logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Colombia

La jugada maestra de Mauricio Parra, supuesto testaferro de las Farc

Mauricio Parra Rodríguez, solicitó cupo para someterse a la Jurisdicción Especial de Paz (JEP).

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa @lanacion.com.co

Soportado en la misma acusación formulada por la Fiscalía, como supuesto testaferro de las Farc, el cuestionado empresario Mauricio Parra Rodríguez, solicitó ayer su decisión de someterse a la Jurisdicción Especial de Paz (JEP).

Parra Rodríguez, procesada además, como presunto autor intelectual de los crímenes de Alonso Orjuela, dueño de Surtifruver, y del abogado laboyano Luis Gerardo Ochoa, solicitó que su caso sea estudiado por la JEP argumentando que la justicia ordinaria no le brinda las garantías procesales.

La nueva jurisdicción estrenada el martes pasado con el general  Henry William Torres Escalante, conocerá de los hechos cometidos por ex guerrilleros desarmados, miembros de la fuerza pública, agentes del Estado y terceros civiles que hayan participado directa o indirectamente en conductas penales con ocasión del conflicto armado.

La petición fue formulada ayer por su abogado defensor, Germán Gómez, en la audiencia preparatoria de juicio oral, realizada en el Complejo Judicial de Paloquemao en Bogotá.

La solicitud pasará a la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la JEP. El organismo decidirá si es de su competencia o no.

No obstante, el juez 16 Penal del Circuito estimó que la petición es improcedente porque debió formularse el 23 de enero pasado cuando la fiscalía sustentó la acusación. Su defensor insiste en que la petición puede presentarse en cualquier momento.

Algunas de las propiedades incautadas por la Fiscalía.

Jugada maestra

La jugada maestra la soportó con los mismos documentos aportados por la Fiscalía vinculando como supuesto auxiliador de las antiguas Farc.

Según el fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, Parra Rodríguez  se había convertido “en uno de los principales testaferros del desaparecido Bloque Sur y la columna Teófilo Forero de las Farc”.

Curiosamente, entre los soportes que presentó figura el testimonio de Fernando Bahamón Céspedes, un reconocido mitómano de Neiva, elevado a la categoría de falso testigo, cuya trayectoria  documentó LA NACIÓN.

El escrito de acusación revela que “Mauricio Parra Rodríguez habría legalizado durante 15 años millonarias sumas de dinero para el desmovilizado grupo de las Farc, que le permitieron ganar estatus de empresario prestante, mantener contacto con diversas personalidades del país y adquirir bienes lujosos”.

Los cargos

Parra Rodríguez,  señalado además como supuesto testaferro de las desmovilizadas Farc, no sólo es procesado por los dos crímenes, ocurridos separadamente.  La Fiscalía le imputó los delitos de lavado de activos y enriquecimiento ilícito, conductas sustentadas en el escrito de acusación radicado ante el Juzgado 16 Penal del Circuito de Bogotá.

Por estos hechos ordenó la incautación de 65 bienes con fines de extinción de dominio, avaluados en 57.000 millones de pesos entre ellos, varios inmuebles en Pitalito, Campoalegre y Garzón. Igualmente varias propiedades en Cundinamarca, Valle del Cauca, Tolima, Huila y Caquetá. También 24 cuentas bancarias.

En Pitalito ocuparon bienes inmuebles que no pertenecían a Parra Rodríguez, entre ellos un predio adquiridos por pequeños propietarios para un proyecto de vivienda y locales comerciales arrendados. Ninguno de esos bienes era de las Farc, como lo reportó la Fiscalía.

Parra Rodríguez, quien fungía como flamante constructor, lanzó a finales de diciembre de 2016 un ambicioso proyecto urbanístico en Pitalito, al que asistieron autoridades y reconocidos políticos locales.

El complejo habitacional fue el origen del crimen del abogado Luis Gerardo Ochoa Sánchez, perpetrado por sicarios profesionales el 6 de abril de 2017 en una casa-quinta, a pocos metros del palacio de Justicia de Pitalito.

Parra Rodríguez, dueño de la constructora Soginco, habría dado la orden fatal, según la fiscalía 25 seccional.

Mauricio Parra durante el coctel realizado en Pitalito en diciembre de 2016.

Parra Rodríguez, capturado el 2 de septiembre de 2017, tenía otros antecedentes penales.   El empresario había sido detenido el 21 de noviembre de 2003 con un cargamento de 85 kilos de base de coca en la vía Honda- La Dorada. La droga provenía de Caquetá y fue escoltada por dos policías, Héctor Romero Santiago y Emigdio Caldón, enviados en comisión desde Neiva y Pitalito. Los dos agentes fueron capturados.

En el mismo operativo fue detenido Luis Alfredo Castillo Rojas, quien se viajaba con Parra Rodríguez quien portaba 50 millones de pesos.

Los aliados

Curiosamente, los escoltas fueron colocados por entonces el director nacional de la Policía de Carreteras, coronel, Jaime Adolfo Leal Ospina, famoso inspirador de la serie de televisión “Guerra y paz”.

A la investigación fueron vinculados el coronel Jaime Adolfo Leal Ospina y el capitán Giovanni Alberto Becerra Castro, oficiales que impartieron las órdenes para que los agentes cumplieran como escoltas.

Condenas 

El 30 de marzo de 2006, el Juez Primero Penal del Circuito Especializado de Manizales condenó a Parra Rodríguez a 16 años de prisión e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas por el mismo lapso.  Además absolvió a Jaime Adolfo Leal Ospina, Nelson Emilio Ospina Mora y a los agentes Emidio Caldón, Héctor Romero Santiago, adscritos al Departamento de Policía Huila.

El 20 de enero de 2010 la Corte Suprema de Justicia revocó la absolución decretada al coronel Jaime Adolfo Leal Ospina y a Nelson Emilio Ospina Mora y los condenó como coautores penalmente responsables de la conducta agravada de tráfico de estupefacientes y les impuso, a cada uno, 17 años de prisión. Además, libró las órdenes de captura.

Leal Ospina sostuvo que los agentes Héctor Romero Santiago y Emigdio Caldón, capturados en el operativo, son inocentes pues únicamente cumplieron una orden impartida por sus superiores.

Mauricio Parra Rodríguez,  cumplió su condena y recobró sus derechos civiles y políticos el 18 de abril de 2017, doce días después de haber ordenado, según la Fiscalía, la muerte del abogado laboyano, Luis Gerardo Ochoa. Ahora, también aparece como supuesto testaferro de las Farc.

La Fiscalía ordenó la incautación de 65 bienes con fines de extinción de dominio.

Comentarios

Themes
ICO