logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

La historia de un amor perverso en el Teatro R101

Algo está distinto en este teatro. A la vista saltan los cambios estructurales, el reforzamiento y la adecuación de toda la edificación, pero en el escenario la transformación ha sido más profunda.

Aquel espacio se había convertido en la desgastada sala de descanso de los profesores de un colegio público y, además, en el cuarto de una humilde casa que quedó marcada por el tufo de la ausencia de un hombre desaparecido por la violencia.

Allí se erige ahora, en el corazón del Teatro R101, la estilizada sala de una pareja de clase alta que vive un amor con ribetes absurdos. Ellos, Raquel y Félix, son los protagonistas de la obra 'Un hombre diferente', del R101, escrita por Felipe Botero y dirigida por Hernando Parra.

La pieza, que está en temporada, es el nuevo estreno después de cuatro años del grupo, que había estado en ese proceso logístico de embellecer y arreglar su sede (adquirió la edificación gracias a los recursos de la Ley del Espectáculo Público). Aquel lapso sin obras nuevas –la última había sido 'Ositos de goma', en el 2014– también se debió a una búsqueda artística.

“Es el tema de tomarse los tiempos para construir un texto y no repetirnos. Y yo creo que eso sí fue una pregunta de todos después de haber hecho 'Ositos de goma': ¿cómo nos renovamos? Porque no consideramos que el ejercicio teatral sea una formulita; somos creadores, y en esa medida hay riesgo y hay vértigo, y lo que buscamos es no repetirnos”, cuenta Parra.

Además de Parra y Botero, el grupo lo conforman el diseñador de arte Mateo Rueda y los actores Cecilia Ramírez, Christian Ballesteros y Lucho Velasco, embarcados en ese proceso de reinvención, en ese salto al vacío que dio el R101.

El primer ladrillo de esta construcción fue el texto, del que Botero escribió nueve versiones. De hecho, apunta Rueda, el objetivo ha sido apostarle a la pluma de este dramaturgo, que también escribió 'Ositos de goma' y 'El ausente', además de adaptar 'Naranja/Azul', de Joe Penhall, que el grupo estrenó en el 2012.

En el caso de 'Un hombre diferente', Botero pintó un lienzo que esboza la intimidad de Félix y Raquel, una pareja con estabilidad económica pero que está metida en una relación que muchas veces puede ser abusiva. Con cada trazo, con cada acción y frase que construye Botero, la historia va derramando detalles de misterio, gracias a la aparición de un nuevo personaje, Nelson, un taxista que Félix conoció en su trabajo.

Según Parra, en sus propuestas anteriores, el R101 había partido de preguntas más bien externas sobre la realidad colombiana, como la desaparición forzada que se trató en 'El ausente' y la educación que se vio en 'Ositos de goma'.

Aquí, la pregunta fue más interna, por lo que se llegó al tema del amor. “Encontramos una pareja con unas relaciones bastante extrañas, bastante llevadas al límite, que obviamente ponen en cuestión lo que podríamos considerar normal en una pareja; aunque hemos concluido que no hay ninguna normal”, bromea Parra.

Otro aspecto que sumó a esa reinvención fue el hecho de que la historia de cierta forma plantea una tensión entre estratos sociales, pues la pareja protagonista ve en Nelson la posibilidad de cumplir un extraño sueño que tienen, así tengan que aprovecharse de él. Es ese elemento el que va construyendo el misterio en una situación aparentemente normal.

Pero es aquí donde queremos mostrar que no todo está resuelto y que la realidad es aún más absurda que el teatro más absurdo que se haga

“La obra es bien particular porque es como una bola de nieve pequeña que va creciendo, se va desenvolviendo y se va volviendo una bola de mierda. Pero es muy sutil el cambio, cómo uno va entrando en la intimidad de estos personajes, una pareja en un domingo cualquiera, y se empiezan a ver las relaciones perversas que pueden tener”, dice Rueda.

La otra variable fundamental es la actuación, que según Parra tiene que ser muy veraz y fina para lograr trasmitir el tono de intimidad que plantea el relato, además de alcanzar una relación cercana con el espectador.

“Obviamente, esta obra se inscribe en un realismo; si uno trabaja este tipo de teatro, pareciera que todo está resuelto, pero es aquí donde queremos mostrar que no todo está resuelto y que la realidad es aún más absurda que el teatro más absurdo que se haga”, finaliza Parra.

¿Dónde y cuándo?

Jueves a sábado, 8 p. m. Teatro R101. Calle 70A n.° 11-29, Bogotá. Informes: 313-2249. Boletas: 25.000 pesos.

YHONATAN LOAIZA GRISALES


Cultura y Entretenimiento
Twitter: @YhoLoaiza

Themes
ICO