logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia
An article was changed on the original website

El golpe de estado de Santiago Castro para quedarse con la Gran Colombia

José Galat, el polémico rector durante 38 años de la Universidad Gran Colombia, no se sentía inmortal. De allí que decidió desde hace años formar un pupilo: Santiago José Castro.

El encargo de Galat como rector en 1981 no se prolongaría más de seis meses. Los socios de la Universidad Gran Colombia encontraron en el joven abogado de la Nacional, quien ya era profesor en el claustro, una opción para refrescar la universidad sin perder el control de los directivos. Pero a los seis meses tuvieron que reconocer su fallida estrategia. Galat, pupilo del expresidente ultraconservador Laureano Gómez y uno de los artífices del Frente Nacional, no solo se atornilló en la rectoría, sino que acrecentó su poder. Nadie lo tocaría durante los siguientes 38 años.

Desde la Universidad Gran Colombia dio sus más importantes batallas morales y políticas, las últimas contra el aborto, el Plebiscito de la paz —al que acusó de querer instaurar perversas aberraciones como la ideología de género—; contra el Papa Francisco, a quien señaló de ser el papa falso y predecesor del Anticristo del que habla la Biblia en el capítulo 13 del Apocalipsis. También utilizó la universidad como su plataforma política para lanzarse a la Presidencia en 2010 con el Partido Conservador. De hecho, tuvo que enfrentar varias protestas de los estudiantes y exprofesores que lo acusaron de usar los recursos de la entidad para su campaña electoral y de desviar millonarios recursos a una cuenta personal en las Islas Caimán. Pero las denuncias no llegaron muy lejos.

Después del fracaso de su campaña presidencial empezó a buscar un heredero que le diera confianza. Identificó a Santiago José Castro. Lo había conocido desde niño, como vecinos en Villa de Leyva. Pero fueron las ideas conservadoras las que afianzaron la amistad de maestro y alumno.

Castro comenzó en las juventudes del Partido Conservador mientras adelantaba sus estudios en de Ciencia Política e Historia en la Universidad de los Andes. Sus posiciones conservadoras le gustaron a Galat, y en 2008 lo reclutó como profesor. Después de año y medio Castro decidió abrirse camino en el mundo universitario y se trasladó a la también conservadora Sergio Arboleda. Voló alto, comenzando con una cátedra durante casi dos años y en octubre de 2012 fue nombrado director académico, lo que le dio vuelo dentro de la institución convirtiéndose en director de la Maestría en Política y Relaciones Internacionales y vicedecano de la misma escuela.

El partido conservador condecoró a Santiago Castro el pasado 27 de febrero con el honor ‘Caro y Hospina’.

Castro empezó también a hacerse a un nombre dentro del Partido Conservador —llegó a ser Secretario Técnico del Directorio Nacional— que lo mantuvo muy cerca de su maestro Galat, tanto que en el 2015 cuando optó por dejar la rectoría, aunque sin soltar la representación legal, la primera persona en que pensó fue en Castro. Sin embargo, consideró prudente esperar un poco y escogió al economista Eric de Wasseige, que ya venía apoyándolo en varias funciones dentro de la rectoría desde 2014, para la transición: aunque mantuvo su representación legal.

Tres años después Galat, con 89 años, tuvo la certeza que no había sino un sucesor:  Santiago José Castro.

El 18 de julio de 2017 lo escogió para ser el nuevo rector de la Universidad Gran Colombia y con 32 años Castro se convirtió en el más joven del país. Una designación que sorprendió principalmente por el procedimiento con el que hizo caso omiso de dos sagradas instancias de decisión: el Plénum y la Consilitaura.

Empoderado, Castro llegó con mano dura a anunciar cambios en las directivas, pero las quejas por la arbitrariedad y los malos tratos comenzaron a aflorar y un malestar interno se empezó a cocinar. El director de Planeación de la universidad, Andrés Felipe Salamanca, renunció a su cargo por los abusos e irrespetos de Castro que lo tildaba de “bruto”, “animal”, ignorante” y “analfabeta”, tanto en público como en privado, que llegaron a su culmen el 28 de febrero.

Castro gobierna desde Ibagué, la ciudad que tiene por residencia, razón por la cual las videoconferencias y el WhatsApp cada día pesan más como herramienta de comunicación y mando. En una reunión virtual con directores de mercadeo, financiera y planeación, Castro creó un grupo de Whatsapp al que llamó ‘Pilas Pues’. Un nombre que recoge el tema amenazante que ha empezado imperar en la universidad: “le hubiera puesto Brutos Animales, pero ustedes van y me denuncian ante el Ministerio de Trabajo”, les dijo. Salamanca no se aguantó el insulto, y le respondió asegurándole que procedería. Castro se desbocó: “Hágalo, hijueputa, y verá que le destruyo la vida, su carrera profesional, todo. Yo lo jodo…” En una reunión de profesores y directivos la semana pasada Castro les recordó su poder y amenazó con despidos de hacer públicas las cartas y las denuncias en su contra.

La muerte del polémico José Galat el pasado 18 de marzo fue la oportunidad para Santiago Castro de embeberse de poder. Siguiendo los pasos de su mentor logró hacerse reelegir hasta el 2023 por encima del pleno de la Honorable Consiliatura de la institución, solo con el favor de su presidente Eduardo Carvajalino Contreras, profesor de Derecho desde hace ya varios años. Redondeó faena logrando algo que Galat nunca le había entregado:  la representación legal de la universidad y así se consagró como Presidente de la institución.

Los miembros de la Consiliatura no tardaron en reaccionar. Con esta carta denunciaron la elección, por viciada, ineficaz e ilegal por no cumplir los requisitos estipulados en el artículo 9.9 de los Estatutos de la Universidad. Sus convicciones conservadoras de respeto por las instituciones, para su caso, Castro las tiró por la borda.

La disputa entre la Consiliatura y el autonombrado rector Santiago Castro la tendrá que resolver la Ministra de educación María Victoria Angulo antes de que el conflicto escale y se vuelva un obstáculo en la vida universitaria de la Gran Colombia, con más de sesenta años de existencia.

Themes
ICO