logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
o
q
y
Nothing found
ICO
starBookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

El protagonismo de la JEP

Luis Alfredo Ortiz Tovar

Con expectativa, y con un alto grado de incredulidad, un sector importante de la opinión pública nacional, advierte  a este organismo de justicia transicional, bajo el entendido del papel que debería jugar en el proceso de paz, en su verdadero papel. De hecho, la verdad, justicia, y reparación para las víctimas, es parte importante del andamiaje en el que se ancló todo el acuerdo de paz; y de hecho las resultas de los procesos posteriores a un proceso de desmovilización como el nuestro, son escenario fundamental para saberse que tan respetuoso, y responsable fueron los esfuerzos no solo de quien negocia en un espacio como estos, sino de la sociedad que siempre mira cómo la justicia queda en deuda, ante los múltiples y complejos delitos que se comenten en su interior.

Bajo el entendido que esta justicia de transición, está diseñada, no solamente para quienes se alzaron en armas y las depusieron, sino de la fuerza pública que representa la institucionalidad, así como terceros involucrados en conductas producto del Conflicto Armado, se espera de la Jurisdicción Especial, que las investigaciones, juzgamiento, absoluciones y condenas, cuando a ello haya lugar debe cobijar a todos. En un ejemplo de seriedad, pero fundamentalmente de respeto por las víctimas, y con herramientas rudimentarias para su operatividad, la JEP, ha dejado entrever que su interés más allá de defender una ideología, o una postura política, la constituye el deseo insoslayable por que haya justicia, y que ese rescate de este valor del Estado, sea parte importante e integrante de la reconstrucción que como país debemos empezar a trajinar. Bien es claro que la justicia ordinaria, goza no propiamente de respeto, no solo por la deshonestidad de algunos funcionarios, sino por la manera paquidérmica en que se resuelven los conflictos, en ocasiones por lo complejo de los mismos, en otros por el cúmulo de expedientes por resolver, y también no faltaba más, por la falta de diligencia de quienes tienen en su haber el ejercicio de la administración de justicia.

Deja una estela de optimismo en la comunidad, la manera como la JEP, ha empezado a construir sus primeros expedientes, mismo que se refleja en el deseo de que muchos implicados en complejos procesos, dicha jurisdicción los cobije, y que tal búsqueda, producto de una investigación seria, solamente arroje de la manera más objetiva, la responsabilidad o absolución de quienes por tanto tiempo, y en dolorosas circunstancias, le apostaron al delito. La historia terminará en ponderado ejercicio juzgando su papel, y solo ella, arrojará el verdadero resultado de su proceder. Que se investigue sin sesgo alguno, que se busque a toda costa la verdad, que las víctimas sean reparadas con la verdad producto de los resultados de las investigaciones, que se ejemplaricen las condenas cuando a ellas haya lugar, pero sobre todo, que el país vuelva a creer en sus instituciones, y en este caso particular en la justicia.

Comentarios