y terceras líneas, con lo cual en muchas áreas había funcionarios gestionando pero sin firma ni salario. En realidad es casi milagroso que pudiera haber hecho lo que hizo.

El cambio de un gobierno por otro de signo diferente es complejo porque los funcionarios políticos responden a concepciones diferentes. El que asume cambiará la lógica de funcionamiento. Y lo estimado y decoroso sería que los funcionarios que ocupan niveles de decisión política presenten su renuncia, como hicieron los del gobierno kirchnerista cuando asumió Mauricio Macri. No fue el caso de gran cantidad de funcionarios de Cambiemos a nivel gerencial que, insólitamente, pretendieron aferrarse a sus cargos o que les paguen doble indemnización.

Muchas de esas situaciones se han ido resolviendo lentamente. Pero, según el programa ADN de C5N, en el PAMI había 60 gerentes y alrededor de 600 funcionarios de categoría A, con salario por arriba de los 200 mil pesos que se negaban a renunciar. Casi todos los 25 gerentes de Aerolíneas tenían menos de uno o dos años de antigüedad y gerenciaron una política de desguace de la aerolínea de bandera. En el grupo Banco Nación, con el macrismo pasaron de 230 a 600 puestos gerenciales. Y así en muchas otras dependencias públicas.

Durante la gestión de Macri, en Vialidad pasaron de 49 gerentes, a 134. Obviamente que la obra pública estuvo atorada mientras se mantenía esa línea de funcionarios políticos. No podían asumir los nuevos y no se podían aprobar los presupuestos ni los trabajos porque los nuevos no estaban oficializados y no tenían firma. Miles de trabajadores de la construcción estuvieron sin trabajo.

En otros casos, para obstaculizar al nuevo gobierno, la gestión macrista incorporó a planta por decreto a cientos de personas que habían ingresado durante el macrismo. Aníbal Fernández tuvo que anular esa medida para más de 400 personas que unos días antes del cambio de gobierno habían sido pasadas a planta permanente en Yacimientos Carboníferos Fiscales por las autoridades macristas.

Y en otros casos, cada nuevo funcionario que asumió después de que se retiraran los macristas, --muchos de los cuales hicieron juicio para que se los indemnice-- antes de firmar nada, tenían que investigar cada contrato, cada obra y proyecto.

De lo contrario corrían el riesgo de ensartarse en un negociado del tipo acostumbrado durante el macrismo, para favorecer a las empresas de las cuales provenían y a las que regresan tras su paso por la administración pública. No es una fantasía: en Aerolíneas descubrieron una venta mayorista de millajes al Banco de Galicia por la cual la aerolínea estatal perdió más de nueve millones de dólares. Es una pequeña muestra.

En estos dos meses y días que pasaron desde el 10 de diciembre de 2019, el gobierno tenía que afrontar la solución de problemas graves y acuciantes de hambre, de pobreza, la deuda y la destrucción del aparato económico y al mismo tiempo que iba recuperando el espacio de gestión sin el cual no podía tomar decisiones. Dos meses y días es muy poco para olvidarse de la ruina que dejó el gobierno de Macri.