logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

La joven que crea obras de arte del tamaño de un pulgar

Mientras el soplar del viento mueve las ramas y hojas de los árboles caídos frente a la Biblioteca Nacional en Bogotá, una joven se acerca para recoger trozos de los arbustos que fueron talados. Tatiana Gómez, artista y muralista urbana, decide pintar las consecuencias de la mala calidad del aire de la ciudad en aquellos diminutos pedazos de madera.

La propuesta de arte en miniatura de la joven bogotana la atraviesa un hilo del que penden diversas problemáticas sociales. Además de la mala calidad del aire, Gómez ha pintado rostros de personas en colillas de cigarrillo, campesinos e indígenas en monedas de 50 pesos, niños y policías en una bala de 2,5 centímetros, entre otros.

Mi objetivo siempre fue equilibrar el concepto del arte, es decir el objeto, con el lugar donde lo adquiero y el contexto en el que se desarrolla la problemática que quiero plasmar en la obra

El primer objeto que pintó fue una colilla de cigarrillo en el 2017. Con precisas pinceladas de acuarela plasmó el rostro de una mujer que se tapa la boca. Meses después, empezó a pintar otros rostros en diversas piezas que hacen parte de la cotidianidad. Estos elementos se deslizan por las manos sin llamar la atención, hasta que se pone en ellos un toque artístico capaz de generar otro significado.

Arte en miniatura, alerta ambiental

Las colillas de cigarrillo fueron los primeros objetos que Tatiana empezó a pintar en 2017.

Foto:

Catalina Arango Bedoya

En su casa, adornada por cuadros de grafiti en las paredes, hay un mueble negro con varios compartimentos donde guarda alrededor de 100 latas de aerosol. El escritorio donde se sienta a plasmar sus ideas tiene una caja de plástico con forma rectangular que contiene pinturas acrílicas. De dos recipientes de vidrio sobresalen las puntas de pinceles y lápices, una rosa y dos margaritas artificiales.

Una vez tiene en sus manos el pequeño objeto, la artista inclina su cabeza contra el escritorio para ver más de cerca, y casi sin respirar, mueve con suavidad la muñeca derecha que empieza a darle la silueta a un rostro y un sombrero. Su dedo pulgar de la mano izquierda funciona como una paleta de pintura, en el que unta pequeños trazos verticales de los colores que necesita.

Arte en miniatura, alerta ambiental

Esta obra representa cómo la mala calidad del aire incide en infecciones oculares, como la conjuntivitis.

Foto:

Catalina Arango Bedoya

Arte en miniatura, alerta ambiental

Tatiana ha visto las dos caras de la guerra. Ha trabajado con campesinos, indígenas y desmovilizados en lugares como Toribío, San Francisco, Charras y Tacueyó.

Foto:

Catalina Arango Bedoya

La mujer de 25 años jamás imaginó que su propuesta llegaría ante los ojos de los ciudadanos, hasta que Street Linx y Casa Bogotá Grafiti, dos galerías en el centro de la ciudad, incorporaron su arte a la exhibición a principios del 2019. Los dos objetos que se han puesto a la venta en las exposiciones de arte son las colillas de cigarrillo y las monedas de 50 pesos.

Existe una ideología, según la artista, en la que se menosprecia la vida de un indígena o campesino, justo como una moneda del menor valor, una de 50 pesos. Con el 10 por ciento de las ganancias de esta obra,  aportará a proyectos sociales que trabajen con estas comunidades.

CATALINA ARANGO BEDOYA


ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA EL TIEMPO

All rights and copyright belongs to author:
Themes
ICO