logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Cuba

Las Tunas de Pablo Civil: “No hay otra que ganar”

Pablo Civil, director de los Leñadores de Las Tunas. Foto Roberto Morejón Rodríguez / Periódico JIT

Cuatro meses después de ser campeones de la pelota cubana —tiempo increíblemente demorado y que ojalá no suceda nunca más—, el pueblo tunero y su equipo disfrutaron de la Gala del Béisbol Cubano. A la salida del Teatro Las Tunas y todavía con el traje puesto, el director de los actuales monarcas, Pablo Civil, aceptó un diálogo picante, pero respetuoso.

Desde sus últimas declaraciones públicas al regreso de la Serie del Caribe y tras no ser considerado para dirigir el equipo nacional a los venideros Juegos Panamericanos ni estar en el colectivo de entrenadores, el mentor no había concedido entrevistas. Reconoce que esperó mayor cantidad de pronunciamiento  de los medios de comunicación sobre ese último suceso, sin embargo, “el tiempo lo cura todo y ahora ya estoy concentrado en la 59 Serie Nacional”.

El hecho de no haberle presentado cuestionario previo, tan solo el que brotó de la conversación en el lobby del teatro, permitió hurgar en varios aspectos que la afición ha preguntado o cuestionado en más de una oportunidad. Pablo Civil respondió honesto, franco y sin dejar de soñar con una solitaria idea: “no hay otra que ganar la 59 Serie”.

Habló al pueblo tunero en una Gala que todos coincidimos debió realizarse mucho antes y que no solo reconoció al equipo Las Tunas, sino también su figura como mejor director de la temporada.

“No bastaron los cuatro meses de demora y quizás tampoco hubieran bastado cuatro años o cuatro siglos para que el pueblo tunero se sintiera regocijado con la celebración de la Gala del Béisbol Cubano, merecida y a teatro lleno.

“Los aplausos cuando mencionaron mi nombre reconfortan y crean un doble compromiso con este pueblo: seguir trabajando más fuerte en lo que sé hacer y volver a luchar por estar entre los mejores del país en el próximo campeonato, que es algo muy difícil…”

El hecho de ser ahora el conjunto campeón puede pesar…

“Revalidar un título en el béisbol es altamente difícil en Cuba y en cualquier liga del mundo. Solo por ser los campeones vigentes los rivales nos jugarán más fuerte y de una manera diferente, con más eficiencia, con más precisión, y es lógico que así sea.

“Nuestro equipo ya se puede considerar maduro. Se ha sabido ganar su espacio dentro del béisbol cubano y poco a poco ha venido dando pasos firmes y seguros. Este año vamos a salir como campeones y demostrarlo en el terreno. De manera que no hay otra que ganar la 59 Serie”.

Hace poco se dio a conocer la preselección donde se mantiene una formación base, similar a la del pasado año, pero hay dos incorporaciones que saltan: Yormani Socarrás y Carlos Juan Viera

“La preselección la diseñamos de esa manera y la comunicamos temprano porque apostamos por los jugadores que más rindieron en la Serie Provincial, que fue fuerte y seria. Los atletas que se destacaron allí están en esa lista. Hay una amalgama de atletas, jóvenes que se destacaron y experimentados que son muy importantes en un equipo de pelota.

“Tenemos casi 50 atletas y el 90 % de los que juegan en la sub 23 forman parte también de la preselección, pero el boleto a seguir es el rendimiento final que tengan en esa serie. Si hay un atleta que no obtuvo un resultado relevante, pero lo consideramos un talento, lo vamos a mantener. Si es un pelotero que no consideramos que pueda estar en nuestros objetivos de discutir el campeonato, pues le daremos baja.

“Este año son solo 32 atletas la nómina de cada equipo y 8 reservas que no serán miembro del equipo como tal, sino que solo después del juego 30 se podrá dar algún alta por la necesidad del equipo o alguna situación que se presente.

“Los dos casos que mencionas están en la nómina y andan muy bien. A Socarrás pensamos usarlo como cerrador por su experiencia y sus buenos resultados en esa función. De Carlos Juan Viera solo puedo decirte que estará entre los mejores pítcheres en la venidera Serie. Lo vamos a utilizar como abridor. Estuvo fuera del país, lanzó en Venezuela y Dominicana. Ha mejorado mucho su control. Tiene una bola bien difícil de batear y está sobre las 92 millas”.

¿Está satisfecho entonces con ese grupo, a pesar de que algunos pensaban que habría problemas porque no todos fueron a la Serie del Caribe?

“Estoy contento con la preselección y estamos diseñando una buena estrategia de preparación como ya estamos acostumbrado a hacerla porque somos uno de los equipos que entrena de manera seria. Tenemos un diseño que aplicamos y estudiamos desde hace mucho tiempo, creado por técnicos de Las Tunas. Es un híbrido que mezcla muchas escuelas o tendencias mundiales de entrenamiento.

“De lo segundo ni se habla. Hay motivación, unidad y todo se les explicó a los jugadores que no fueron en su momento. No influirá en nada y lo podrán ver en el juego diario.”

¿Qué dejó para Pablo Civil la experiencia de dirigir en la Serie del Caribe?

Me dejó algo muy importante, que en cualquier evento internacional en  que participe un equipo Cuba siempre va a ser un rival respetado. Todos los conjuntos nos juegan de una manera diferente y bien fuerte. La Serie del Caribe es un torneo serio, con peloteros de calidad y preferentemente en el área de pitcheo. Precisamente por esa área es que nuestra ofensiva no se desarrolla de manera eficiente en la Serie Nacional, donde el pitcheo es un poco más débil.

“Aquí un bateador enfrenta a un pitcher de calidad cada 30 o 40 turnos al bate y en la Serie del Caribe cada turno al bate es con un lanzador de más de 90 millas, con oficio, que pasaron o están optando por llegar a Grandes Ligas. Me dejó que para dirigir un equipo Cuba hay que prepararse muy bien porque es algo exigente en lo deportivo y lo social ante el pueblo.

“Obtuvimos un segundo lugar con un equipo que bateó poco, no defendió bien, pero sí se logró pitchear con efectividad. Considero que en la dirección colectiva fuimos bastante eficientes a la hora de quitar o cambiar un lanzador y por eso llegamos hasta el último partido”.

¿Se siente disgustado por no ser el director de Cuba a los Juegos Panamericanos?

“Esa decisión no dependía de mi. Lo que me queda es seguir trabajando para tener algún día la oportunidad, según mis logros y éxitos desde el punto de vista laboral, de dirigir más equipos Cuba. Ese es mi objetivo, continuar haciendo lo que hago y obtener triunfos en mi provincia y en un futuro dirigir un equipo nacional a unos Juegos Olímpicos, Clásico Mundial u otro evento internacional. Pero dirigirlo con dignidad, que es lo esencial”.

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO