logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Cuba

La cuestión de los médicos cubanos dentro de la política brasileña

(ELDIARIO.ES)

Marcelo Soares, San Pablo/ El programa Más Médicos estuvo ya bajo amenaza de clausura unilateral por parte de Cuba al menos dos veces después del impeachment a la presidenta Dilma Rousseff. En esas ocasiones, siempre que el Gobierno brasileño se echó atrás, Cuba volvió a enviar médicos.

Renovado este año, el convenio entre Brasil y la Organización Panamericana de Salud (OPS) para llevar médicos cubanos a Brasil tiene validez hasta 2023. Pero si se mantiene la decisión cubana de salir del programa, el personal médico cubano deberá abandonar el país antes del 31 de diciembre, previo a la toma de posesión del presidente Jair Bolsonaro.

En julio de 2016, dos meses después de la destitución de Dilma Rousseff, Cuba retiró 1.200 médicos, más del 10% de los 11.400 profesionales cubanos que trabajaban en Brasil.

La Habana anunció entonces que no permitiría la permanencia de médicos cubanos en Brasil por más de tres años —plazo permitido por un decreto del Gobierno anterior— y exigió un reajuste en el pago por cada médico para enviar personal sustituto. En agosto de 2016, el Senado brasileño aprobó la prórroga del programa.

En abril de 2017, en respuesta al aumento de las reclamaciones judiciales de cooperantes cubanos que exigían quedarse en Brasil, el Gobierno cubano decidió suspender un envío de 710 médicos.

Un mes más tarde, Brasil creó una comisión liderada por el Ministerio de Salud para monitorear las reclamaciones contra el programa Más Médicos y Cuba envió a Brasil 950 médicos. Pero, aun así, el número de médicos cubanos retirados de Brasil superó durante varios meses la reposición de estos.

Debido a ello, el programa Más Médicos comenzó a utilizar más personal brasileño con el fin de llenar esas ausencias. Actualmente en Brasil trabajan  8.468 médicos de la Isla, que representan la mitad del total de profesionales activos en el programa Más Médicos.

En agosto de 2017 la Abogacía General de la Unión (institución responsable de la representación, fiscalización y controles jurídicos en Brasil) echó abajo cuatro decisiones anteriores favorables a los médicos cubanos. En diciembre de ese mismo año, el Tribunal Supremo Federal consideró el programa constitucional y eximió a los médicos cubanos de la revalidación de sus títulos. Sin embargo, pasado casi un año, tal acuerdo no ha sido publicado.

Más recientemente, la exigencia de revalidación por parte de los médicos ha reaparecido gracias a una carta que la Asociación de Médicos Brasileños envió al presidente electo Jair Bolsonaro a inicios de noviembre. Aunque habría que apuntar que, por convenio con la OPS, Brasil no fiscaliza la preparación de los médicos traídos para la cooperación.

El apoyo de los alcaldes a Más Médicos

La contratación de médicos extranjeros es una vieja reivindicación de los alcaldes brasileños. Brasil tiene 5.570 municipios, cuya mayor parte cuenta rentas bajas y un pobre acceso a los servicios médicos.

Esos municipios cuentan muchas veces con plazas abiertas para médicos, con salarios altos, y esas plazas no son cubiertas por desinterés de los médicos brasileños. Aunque, según testimonios de médicos a DIARIO DE CUBA, existe un motivo para tal aparente desinterés, y es el retraso en los pagos e incluso meses en los que no reciben pagos.

Desde su creación, el programa Más Médicos fue aceptado con beneplácito por el Frente Nacional de Alcaldes (Frente Nacional de Prefeitos, PNF). Y fue en una reunión con el PNF que la entonces presidenta Dilma Rousseff anunció por primera vez el proyecto de llevar a Brasil médicos cubanos.

Puesto que Más Médicos es financiado por el Gobierno federal, las alcaldías gozan mediante él de acceso a profesionales de la salud sin tener que pagar directamente por ellos. Ante la llegada de médicos del programa, algunas alcaldías llegaron a cesantear a médicos con los que ya contaban, pero resultaron sancionadas con la expulsión del programa al ser detectadas tales maniobras. Las leyes que regulan Más Médicos no admiten la sustitución de profesionales contratados por profesionales cooperantes.

En mayo de 2017, durante el impasse creado por Cuba debido a las reclamaciones legales contra el programa, el expresidente de FNP José Fortunati publicó un artículo en el sitio web de su organización con el título "Mantener Más Médicos es fundamental para la salud pública".

Escribió allí Fortunati: "El Ministerio de Salud no puede dejar de contratar médicos extranjeros para que la población continúe recibiendo la atención del Sistema Único de Salud (SUS). Lo que importa es que la población más necesitada de nuestro país reciba la atención médica y de salud tan fundamental para la sobrevivencia, algo que solamente es garantizado con la existencia del SUS y con su fortalecimiento".

El FNP no se ha manifestado aún acerca del movimiento recién anunciado por el Gobierno de Cuba.

Desde la victoria electoral a finales de octubre, Jair Bolsonaro ha tenido que enfrentarse a posibles crisis relacionadas con sus fuertes posiciones durante la cade los cualesmpaña electoral, y ha retrocedido ya en varias ocasiones. Así, se desdijo del cierre del Ministerio del Trabajo que había prometido, y también de la fusión entre el Ministerio de Agricultura y el Ministerio de Medio Ambiente.

Visto lo anterior, en caso de que la presión de los alcaldes supere al convencimiento del presidente en este tema de los médicos, es posible que Bolsonaro retroceda en sus críticas a Más Médicos.

Themes
ICO