logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Cuba

Denia mantiene sueños y Birmingham puede ser el próximo

En pocas horas la cubana Denia Caballero volverá al círculo de lanzamiento disco en mano. Birmingham será el sitio donde pudiera comenzar a borrar las huellas de unos Juegos Panamericanos que fueron la peor de las pesadillas.

Quienes la vieron la noche del 6 de agosto en Lima tienen muy fresco en el recuerdo su rostro de tensión luego de cada intento fallido. La campeona defensora no pasó de 60 metros y eso fue incluso peor que haber quedado fuera del podio.


«No tengo explicación. No puedo decir que tenga una respuesta para aquella noche», es lo único que atina a decir, incluso varios días después de aquella gélida velada y ya de partida hacia una nueva etapa de la temporada, que incluirá dos paradas de la Liga del Diamante y el campeonato mundial de Doha.


Denia fue, en el Estadio de la Videna, el vivo ejemplo del desconcierto. Las cámaras y la atención estaban fijadas en su compañera Yaimé Pérez, ganadora de la cita con una reacción formidable en el último intento. Ella debió asumir esta vez el otro lado de la historia.


Un lado en que asegura no quiere estar nunca más, y aunque el deporte es eso, ganar y perder, la campeona mundial de Beijing 2015 y bronce olímpico en Río 2016 confirma que no sucederá otra vez…


Dueña de 69,20 metros como tope del presente año, y de otros registros entre 66 y 68 metros, Denia comparte junto a Yaimé el liderazgo del ranking diamantino con 15 unidades. Poco antes de volver a cruzar el Atlántico y retomar sus importantes presentaciones, accedió a un rápido intercambio con JIT.


Ya con un poco más de tiempo para reflexionar... ¿Cómo recuerdas la competencia en Lima?


Fue la presentación más frustrante que he tenido. Solo puedo decir que se siente súper mal, porque luego de estar arriba, de tener un año en que he tirado muy bien, llegar y hacer 60 metros, algo que hasta de espaldas hago, es muy malo. Y lo peor es que no sé explicar todavía lo que pasó.


Incluso sin explicación... ¿Desde el punto de vista competitivo has analizado qué pudo pasar?


Técnicamente no hice las cosas bien. No saqué bien el brazo, como lo he hecho en toda la temporada, pero siempre he tirado más… La única conclusión es que no estaba para que ganara.


¿Tienes alguna conclusión de ese momento?


De todo se saca algo positivo, y esta vez fue sentirme apoyada por toda la gente que me ha escrito. Han sido muchas más que cuando gano, y siento eso, que me están apoyando más ahora que tuve un mal resultado que cuando llego y gano… Eso me ha ayudado muchísimo a salir del bache en que me metí solita…


Me he detenido a leer cada uno de los comentarios y la gente mayormente me escribe por eso, porque saben que lo dí todo y que cada vez que salgo lo doy todo. Me han apoyado un montón, incluso gente que ni tenía idea de que me seguían. La dirección del deporte me ha apoyado mucho también.


¿Qué esperar entonces para el futuro?


Ya mi momento de llorar pasó, y esa noche lo hice mucho. Llegué a la conclusión de que el mundo no puede acabarse ahora, me quedan tres paradas del Diamante y el Mundial. Puedo asegurarte que si hubiera sido la última competencia del año no estaría hablando así, pero me quedan cosas por delante y eso me hace decir: Bueno, a renacer, a reinventarme.


El excelente momento de Yaimé, sus registros muy buenos, incluso que lidere la temporada con 69,39 metros... ¿Te añade tensión?


Esa rivalidad nos ayuda mucho más, por eso las dos hemos logrado tirar 69 metros, porque al vernos tan competitivas no podemos achantarnos. De hecho, nos hemos demostrado que una llega y lanza bien en el primer intento y la otra viene y lo supera… Así nos demostramos que las competencias no se acaban nunca.


¿Te pudo presionar quizás que la brasileña Andressa de Morais lanzara 65,98 metros y se pusiera en medalla?


No me presiono con el resultado de las demás, de hecho a veces se acaba la competencia y no me he dado cuenta de cuánto lanzaron las otras. Yo sé lo que estoy tirando y si voy al frente, pero como que me encierro en una burbuja y ya… Voy a lo mío.

La brasileña no tiró mal, pero nosotras le dimos el pie para eso… Abrir tan mal le dio el espacio. Lima fue la competencia más mala que hemos hecho en el año. La dejamos que se creciera, cuando le das confianza al rival pasan esas cosas.


¿Recuerdas algún consejo de los entrenadores desde las gradas?


Me acuerdo clarito, clarito, que Raúl (Calderón) me decía que era la peor competencia que estábamos haciendo, que por qué… Trataba de animarnos y Yaimé logró reaccionar, pero yo no.


Insistes en que no pasó nada especial antes, fue solo una mala noche…


No pasó nada. Era lógico que mi cara no fuera esa, tenía que relajarme, pero no lo logré. Al sentir que no me estaban saliendo las cosas, que me estaba enredando cada vez más, me sentí mal… No es normal verme así, pero no hay otra explicación.


El futuro…


Mis sueños no se van a venir abajo por esto. Sigo con los mismos de cara al futuro: volver a ganar el Mundial… Una competencia no define, no debió ser, pero al parecer era esa la que me iba a salir mal en el año. Estoy segura de que no me va a pasar más.


Y además, reitero que agradezco mucho todo el apoyo, a todo el que me escribió por interno o en las redes sociales. No tengo palabras para describir el agradecimiento que siento.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO